Saltar al contenido

Costa Rica busca convertirse en el primer país carbono-neutral del planeta

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Costa RicaEl Ministerio de Agricultura y Ganadería espera capturar 4 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) en adaptación y 6 millones de toneladas de CO2 en mitigación al año.

Ubicada en el Caribe, una de las regiones más vulnerables al cambio climático, Costa Rica ha optado por buscar una manera de no contribuir al proceso natural del calentamiento global, proponiéndose de aquí al 2021 haber reducido a cero sus emisiones de carbono (CO2).

Dado que la ganadería es la fuente del 24% de los gases del efecto invernadero (GEI) producidos en la nación, según datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), parte de la estrategia del gobierno es hacer de la ganadería sostenible una industria competitiva en el mercado, especialmente en productos sensibles estratégicos como la leche de vaca y la carne de res.

La Viceministra del MAG, Paniagua Sánchez, señalo en un comunicado que “a través del Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018; se promueve una ganadería baja en emisiones, mediante políticas y estrategias de desarrollo sostenible, que reduzcan las emisiones GEI y permitan aprovechar las oportunidades para realizar crecimiento verde”, y agregó: “Al ser pioneros estamos generando conocimiento, ciencia y tecnología, no hay referencias, por eso para nosotros es muy importante validar las métricas y que tenga una validez internacional y científica clara, que permita que en poco plazo el modelo costarricense pueda estar replicándose en otros países de la región”.

¿Cómo lo lograrán?

En concreto el proyecto se traduce a medidas no tan complejas, como la modificación de prácticas de  manejo, producción y fertilización y la utilización de la herramienta NAMA Ganadería (Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas), la cual fomenta prácticas sostenibles con el uso de cercas con especies forrajeras forestales altamente fijadoras de CO2 y  modelos de fertilización  mediante abono orgánico a partir de residuos de la finca, entre otras.

Para comenzar, el MAG pondrá en marcha un plan piloto con 100 fincas de pequeños y medianos productores quienes implementarán estas medidas sostenibles.

Además, se está trabajando en la transformación de la leche para la elaboración de derivados lácteos de alto valor agregado; el uso de la caña de azúcar y otras forrajeras para la alimentación animal; la protección de fuentes de agua y fomento de corredores biológicos; y el uso de desechos en la producción de abono orgánico y generación de energías limpias, entre otras cosas.

Con todo esto, el ministerio espera capturar 4 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) en adaptación y 6 millones de toneladas de CO2 en mitigación al año.

La economista agrícola del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), Adriana Chacón, dijo a Teletica que esas transformaciones permitirán una ganadería “climáticamente inteligente”, donde los productores tendrán niveles de rentabilidad eficientes, pero además generarán beneficios ambientales.