Andrés Manuel visita Lincoln Memorial y lleva ofrenda

Además del discurso de AMLO ante Trump en Washington, lo que destacó en su gira por Estados Unidos para la firma del T-MEC fue el momento clave cuando Andrés Manuel visita el Lincoln Memorial. ¿Qué significado tiene este monumento?

El Lincoln Memorial National Memorial rinde homenaje al decimosexto y quizás el mayor presidente de los Estados Unidos, y simboliza su creencia en la libertad y la dignidad de todas las personas.  Quizá el presidente de México AMLO visita este monumento por compartir con el ex presidente su misión de liderazgo.

Amlo visita el Lincoln Memorial como parte de su agenda 8 julio 2020

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, inició su viaje a los Estados Unidos visitando el Monumento a Lincoln y la Estatua de Benito Juárez aquí el miércoles por la mañana.

El Monumento a Lincoln, posa en un templo para la nación estadounidense, en donde se recuerda con respeto a a quien para muchos salvó la Unión. En el Lincoln Memorial, el recuerdo de Abraham Lincoln está consagrado para siempre.

Dentro del templo se encuentra una frase famosa, una cita que se encuentra bajo una estatua de 19 pies de alto y 175 toneladas del presidente Lincoln, él mismo mirando hacia el centro comercial del país que luchó tan duro para preservar y unir.

En este templo, como en los corazones de las personas para quienes salvó la Unión, el recuerdo de Abraham Lincoln está consagrado para siempre.

A la izquierda de la estatua está el gran discurso de Lincoln, el Discurso de Gettysburg, uno de los más famosos en la historia de los Estados Unidos. Cada palabra de la dirección está grabada en la pared para inspirar a los estadounidenses tal como lo hizo en 1863. A la derecha está la Segunda Dirección Inaugural, dada en marzo de 1865, pocos meses antes de la muerte de Lincoln.

La estatua de Benito Juárez en Washington

La pieza original es obra del escultor Enrique Alciati, autor del Ángel de la Independencia. La escultura de bronce del expresidente mexicano fue obsequiada por el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz a Estados Unidos en 1968 como respuesta de la entrega de otra estatua de Abraham Lincoln (1809 – 1865) que el gobierno de Lindon B. Jonhson regaló en 1966 y que actualmente se encuentra en la colonia de Polanco. Ambos presidentes, Juárez y Lincoln, fueron contemporáneos aunque nunca se conocieron.