Separar la basura reciclable será obligatorio en la Ciudad de México

Pasa la nota:

La basura es uno de los principales problemas ambientales de México.

Diariamente en la Ciudad de México se generan 12,843 toneladas de residuos; esto equivale en promedio a 1.5 kg por persona al día.

Con la entrada en vigor de la norma NADF-024 los capitalinos deberán de separar su basura en tres recipientes: inorgánicos reciclables, inorgánicos no reciclables y orgánicos.

Inorgánicos reciclables: poseen un valor que los hace susceptibles a volver a utilizarse, “y estos pueden ser casi todos los envases o el Pet, el aluminio, vidrio y también la madera y los textiles”. Tal es el caso de plásticos, aluminio, hojalata de acero, cartón laminado, vidrio, madera y ropa y textiles

Inorgánicos no reciclables son los que no se pueden volver a utilizar, “ahí viene por ejemplo los cepillos de dientes, los zapatos o los tenis, que, aunque parecieran de un material reutilizable ya no se pueden reciclar”. En esta clasificación enlistó lo siguiente: preservativos, cotonetes y curitas, unicel, calzado, colillas de cigarro, toallas sanitarias y pañales, pañuelos y papel de baño, así como bolígrafos y lápices.

Basura orgánica, se pueden encontrar los desperdicios de comida, así como huesos, jardinería y residuos de preparaciones. Tales como restos de verduras y frutas, de jardinería, de café y té, cascarón de huevo, pan o tortillas, huesos y lácteos sin envase.

Residuos Especiales: Serán recolectados todos los domingos e incluyen, aparatos electrodomésticos, electrónicos, celulares, colchones y muebles rotos.

La recolección se hará conforme a los días de la semana de una forma similar al sistema actual, recolectando los días martes y jueves los residuos orgánicos; los lunes, miércoles, viernes y domingos los inorgánicos reciclables y no reciclables, mientras que los desechos de manejo especial serán todos los domingos.

En los más de 2,500 camiones de basura que recorren la ciudad diariamente serán colocados carteles informativo para ayudar a la población a adaptarse a esta nueva forma de gestionar los residuos.