Antropología Laboral Más que una tendencia, una necesidad…

Pasa la nota:

antropologiaLo pimero, es lo primero. Columna por Steve Weitzman

Antiguamente con la tecnología aún no desarrollada, era más menos claro que las revoluciones se daban en promedio una por siglo, no pasaba de ese márgen por ende eran, si bien cambios drásticos, pero se mantenían en conductos regulados y se podían anticipar con normalidad 30 últimos años de un siglo primero 15 o 20 del siguiente, así pasó con la revolución francesa, rusa, luego la revolución industrial y ya en el siglo XX tuvimos un aumento en el promedio con la revolución espacial y luego el nacimiento de la globalización.

La globalización cambió todo, abrió las fronteras, nos liberó de la burbuja en que habitábamos, nos mostró un mundo diferente, donde a pocos click teníamos accesos nunca antes imaginables, comenzamos a comprender que las realidades lejanas nos afectaban y que ya no existía lejanía porque todo estaba a un paso de ser conocido y poco más allá vivido.

Es así como viene el despertar por el medio ambiente, lo cual comenzaba a tener bríos en la Cumbre de Estocolmo 72, luego Brundtland 1987 y ya post caída del Muro de Berlín Río 92, acá también comienza a nacer el despertar social, el consumidor descontento y más fiscalizador, comienzan a sentirse los descontentos en el mundo, la lucha contra la injusticia, el castigo a quienes no obran bien y comienza a gestarse el nacimiento del cambio grande que hoy estamos viviendo, lo que será una revolución duradera y muy compleja, sobre todos para aquellos que aún no quieren ver, es el momento de la revolución social, donde la sociedad empoderada quiere más respeto, que la escuchen más, que la conozcan, que comprendan las realidades más individuales, quieren sentirse parte del cambio, quieren trabajar de manera mancomunada y luchar por ideales, pero no están dispuestos a seguir relegados a terceros lugares.

Dada esta introducción es que muchos empresarios y altos gerentes se preguntarán a qué viene esto, y la respuesta es muy sencilla, viene a comenzar a ver que las acciones sustentables mediante líneas de RSE deben comenzar imperativamente en la interna de la organización, comprendiendo qué es una empresa.

Una empresa es un espacio inerte donde coexisten diversos individuos con realidades, características, percepciones y sensaciones diferentes, que se les ha contratado para llevar a cabo funciones determinadas para cumplir el objetivo de la compañía y se le ha explicado que la empresa cuenta con una misión, visión y valores (filosofía corporativa). Al coexistir esa variedad de factores, entonces debemos comenzar a preguntar si la filosofía corporativa está siendo ejecutada o representada en el actuar individual y colectivo de los individuos. Lo más seguro es que no sea así.

¿Por qué no es así?, No es así porque cuando no nos detenemos a conocer quiénes son esas personas que ejecutan funciones, cómo son, sienten y piensan difícilmente habremos podido construir un discurso o habremos sabido comunicar o traspasar lo que significa nuestra filosofía corporativa, la importancia de ésta y por lógica que ella existe para ser aplicada en cada una de las funciones determinadas. Sin comprender y sin querer conocer las realidades de quienes coexisten, difícilmente sabré mostrar el valor de la filosofía corporativa y menos sabré concientizar a los colaboradores, de la importancia que tiene y cómo aplican dichas aristas a la operación diaria que ejecutan.

Es así como se hace imperativo hacer hoy un estudio de antropología laboral, han sido años de análisis, conocimiento del funcionamiento de cientos de empresas más la dicha de actuar en la academia, organismos internacionales y sobre todo mucho diálogo interactores. En CCMrse hemos descubierto las fases que nos puede permitir hoy comprender dichas realidades, nos permite entonces saber cómo llegar mejor a cada uno de los eslabones de una organización, permite establecer y llevar a cabo la filosofía corporativa más allá de un marco en la entrada de la empresa, permite conocer mejor cómo transmitir el mensaje de empresa de mejor manera, permite mayor cercanía, credibilidad y confianza lo que a su vez se transforma en impactos positivos, porque al tener trabajadores representados y felices, tengo mayor productividad, tengo menor rotación y por ende comienza a construirse la fórmula del ganar/ganar, trabajadores y empresarios se necesitan pero antes deben querer conocerse.

steve weitzmanSteve Weitzman Kopplin  – swk@ccmrse.com
 
Gerente General CCMrse (ComunicaRSE, ConcientizaRSE, MideRSE)
Docente Magister Universidad del Desarrollo Chile
Ex coordinador nacional del Global Compact of United Nations en Chile
Magister en Responsabilidad Social, Contabilidad y Auditoría Social Universitat de Barcelona