Saltar al contenido

Aguacates para el 5 de mayo

4 mayo 2020

El Cinco de Mayo es una fiesta mexicano-estadounidense que celebra la victoria del ejército mexicano en la Batalla de Puebla en 1862. También es uno de los días más grandes de consumo de guacamole en los Estados Unidos, por lo que es una gran excusa para mezclar algunos aguacates. México, mezcla una margarita y relájate en casa con tu familia.

En Estados Unidos celebran de forma importante el»Cinco de mayo», que es la fecha en que se celebra el feriado. Pero el significado del Cinco de Mayo se ha convertido en mucho más: tradiciones familiares, deliciosos platos mexicanos y una oportunidad perfecta para relajarse con un poco de guacamole.

¿Qué conmemora el 5 de mayo?

La historia del Cinco de Mayo se remonta a 1862, en la Batalla de Puebla. Aunque las fuerzas mexicanas fueron superadas en número, eso no les impidió obtener una victoria decisiva. En celebración, los campeones mezclaron una gran cantidad de guacamole de victoria (o eso imaginamos). ¡La gente ha estado compartiendo guacamole en el Cinco de Mayo desde entonces!

¿Qué países celebran el 5 de mayo?

El Cinco de Mayo se celebra más popularmente en México y Estados Unidos. Aunque la fiesta se originó en México, es una celebración aún más grande en los Estados Unidos que en el propio México.

¿Porqué se celebra el 5 de mayo en Estados Unidos?

El domingo será 5 de mayo, un día que en Estados Unidos suele confundirse con el Día de la Independencia de México. De hecho, el momento histórico que le dio origen a esta fiesta ocurrió más de cincuenta años después de la fecha en la que se inició la guerra de independencia de México. Así que aquí está lo que necesitas saber sobre el 5 de Mayo, incluyendo el modo en que devino en un importante motor económico para empresarios y compañías de bebidas en todo Estados Unidos.

El 5 de Mayo, que no se celebra ampliamente en México, conmemora una victoria inesperada ante Francia en la Batalla de Puebla, el 5 de mayo de 1862. La victoria fue estimulante para las fuerzas mexicanas (y para quienes las apoyaban desde lejos), pero fue breve, pues al poco tiempo Francia ocupó México durante algunos años. De cualquier manera, el 5 de Mayo se siguió celebrando en Puebla y, lo que es más interesante, al norte de la frontera por algunos estadounidenses de ascendencia mexicana.

A inicios de la década de los sesenta, muchos activistas mexico-estadounidenses que luchaban en el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos usaron ese día para demostrar el orgullo que sentían por sus raíces. Casi dos décadas después, en 1989, una importadora de cervezas mexicanas como Modelo o Corona lanzó una campaña publicitaria relacionada con ese festejo. Inicialmente la campaña estaba dirigida a latinos, pero después se extendió a un público más amplio con anuncios en televisión y medios impresos. Este año, el sitio web de Corona tiene un reloj con una “Cuenta regresiva para la Corona de Mayo” durante las horas previas al 5 de Mayo.

La comercialización del 5 de Mayo (y la crítica a estereotipos culturales) ha tenido mucho éxito. La agencia de investigación de mercado Nielsen informó que en 2013 los estadounidenses compraron más de 600 millones de dólares en cerveza para el 5 de Mayo, más que para el Supertazón o el Día de San Patricio.

La evolución de este festejo de una muestra sincera de patriotismo a una celebración más bien corporativa ha sido, cuando menos, irregular.

Hayes-Bautista dijo que muchos latinos específicamente evitan celebrar el día, en parte debido a un olvido generacional sobre los orígenes de dicha fiesta durante la Guerra Civil.

Otro factor: las celebraciones del 5 de Mayo hace poco detonaron momentos de insensibilidad racial en todo Estados Unidos.


A pesar de las controversias, muchas ciudades estadounidenses y sus comunidades mexicanas celebrarán ese día, entre ellas Portland, Oregon, y Denver, Colorado.

Se le pidió a Hayes-Bautista que imaginara un 5 de Mayo mejorado y propuso que la fiesta podría seguir siendo parte de la celebración, pero con un mayor énfasis en el contexto histórico de la fiesta. “Llevemos el 5 de Mayo de vuelta a sus raíces como una conmemoración de los derechos civiles y la justicia social”, dijo.