Saltar al contenido

Pasaportes de inmunidad en el contexto de COVID-19

23 agosto 2012
pasaporte inmunidad

Ya hemos discutido escenarios sobre cómo y cuándo terminará la pandemia , también hemos analizado las formas en que la vida cambiará drásticamente, por ejemplo, para viajes internacionales ¿Se tramitarán pasaportes de inmunidad?

 Uno de los principales cambios al viajar a otro país que podríamos experimentar es la introducción de un pasaporte de inmunidad. Este nuevo documento de salud está llamando la atención como un medio para que las cosas vuelvan a la normalidad de manera lenta y segura; o lo que consideraremos normal después de COVID-19.

Sin embargo, a pesar de ser atractivo, los expertos discuten su eficacia. Otros señalan que dicho documento solo resaltará los problemas de desigualdad. Algunos incluso evocan similitudes de horrendos acontecimientos históricos.

Entonces, ¿qué hacer con este llamado pasaporte de inmunidad? Veamos cuál es el potencial del próximo documento de viaje a partir de ahora, cuán efectivo puede ser y sus aspectos de salud digital.

¿Qué es un pasaporte de inmunidad?

Este documento certificará que alguien es inmune al SARS-CoV-2, al realizar una prueba de anticuerpos y una prueba de virus. El primero verificará si la persona ha tenido un encuentro previo con el virus y su sistema inmunitario respondió en consecuencia produciendo anticuerpos. Este último verificará si hay alguna infección activa, con el virus aún presente en la persona. La persona obtendrá un pase de inmunidad si la prueba de anticuerpos es positiva (respuesta inmune competente) y una prueba de virus negativa (ya no es portadora del virus).

Una vez emitido, este documento podría ser un requisito para permitir que el titular vuelva a trabajar, viajar o, “participar en la sociedad”. Dado que se demuestra que la persona es inmune a la enfermedad, no puede volver a infectarse y no representará un riesgo para la salud pública; por lo tanto, podría convertirse en un requisito de las compañías o incluso de las aerolíneas. ¡Esto no es nada agradable!

Pasaportes expertos en tecnología

Con todas las conversaciones sobre la reducción del contacto con los demás, la verificación de dicho pasaporte se beneficiará de la ayuda de la tecnología; Ya hay una aplicación para eso. Bizagi, con sede en el Reino Unido, lanzó CoronaPass , una aplicación que almacena los datos del estado inmune del usuario obtenidos de una autoridad de atención médica. Presenta un código QR que un funcionario puede escanear para verificar el estado de inmunidad del usuario. Esto puede limitar el contacto con otras formas de un certificado de inmunidad, como una copia impresa. Esto está en prueba Beta y no sería responsable confiar hoy en una app como está, a menos hasta que una vacuna covid19 esté disponible.

Por supuesto, los problemas de privacidad vienen a la mente con aplicaciones que tratan con datos tan sensibles . Estas nuevas app promoeten sólo almacenar el estado inmune de los pacientes en una base de datos cifrada. Estos datos solo serán accesibles para gobiernos o empresas con acceso al lado “solicitante” de la aplicación. Pero, ¿qué pasa con otros competidores que brotarán si surge la demanda? ¿También almacenarán de forma segura los datos de los pacientes?

¿Es el pasaporte de inmunidad la solución?

Sin embargo, hay varios problemas relacionados con la validez de un pasaporte de inmunidad. En primer lugar, COVID-19 es causado por un nuevo virus; nuevo virus, nuevos problemas , como probablemente pueda atestiguar usted mismo. El brote ha estado en curso durante un par de meses y no tenemos una respuesta definitiva sobre cuánto dura la inmunidad contra el virus .

Podríamos obtener información analizando otros miembros de la familia de los coronavirus, de los cuales es miembro el SARS-CoV-2. Un estudio mostró que la inmunidad contra el SARS dura un promedio de dos años. Pero ha habido informes de algunos pacientes recuperados que ya dieron positivo nuevamente para COVID-19; aunque algunos podrían atribuirse a errores de prueba . Entonces, para este virus específico, la inmunidad podría durar meses o años ; pero no tenemos una respuesta definitiva a partir de ahora.

Además, el momento de una prueba de inmunidad es importante. Si alguien está infectado con el virus pero su cuerpo aún no ha desarrollado los anticuerpos que la prueba verifica, entonces la persona perderá la oportunidad de su pasaporte de inmunidad. Además, tener anticuerpos puede evitar la enfermedad, pero puede no protegerlo de una infección por completo. Nuevamente, debido a la novedad del contagio, los científicos no tienen suficientes datos sobre las respuestas inmunes del cuerpo para obtener respuestas concluyentes.

Desde una perspectiva puramente administrativa, una aplicación con el estado inmune de uno demostrará ser una tarea hercúlea para controlar. Conseguir que una gran parte de la sociedad use este software será un desafío. Solo las grandes compañías tecnológicas como Facebook o Google tienen los recursos y la base de usuarios establecida para implementarlo de manera efectiva en tan poco tiempo.

Cuando las pruebas necesitan pruebas

El problema con las pruebas de inmunidad podría muy bien ser las pruebas en sí mismas. Su precisión debe verificarse mediante pruebas, pero dada la velocidad de propagación de COVID-19, esto no ha sido posible. Esto ha resultado en pruebas inutilizables, como las 3.5 millones que ordenó el gobierno del Reino Unido.

Además, incluso si se desarrollan y prueban pruebas altamente precisas, estamos obligados a ver casos de falsos positivos (personas identificadas incorrectamente como inmunes) y falsos negativos (personas identificadas incorrectamente como no inmunes). Todo lo que necesita para un segundo brote es un individuo infectado. 

Imagine el estado psicológico de una persona que pensaba que estaba completamente despejada y volvió a trabajar en un hogar de ancianos y terminó matando a varias personas. Tal perspectiva socava el propósito mismo de un pase de inmunidad.

Las cosas se complican aún más con la prueba de un nuevo virus que forma parte de una familia más grande de virus. “Puede haber reactividad cruzada entre los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 [Covid-19] y otros coronavirus circulantes, incluidos los que causan resfriados comunes, lo que significa que un resultado positivo podría no indicar una exposición previa al SARS-CoV-2, pero tal vez otro coronavirus en su lugar. 

Tomará tiempo y mucha prueba y error antes de que podamos obtener una prueba confiable. “Tomó varios años desarrollar pruebas de anticuerpos para el VIH con más del 99% de especificidad”

¿Otra historia más de los que tienen y los que no tienen?

No se puede ignorar el hecho de que tal iniciativa resaltará los problemas de desigualdad. Un informe de la OMS a fines de abril mostró que solo una pequeña fracción de la población , tan poco como 2% o 3%, tiene los anticuerpos para mostrar una infección previa con SARS-CoV-2. ¿Solo aquellos pocos privilegiados podrán salir? ¿Qué pasa con aquellos que no pueden permitirse el lujo de hacerse la prueba?

En un esfuerzo por regresar al trabajo, o permitir que sus hijos regresen a la escuela, ¿la promesa de un pasaporte de inmunidad hará que las personas se comporten de manera menos responsable y se arriesguen a la infección para terminar con una prueba de anticuerpos positiva?

Sé Responsable

Mientras que las personas luchan para llegar a fin de mes durante un encierro, si la única forma de ganarse la vida es con un pase, algunos podrían exponerse al virus para obtener inmunidad. Incluso podría surgir la necesidad de pasaportes de inmunidad falsificados y un próspero mercado negro. Esto pondrá a la población en riesgo o conducirá a un segundo brote.

Los debates sobre la eficacia y la necesidad de un pasaporte de inmunidad continuarán durante meses, si no años. A corto plazo, un pasaporte de inmunidad podría ayudar a aquellos inmunes a volver al trabajo y poner las cosas en marcha en un país.

Pero todavía hay muchas incertidumbres y preguntas sin respuesta sobre los pasaportes de inmunidad. Es probable que permanezcan hasta que obtengamos más información sobre esta enfermedad. Ante estos problemas, debemos esperar que una vacuna efectiva llegue al mercado antes ; Esto proporcionará una solución más segura.

Postura de la OMS ante los pasaportes de inmunidad

En este punto de la pandemia, no hay evidencia suficiente sobre la efectividad de la inmunidad mediada por anticuerpos para garantizar la precisión de un “pasaporte de inmunidad” o “certificado libre de riesgos”. Las personas que asumen que son inmunes a una segunda infección porque han recibido un resultado positivo pueden ignorar los consejos de salud pública. Por lo tanto, el uso de dichos certificados puede aumentar los riesgos de transmisión continua. A medida que se disponga de nuevas pruebas, la OMS actualizará este resumen científico.