Saltar al contenido

Apple presenta el nuevo iPad hecho con aluminio 100% reciclado

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El nuevo iPad con pantalla Retina de 10.2 pulgadas tiene casi 3.5 millones de pixeles y un amplio ángulo de visión, lo que lo convierte en un lienzo ideal para la expresión creativa, y es perfecto para las experiencias envolventes de realidad aumentada que aprovechan sus cámaras mejoradas y sensores avanzados. Cuenta con un potente chip A10 Fusion, el nuevo iPad de séptima generación ofrece un rendimiento hasta dos veces más rápido que la mejor PC con Windows para poderosas funcionalidades multitasking y los juegos rápidos de Apple Arcade.

Diseñado para ser súper portátil y duradero, el iPad 7 generación pesa menos de 500 gramos y por primera vez presenta una carcasa hecha de aluminio 100% reciclado con la misma resistencia, durabilidad y hermoso acabado de todos los productos de Apple. Cuenta con un rendimiento inalámbrico ultrarrápido y conexión Gigabit-Class LTE, lo que hace que la conexión de datos celulares sea tres veces más rápida. Con Touch ID, se puede desbloquear el iPad con sólo deslizar un dedo, para proteger tu información más importante.

El reciclaje del aluminio es uno de los más rentables para la industria, ya que se aprovecha practicamente la totalidad de los desechos. El aluminio se recicla de latas, cables, embalajes, muebles o perfiles de construcción, así como de todas las virutas que se producen en la industria al fabricar objetos con este material.

El proceso del reciclaje del aluminio, comienza con la recolección de dicho material, para su posterior traslado a la planta de reciclaje, donde se separa, limpia y se aplasta creando grandes bloques. El aluminio se funde, creando de nuevo láminas de este material, listas para un nuevo uso.

El aluminio, tras el hierro y el acero, es el metal más utilizado en el mundo, y es uno de los materiales que menos reciclamos. por esto, es muy importante concienciar a la gente que hay que reciclar el aluminio, que encontramos en envases y en el propio papel de aluminio en nuestros hogares, y en coches, barcos, edificios y muchos usos más, a nivel industrial.

El aluminio, aunque es muy cuantioso en nuestro planeta, tiene unos altos costes de extracción, especialmente energéticos. Reciclando aluminio, se ahorra un 94% de ese coste energético. Es un material además que no pierde propiedades tras varios procesos de reciclado. Todo ello hace que prácticamente la totalidad del aluminio empleado en la industria, sea reciclado, a pesar que a nivel doméstico no se recicle prácticamente.