Saltar al contenido

Basura alcanza niveles récord en México, urgen rellenos

basura en el DFEntre 2000 y 2012, la basura se incrementó casi 20%, no así la capacidad instalada ni los programas estatales encaminados a mejorar su manejo

 En el País, cada vez se genera más basura, por lo que urgen 112 nuevos rellenos sanitarios.

Tan sólo el año pasado, la generación de basura alcanzó las 102 mil toneladas al día, de acuerdo con el Diagnóstico Básico para la Gestión Integral de los Residuos 2012, elaborado por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) y el Instituto Nacional de Ecología (INE), el cual será publicado en los próximos días.

De este total, 60.5 por ciento terminó en rellenos sanitarios u otros sitios controlados; 15.9, en tiraderos a cielo abierto, y 9.6 fue reciclado por pepenadores o procesadores industriales, pero del 14 por ciento restante se desconoce cuál fue el destino final.

Por esta razón, César Rafael Chávez, director general de Fomento Urbano Ambiental de la Semarnat, consideró urgente sumar, a los 238 rellenos existentes, 112 nuevos espacios.

Además, advirtió que sólo una décima parte de los municipios del País cuenta con esquemas de gestión integral de los residuos sólidos urbanos que incluyan recolección, traslado y disposición final.

“El principal problema son las diferencias socioeconómicas y culturales que existen entre los municipios del País.

“La otra es que los municipios cambian de Gobierno cada tres años y, entonces, se reinventa también la gestión de residuos cada tres años”, apuntó el funcionario en entrevista.

El diagnóstico detalla que el Estado de México, el Distrito Federal y Jalisco aportan una tercera parte del total de residuos sólidos urbanos y que los tres, del mismo modo, enfrentan problemas en su recolección y disposición final.

También se advierte en el estudio que, pese a que a nivel nacional el promedio de recolección se ubica en 84 por ciento, la cifra se reduce a menos de 50 en los estados de Baja California Sur, Guerrero y Puebla.

Sumado a lo anterior, sólo en 13 entidades se practica la recolección selectiva.

Asimismo, el diagnóstico alerta sobre el reto que representa para los gobiernos municipales, estatales y federal la gestión integral de los residuos sólidos.

En el Estado de México, sólo se dispone de 13 rellenos sanitarios y 28 sitios controlados, frente a 38 tiraderos a cielo abierto.

El Distrito Federal, en tanto, enfrenta el reto de encontrar nuevos sitios para la disposición final de la basura tras el cierre del Bordo Poniente, en diciembre de 2011.

Por otra parte, Monterrey, Querétaro y Aguascalientes destacan entre los municipios con mejores esquemas de gestión de los residuos sólidos urbanos.

A nivel nacional, el principal problema de residuos es que se mantiene un modelo muy simple de manejo que sólo abarca dos eslabones: recolección y disposición final, alertó el especialista.

Un modelo más avanzado, planteó, implicaría el aprovechamiento y el manejo integral de residuos, pasando por procesos de separación, transferencia, recuperación y disposición final, aumentando así el potencial de reciclaje a nivel nacional, que actualmente se mantiene en alrededor de 10 por ciento del total de la basura generada.

“Tenemos que cambiar a un modelo de más aprovechamiento y manejo integral de residuos y todo esto se puede lograr con la creación de organismos operadores que puedan ser menos vulnerables al cambio de gobierno municipal”, indicó.

“Tenemos entre 18 y 20 organismos operadores en todo el país, con distintos niveles de eficacia, y últimamente se han extendido a zonas no tan urbanas. En Jalisco hay dos o tres ejemplos muy buenos, en Sonora y en Puebla hay ejemplos también muy buenos”, añadió.

Al mismo tiempo, consideró Chávez Ortiz, se debe actualizar y fortalecer el marco jurídico para la gestión de los residuos.

Entre los desafíos que México enfrentará en los próximos años, el funcionario federal señaló los de alcanzar una mayor tasa de recolección a nivel nacional, elevar el volumen de recuperación, robustecer el mercado del reciclaje y aumentar la generación de energía a partir de los residuos.

“Un país donde están mejores las cosas es aquel que saca el mejor provecho de los residuos que se generan, es decir, que recupera mucho material del reciclaje o que manda a biodigestores o a plantas de aprovechamiento orgánico toda la parte orgánica y al final sólo envía a un relleno sanitario el 10 por ciento de lo que se generó. Eso sería lo ideal”, concluyó