Saltar al contenido

Brotes de sarampión en un mundo interconectado. Más casos en México

27 marzo 2020

Cuando cae la cobertura de vacunación, todos son más vulnerables. En el mundo interconectado de hoy, es muy fácil ser contagiado para un  viajero local o internacional, todos somos vulnerables a ser contagiados por una enfermedad como el sarampión que luego puede propagarse en nuestras comunidades. Debemos siempre estar conscientes que los brotes de enfermedades infecciosas en  cualquier lugar  son una amenaza para nosotros en  todas partes. Por eso la importancia de las vacunas y tener en cuenta que lo primero es nuestra salud.

La buena noticia es que podemos detener los brotes.

Propagación de Sarampión, por falta de vacunas

El sarampión es una enfermedad infecciosa exantemática como la rubeola o la varicela, bastante frecuente, especialmente en niños, causada por un virus, específicamente de la familia paramyxoviridae del género Morbillivirus. Es una enfermedad vírica aguda causada por un paramixovirus del género Morbillivirus. Este virus tiene la capacidad de romper la membrana de las células (lisis celular) y provocar la fusión de las mismas, formando células gigantes multinucleadas; como resultado, el virus pasa de una célula a otra. Es muy contagioso, de distribución mundial, y su principal huésped y reservorio es el ser humano.

El sarpullido del sarampión comienza en la cara y se extiende al resto del cuerpo y las extremidades. Por lo general, los síntomas del sarampión comienzan con fiebre que dura un par de días. La fiebre suele seguirse de tos, secreción nasal y conjuntivitis.

El exantema dura 5 a 6 días, y luego se desvanece. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días). La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 30 años.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sarampión es una de las principales causas de muerte entre niños.

Es una enfermedad muy contagiosa, causada por un virus, que se puede adquirir en cualquier edad, incluso en la vida adulta si una persona no la padeció en la infancia. Se contagia a través de gotitas invisibles que salen de la nariz y boca de las personas enfermas, ya sea por contacto directo o a través del aire. 

Qué debes hacer para prevenir el sarampión

La mejor protección contra el sarampión para los niños, es la vacuna triple viral (que protege contra sarampión, rubéola y parotiditis); para adolescentes y adultos la doble viral (sarampión y rubéola), según el Programa Universal de Vacunación.

Si estás seguro de que ya padeciste sarampión durante tu infancia o adolescencia, no es necesario vacunarte.¿Dónde consigo la vacuna contra el sarampión?

Esta vacuna la puedes solicitar en tu clínica del IMSS, sólo presenta tu cartilla de vacunación. Es muy importante saber que, si estás embarazada, no debe aplicarse en el primer trimestre del embarazo