Conoce el Programa Destino Sostenible Noruega viajes responsables

Cruceros en Noruega

El programa Destino sostenible Noruega viajes  es el único que existe para destinos turísticos en los países nórdicos. Se trata de una herramienta para el desarrollo sostenible de empresas y destinos en relación al medio ambiente, comunidades locales, patrimonio cultural y economía.

Esto no significa que estos destinos sean 100% sostenibles, sino que han decidido emprender este largo recorrido. Estos lugares son evaluados cada tres años. Noruega Viajes: Disfruta de un viaje agradable y sin complicaciones visitando uno de los destinos noruegos certificados como sostenibles.

Algunos lugares simplemente se preocupan más por el medio ambiente, por su cultura única, por sus comunidades locales y, por supuesto, por tu bienestar. Noruega viajes.

Su historia única y sus singulares especialidades culinarias hacen que estos destinos sean capaces de garantizar una excelente combinación de cultura, actividades al aire libre y gastronomía. Ten en cuenta, no obstante, que puede que estos lugares todavía no sean 100% sostenibles. Pero su compromiso les obliga a esforzarse para ser cada día mejores en este aspecto.

Si buscas experiencias culturales inolvidables, puedes viajar a pequeños pueblos tremendamente acogedores y riquísimos en tradiciones, como Røros o las aldeas de la zona de Setesdal. O puedes visitar Lillehammer, llena de deporte, arte y literatura. O descubrir cómo cultura y ganadería se mezclan a lo largo de la Ruta de Oro, en Inderøy, Trøndelag.

Tampoco te arrepentirás de visitar Lyngenfjord, un paraíso para el esquí de travesía al norte del fiordo Lysefjord. Muy recomendable también para los que disfrutan de rutas de senderismo con increíbles vistas frente al fiordo. La zona de Lindesnes, en el sur, te tentará con el restaurante submarino Under (información en inglés), que puedes visitar durante una visita al punto más meridional del país. Por otro lado, si lo que ansías es la paz y la tranquilidad del campo, la encontrarás en el denso bosque de Femund Engerdal, en el Este de Noruega.

Geilo y Trysil son paradas obligadas para gente a la que le gusta estar activa todo el año. Esto no es ninguna sorpresa, ya que estos destinos cuentan con algunas de las mejores pistas de esquí del país durante el invierno.Y durante el verano, éstas se convierten en fenomenales áreas de ciclismo de montaña, perfectas para los amantes de la adrenalina.

Destinos más verdes de Noruega 

  • Setesdal
  • La Ruta de Oro
  • Røros:  Comunidad moderna en la que la gente vive y trabaja en un entorno que es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
  • Sunnhordland
  • Alta: La ciudad de las auroras boreales
  • Lofoten: es conocido por su excelente pesca, atractivos naturales y pequeños pueblos pesqueros apartados.  Surca las aguas en kayak para desplazarte entre islas, pesca la captura de tu vida, o mira las águilas volando alto en los cielos.
  • Bodø: Aquí  se encuentra el remolino de mareas más grande del mundo —Saltstraumen— y la cordillera de Børvasstindan. La ciudad más grande que hay en el condado de Nordland se encuentra a tan solo un paseo en barco, tanto de Moskenes —en Lofoten— como de la antigua venta comercial en Kjerringøy.
  • Voss: Si te mueres de ganas de emprender emocionantes aventuras, disfrutar de un entorno extremo y deleitarte con los platos noruegos típicos, Voss no te defraudará.
  • Senja: El lugar ideal para hacer kayak, pasear en trineo.
  • Vesterålen: Archipiélago que se caracteriza por grandes contrastes, desde playas de arena blanca e idílicas tierras de cultivo, hasta escarpados picos de montaña que se alzan junto al mar.  

La gastronomía noruega

Granos y vegetales de calidad, cordero y carnes curadas, bayas silvestres y, por supuesto, los mejores pescados, son los puntos fuertes de la cocina noruega.

Alrededor del mundo millones de personas disfrutan de pescado y marisco procedente de las costas noruegas. No hay nada como el sabor y la textura de un pez que cada de ser pescado en aguas frías y claras.

¿Te atreves a probar arraigadas tradiciones culinarias que reflejan la cruda naturaleza noruega? Joyas nacionales como el smalahove, el lutefisk o el galamost pueden resultar extrañas al principio, tanto a la vista como al gusto. Pero es muy posible que acabes por disfrutarlas.

Pescado seco y fermentado

Para empezar, debes conocer el tørrfisk, o pescado (normalmente bacalao) sin salar que se seca al viento y al sol. Para ello se utilizan enormes armazones de madera. Esta tradición se da sobre todo en las islas Lofoten y otras áreas del Norte de Noruega. El tørrfisk ha jugado un importante papel en la historia de Noruega durante más de 1.000 años, suministrando a los guerreros vikingos los nutrientes necesarios durante sus épicas expediciones. Hoy en día lo puedes disfrutar a la parrilla, al horno o bien cocinado como un delicioso plato de pescado. Pequeñas tiras de este pescado seco son también un saludable y popular aperitivo.

Otra forma de disfrutar de este pescado seco, quizás para los más atrevidos, es el lutefisk. En esta otra típica tradición noruega, el pescado es tratado con sosa caústica, lo que le da una textura casi gelatinosa. El sabor es, sin embargo, suave, acompañado normalmente de productos sencillos como mantequilla, patatas, guisantes o panceta.

Delicias poco valoradas como el erizo de mar o las algas también se han ganado un sitio en los nuevos menús, incluidos los de algunos restaurantes de estrellas Michelin. Y, ya metidos en materia, no puedes perderte la lengua de bacalao frita, el cangrejo real o el rakfisk (trucha fermentada). El Norsk Rakfiskfestival, o Festival noruego del rakfisk, es uno de los festivales gastronómicos más populares de Noruega. Se celebra cada año, a finales de octubre, en Valdres.

Prueba la cabeza de cordero

Los amigos que hagas en Noruega estarán deseosos de compartir contigo otro de sus platos nacionales más famosos, que consiste de cordero, col y granos de pimienta.

El Fårikål (que significa literalmente oveja en col) refleja la simplicidad de la cocina noruega. Este plato es uno de los que tiene más adeptos, sobre todo durante el otoño. Hasta cuenta con su propia fiesta anual, que se celebra el último jueves de septiembre.

Aunque el mayor reto al que deberás enfrentarte probablemente será el smalahove: básicamente una cabeza de cordero que se cocina al fuego, se ahuma, se sala, y se cuece. Esta tradición se remonta a la época en la que la escasez de recursos obligaba a la gente a aprovechar todas las partes del animal. Cuanto más extraño suena el plato, más se disfruta. No tienes más que mencionar smalahove a algún noruego, y verás cómo enseguida se anima. Noruega viajes 2020. Un proyecto personal que debes cumplir!