Saltar al contenido

Como ciudadano del mundo: Sé Responsable y Compromete!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tenemos que ser conscientes de que no vivimos solos, nuestros actos repercuten para bien o para mal en otras personas. Nuestra responsabilidad transciende nuestras acciones individuales. Todo lo que hacemos influye, de un modo u otro, en el resto del mundo.

Así entendemos nuestra responsabilidad social, un tipo de responsabilidad que nos vincula con el planeta a título individual. Ser responsable significa obedecer a la propia conciencia, sabiendo que esa obediencia no se refiere a un acto pasivo, de esclavitud, sino a un acto operativo de compromiso, de deber.

En este sentido, tenemos un compromiso con el planeta. Debemos pararnos a reflexionar sobre aquellas cosas que nos exigimos y, con responsabilidad, hacer un esfuerzo por colaborar en el bienestar de quienes tenemos alrededor. Hacer sencillamente lo que tenemos que hacer. Es cierto que el compromiso requiere esfuerzo, pero todo lo que conlleva esfuerzo es en definitiva lo que acaba mereciendo la pena.

Súmate, participa, actúa y trabaja para combatir la injusticia y cuidar el planeta. Recuerda que cada persona es única y capaz de aportar cosas diferentes y necesarias. Es el momento de hacer, de construir colectivamente, de crecer caminando junto con otras personas que, como tú, apostamos por un futuro mejor ayudando a crear una sociedad que cuide el planeta y aumente el bienestar de cada persona, porque otro mundo mejor es posible y necesario. Es responsabilidad de todos y todas trabajar para alcanzarlo.

Y sabemos que es posible la esperanza porque caminamos junto a miles de personas en el mundo que eligen no resignarse. Nadie sabe de lo que es capaz hasta que se arriesga a hacerlo. Todo es posible si nos atrevemos a emprenderlo.

Nuestros Actos: Tienen un Impacto

Estamos, a menudo, donde hemos elegido estar. Aunque muchas veces llegamos allí inconscientemente, aún así somos nosotros los responsables de la situación.

Si no nos gusta la situación en que estamos, habrá que analizar primero como hemos llegado allí. ¿En qué nos hemos equivocado? Así obtendrás las pistas para cambiar la situación …

No es bueno culpar a los demás de la situación en que estamos, porque así les daremos poder sobre nosotros. Todos nos equivocamos y es de sabios reconocer los propios errores. Cuando te haces responsable de tus actos, estás muy cerca de la solución de tus problemas.