Saltar al contenido

El cambio climático y el vertimiento de aguas residuales en el océano promueve el crecimiento de algas nocivas, advierte la UNAM.

Las mareas rojas son más frecuentes y duraderas en México debido al cambio climático y al vertimiento de aguas residuales en el océano, advierte la UNAM.

El término “marea roja” se refiere a Florecimientos algas nocivas (FAN), eventos que ocurren en todo el mundo en los cuales el agua adquiere una tonalidad distinta debido a la alta concentración de algas marinas, apunta la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

No todas estas plantas son dañinas para los humanos, pero algunas pueden provocar síndromes de intoxicación, como cuadros neurotóxicos, diarreicos, paralíticos y amnésicos, apunta la dependencia.

Lorena Durán, investigadora del programa Cátedras Conacyt asignada al Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, precisa que según el género y especie de las plantas, la marea puede ser roja, naranja, dorada, verde e incluso bioluminiscentes.

Este fenómeno es peligroso para las personas cuando las algas son consumidas por moluscos bivalvos, como almejas, mejillones y ostiones, dado que su acumulación puede producir síntomas de envenenamiento en humanos o cualquier organismo que los consuma.

Durán precisa que también intoxican a peces y aves marinas.

El grado de toxicidad de cada evento depende de la especie predominante que lo ocasione. Hasta el momento, en las costas de México se han identificado cerca de 157 especies diferentes de algas, de las cuales, sólo 45 son potencialmente tóxicas, indica la Cofepris.

Las mareas rojas son monitoreadas por la dependencia. Entre el 2003 y el 2014, se registraron por lo menos 118 incidentes en el País.

Desde las playa, puede detectarse un cambio de coloración en la superficie del mar, por lo que los especialistas proceden a verificar la especie que lo forma.

Si es tóxica, se emite una alerta, se analizan los pescados y mariscos para determinar si contienen toxinas y si el resultado es positivo, se establece una veda, detalla la UNAM.

Las microalgas que ocasionan este fenómeno crecen más y mejor mientras más cálido sea el mar debido al calentamiento global, alerta la UNAM.Investigadores del ICMyL estudian los motivos que producen una reproducción sin control de estas plantas en columnas de agua, que han proliferado en el Sistema Arrecifal Veracruzano, en La Paz, Baja California Sur, y en Puerto Morelos, Quintana Roo.

Entre las metas de los científicos está determinar si la contaminación por plásticos afecta a las algas.