Colombia: zonas urbanas poco informadas de cambio climático

Pasa la nota:

colombia corredor ecologicoEn las ciudades colombianas es donde menos se conoce sobre el cambio climático, reveló la I Encuesta Nacional de Percepción Pública del Cambio Climático en este país. En general, tres de cada cuatro encuestados se sienten “poco o nada informados” sobre este fenómeno.

La investigación, levantada por el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología junto con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), también encontró que un 68,89% estuvo “totalmente de acuerdo” en que el fenómeno es una consecuencia de la acción humana.

Para el estudio se entrevistó 1130 personas en 57 municipios del país entre el 8 de abril y el 5 de mayo.

“La gente en las ciudades está perdiendo sensibilidad frente al cambio climático porque tiene agua, luz, medios de comunicación, acceso a tecnología y comodidades extremas. Mientras que en las regiones están mucho más expuestos en términos del territorio, del deterioro de los ecosistemas y el cambio en el uso del suelo” explicó a SciDev.Net Omar Franco, presidente del IDEAM.

La presentación del estudio en Bogotá se hizo el 1° de noviembre, un día después de que una inusual lluvia con granizo obligara al cierre de su aeropuerto internacional durante más de cinco horas. La televisión fue el medio que más reseñó el suceso, lo que ratifica por qué 91 por ciento de los encuestados testificaron que se informan sobre los fenómenos climáticos a través de la televisión.

Los encuestados asociaron las consecuencias del cambio climático con la variación del clima (46%), aumento de la temperatura (17,93%) y mayor cantidad de lluvias (8,46%). Hubo también evocaciones al racionamiento de agua y luz y enfermedades, pero ninguna mención a la transformación que supone el fenómeno desde el punto de vista de adaptación económica.

El estudio tampoco es alentador sobre el impacto del discurso científico. En Bogotá, por ejemplo, 31,24% de los encuestados estuvo “totalmente de acuerdo” en que el cambio climático es causado “por voluntad divina”, tendencia que se mantuvo en cada uno de los niveles educativos.

“Ahora el enfoque y el énfasis en la investigación de cambio climático es cómo generamos modelos que le entreguen información a los tomadores de decisiones” aseguró Jeimar Tapasco, investigador senior del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), a SciDev.Net.

Colombia se construirá de manera sostenible

El gobierno colombiano expidió una norma para promover las edificaciones verdes reduciendo el consumo de recursos naturales y fomentando la sostenibilidad ambiental, social y económica de las nuevas edificaciones para vivienda, hospitales, centros educativos, hoteles, oficinas y centros comerciales.

La medida regirá en todo el país a partir de julio de 2016. El Ministerio de Vivienda estima que se podrá ahorrar hasta 45 por ciento de consumo de agua y energía, dependiendo del uso y clima donde se ubiquen las edificaciones.

La norma corresponde a la primera fase de una reglamentación global, e incluye “únicamente las medidas que generarán un mayor impacto ambiental, fáciles de implementar y medibles”, explica a SciDev.Net el viceministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Guillermo Herrera.

Un mapa que clasifica el clima de todos los municipios del país según temperatura y humedad relativa acompaña la norma. “Los perfiles de consumo dependen tanto de las condiciones climáticas como del uso de la edificación, por lo que es importante considerar estos aspectos al momento de definir objetivos concretos”, continúa Herrera.

El documento especifica las medidas que deberán incorporarse a los diseños arquitectónicos para reducir el consumo de energía, como ventilación, iluminación y sistemas mecánicos y eléctricos. En agua, las medidas se concentran en reducir el consumo de agua potable por ejemplo a través del tratamiento de las aguas negras.

Estas aguas, si se tratan, pueden reemplazar el uso de agua potable en actividades como lavar inodoros y riegos de jardines, describe la Guía.

“No solo permitirá mejorar la calidad y confort de las edificaciones e impulsar la industria de la construcción para que sea más competitiva, también contribuirá en la economía de los hogares, industrias y comercios al reducir el consumo de servicios públicos, y ayudará a mitigar el impacto del cambio climático y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero”, concluye Herrera.

El ingeniero y constructor Camilo Congote, miembro de la junta directiva de la Cámara Colombiana de la Construcción, dice que “la línea base que determina el promedio de consumo aceptable de agua y energía está técnicamente desarrollada y sirve como indicador para intentar no sobrepasar dichos consumos”.

Añade  que se podrán implementar “muchas acciones de sentido común de bajo costo”, como ventilación, iluminación natural, manejo de basuras y reciclaje de agua de lluvias.

El arquitecto Fernando Viviescas, del Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional de Colombia dice a SciDev.Net: “Para la modernización de la intervención en las ciudades colombianas, la apertura de esta perspectiva de ciencia y tecnología en la formulación de proyectos de sociedad es de una gran pertinencia política, especialmente si la miramos en el contexto contemporáneo de una eventual situación de superación del conflicto armado”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *