Características de la RSI Responsabilidad Social Individual

La Responsabilidad Social Individual es la conducta ética del ciudadano para consigo mismo y con su entorno, y va mucho más allá del cumplimiento de las obligaciones legales, está relacionada con nuestra actitud en el hogar, con nosotros mismos, con nuestra familia, con nuestros amigos, con el ambiente, con el trabajo… A través de la RSI Responsabilidad Social Individual, serás un agente de cambio.

Lo que tú haces, me afecta. Lo que yo hago, te afecta. Todo lo que hacemos repercute, de un modo u otro, en la vida de los demás. Así entendemos un poco mejor el concepto de RSI Responsabilidad Social Individual, un tipo de responsabilidad que nos vincula con el mundo a título individual.

En nuestro día a día, en todo lo que hacemos podemos encontrar soluciones prácticas y sencillas para ser más responsables con lo que nos rodea.

La RSI Responsabilidad Social Individual o personal es la responsabilidad que tiene una persona ante los impactos que sus acciones y decisiones tienen en su entorno (social, laboral, económico y ambiental).

 definición de la norma ISO 26000

La RSI no es un concepto lejano a la RSE, al contrario, es el elemento que le debe dar combustible y que hace que la RSE tenga sentido. Por lo tanto, la RSI debe ser el pilar de la RSE, no tendremos organizaciones responsables si la sociedad no lo valora.

Es el espejo de la RSE especialmente de la alta dirección, donde sus decisiones y comportamientos son vitales. Es ir mas allá de los mínimos legales en organizaciones, es ser activo en la sociedad que alimenta la RSE.

La RSI es sinónimo de transparencia, escucha activa y mejora continua personal.

Un comercio ético y responsable, depende de nuestra decisión de compra

El sistema esa una red enormemente compleja compuesta por todas las personas, empresas, organismos y gobiernos que participan en la producción, distribución, venta y consumo de alimentos. No importa quiénes seamos o dónde nos encontremos en el planeta, los alimentos que comemos siempre nos los proporciona este sistema alimentario mundial.

A comienzos del siglo veintiuno, este sistema no funciona correctamente.
Es un sistema que:

  • deja a casi mil millones de personas con hambre cada día.
  • ha hecho que un 50 por ciento o más de la población en más de la mitad de los países industrializados tenga sobrepeso
  • se caracteriza por unos precios volátiles que hacen que la vida sea difícil tanto para los productores de alimentos a pequeña escala como para los consumidores
  • está cada vez más dominado por un reducido número de empresas enormemente poderosas
  • y contribuye de manera significativa al cambio climático y que al mismo tiempo es muy vulnerable a sus efectos.
  • injusto e insostenible.

Es evidente que hay que arreglar el sistema alimentario. Es mucho menos evidente cómo hacerlo. Sé Responsable y elige comercio justo y ético.