Los adictos a Internet sufren cambios cerebrales como drogadictos

Pasa la nota:

internetLas personas adictas a Internet presentan cambios en las conexiones cerebrales como los drogadictos y alcohólicos, evidenció un estudio difundido por la revista PLoS One

El trabajo realizado por científicos de la Academia de Ciencias China, encontró cambios en la corteza orbitofrontal de personas que sienten la necesidad descontrolada de navegar por la red.

Los investigadores sometieron a 35 personas de ambos sexos de entre 14 y 21 años a escáneres cerebrales para identificar alteraciones cerebrales.

Entre aquellos con trastornos de adicción a Internet (IAD) encontraron una modificación en la materia blanca cerebral, zona del sistema nervioso central que controla los axones, prolongaciones neuronales que se encargan de conducir las señales nerviosas.

Esa parte del cerebro interviene en la generación y procesamiento de emociones, control cognitivo, atención y la toma de decisiones, explicó el autor principal del estudio, Hao Lei.

“Los resultados también sugieren que el IAD parece compartir los mecanismos psicológicos y neuronales de otros tipos de adicción a sustancias y otros trastornos de control de impulsos”, indicó el experto.

Investigadores que no participaron en el estudio, señalaron que cambios cerebrales similares se han descubierto también entre personas adictas a los videojuegos.

“Desde las primeras horas de la mañana, en el trabajo, en un cybercafé, en casa desayunando o con mi teléfono celular mientras viajo hacia algún lugar, no puedo evitar revisar todas mis casillas de mail, entrar a mi facebook a ver si tengo alguna notificación, revisar el inicio para saber si alguien cambió su estado civil, subió fotos o videos y, por supuesto, saber si alguien solicitó mi amistad. Otro punto importante: conocer qué “están pensando”  mis “amigos”, ya que es lo primero que aparece en la página de inicio del facebook. Luego de usar más de 40 minutos de mi mañana (que pasaron sin darme cuenta), me doy una vuelta por Twitter, a ver qué esta haciendo la gente a la que sigo, y qué comentarios dejaron. Después de casi una hora, ya estoy lista para comenzar mi día”…

El trastorno por adicción a los juegos en internet, en particular, ha sido recomendado para su inclusión en el próximo manual de clasificación de los trastornos mentales (DSM-5).

Si usted presenta varios de estos ítems, es probable que está padeciendo este trastorno:

  • Preocupación por los juegos en Internet.
  • Los síntomas de abstinencia cuando se le impide navegar por internet.
  • Tolerancia: necesidad de pasar cada vez más tiempo dedicado a juegos en Internet.
  • Infructuosos intentos de controlar la utilización de juegos en Internet.
  • Uso excesivo y continuado de Internet a pesar del conocimiento de los problemas psicosociales negativos que puede producir.
  • Pérdida de intereses, entretenimientos previos, como resultado de, o con la excepción del uso de juegos en Internet.
  • Utilización de juegos de azar en Internet para escapar o aliviar una alteración del estado de ánimo.
  • Ha engañado a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas con respecto a la cantidad de tiempo pasado jugando en Internet.
  • Ha arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, laborales, académicas o profesionales debido al uso del juego en Internet.

Tratamiento

Para poder manejar estas situaciones que generan ansiedad, angustia, estrés, compulsiones, se ofrece a los pacientes  un tratamiento basado en la Terapia Cognitivo Conductual, que identifica las ideas erróneas y conductas no deseadas para así poder modificarlas. Es un enfoque focalizado en el problema actual, de duración breve. Brinda a los pacientes herramientas y estrategias para lograr control sobre sus síntomas y en corto plazo erradicarlos. A veces es necesario utilizar medicamentos como tratamiento complementario a la terapia, controlados rigurosamente por un médico psiquiatra.

Es aconsejable pensar en la utilidad de organizar prioridades personales y laborales para realizar una tarea por vez, discriminando las mismas de acuerdo a su importancia y prioridad para poder disminuir el estrés, controlar la ansiedad y mejorar la calidad de vida.

No se quiere señalar acá que, por ejemplo, esta mal chequear nuestros mails, ni revisar mensajes de texto, ni dejar de utilizar las redes sociales, que han servido para acercar a tanta gente y para reencontrar personas, pero sí debemos hacerlo en forma moderada, sin que genere ansiedad o se interponga con tareas que requieran concentración.

Es obvio que hoy en día el uso de la tecnología y la información es indispensable, pero debemos aprender a manejarla racionalmente, estableciendo prioridades, para así lograr que nosotros las manejemos y no que ellas nos manejen a nosotros.

Con información de: Agencias | Culturizando