Saltar al contenido

El Ciclo de Vida de Producto es una importante herramienta para la gestión ambiental

Análisis del Ciclo de Vida de Producto (ACV) y Gestión Ambiental

Un análisis de ciclo de vida (ACV) Life Cycle Costing (LCC),  también conocido como análisis de la cuna a la tumba,  balance ambiental o evaluación del ciclo de vida, es una herramienta de diseño que investiga y evalúa los impactos ambientales de un producto o servicio durante todas las etapas de su existencia: extracción, producción, distribución, uso y fin de vida (reutilización, reciclaje, valorización y eliminación, disposición de los residuos, desecho.
El Análisis del Ciclo de Vida (ACV) aborda todos los aspectos ambientales e impactos actividades de extracción y adquisición de la materia prima, la producción, utilización, reciclado y por último la disposición final. Las normas que permiten la certificación de este estudio son la ISO 14040 y la ISO 14044.

Los impactos asociados con los productos son de gran relevancia, pues algunos lamentablemente contribuyen al cambio climático, a la contaminación de ecosistemas, a la sobre-explotación de recursos renovables y no renovables, y al mal uso de los recursos disponibles.

La sostenibilidad de los recursos naturales y un desarrollo económico ajustado a la realidad de nuestro país, dependen de las acciones que se tomen para disminuir el impacto de los procesos productivos y de la optimización de los mismos.

EL ACV ayuda a averiguar y cuantificar las alteraciones ocasionadas en el medio ambiente por cualquier producto, proceso o actividad.

Objetivos del ACV

  •  Obtención de información clave y específica asociada a la producción de bienes.
  • Identificación de los puntos críticos en los procesos productivos.
  • Optimización del sistema a corto plazo y reducción del impacto ambiental.
  • Planeación estratégica a largo plazo.
  • Ingresar a nichos de mercado diferenciales.
  • Ofrecer a los consumidores una información clara, pertinente y utilizable

La vida de un producto empieza en el diseño y desarrollo del producto y finaliza con las actividades de reutilización y reciclaje, pasando por las siguientes etapas:

  • Adquisición de materias primas. Todas las actividades necesarias para la extracción de las materias primas y las aportaciones de energía del medio ambiente, incluyendo el transporte previo a la producción.
  • Proceso y fabricación. Actividades necesarias para convertir las materias primas y energía en el producto deseado.
  • Distribución y transporte. Traslado del producto final al cliente.
  • Uso, reutilización y mantenimiento. Utilización del producto acabado a lo largo de su vida en servicio.
  • Reciclaje. Comienza una vez que el producto ha servido para su función inicial y consecuentemente se recicla a través del mismo sistema de producto (ciclo cerrado de reciclaje) o entra en un nuevo sistema de producto (ciclo de reciclaje abierto).
  • Gestión de los residuos. Comienza una vez que el producto ha servido a su función y se devuelve al medio ambiente como residuo.

El ACV es la base del Ecodiseño, el Ecoetiquetado y las Declaraciones Ambientales de Producto

En relación al Marco Normativo del Análisis de Ciclo de Vida, las principales normas internacionales de aplicación son:

  • UNE-EN ISO 14040. Gestión Ambiental. Análisis de Ciclo de Vida. Principios y marco de referencia. Diciembre 2006.
  • UNE-EN ISO 14044. Gestión Ambiental. Análisis de Ciclo de Vida. Requisitos y directrices. Diciembre 2006. La ISO 14044 sustituyó a ISO 14041, 14042 y 14043.

Según lo que hemos visto hasta ahora, el ACV es un análisis  que considera que los productos nacen y mueren, es decir, tienen un solo uso. Popularmente, conocemos este planteamiento como cradle to grave (de la cuna a la tumba). Es interesante conocer la metodología ACV, pero indudablemente se nos queda corta.

Ante esta circunstancia emerge el concepto cradle to cradle (de la cuna a la cuna), basado en la idea de que todas las materias primas de un producto se pueden separar al final de su ciclo de vida y reutilizarse para producir nuevos materiales de la misma calidad que los originales. Esto se logra a través del upcycling o de la biodegradación.

Además, en este paradigma, las energías renovables encajan en todas las fases del ciclo del producto, y los materiales no se consumen, sino que se toman prestados.

El ACV es la base del Ecodiseño, el Ecoetiquetado y las Declaraciones Ambientales de Producto