Saltar al contenido

Cómo SARS-CoV-2 afecta al cuerpo humano, cuídate sé responsable

11 mayo 2020

Cómo SARS-CoV-2 afecta casi sin síntomas y a veces de forma grave. Porqué y cómo cambia de cuerpo en cuerpo?

Los médicos siguen descubriendo nuevas formas en que el coronavirus ataca al cuerpo, Cómo SARS-CoV-2 afecta? Estudios están descubriendo que en algunos casos cómo SARS-CoV-2 afecta con daño a los riñones, el corazón, el cerebro, incluso los ‘dedos de los pies codiciosos’, provoca una nueva evaluación de la enfermedad y cómo tratarla. Es increíble conocer Cómo el SARS-CoV-2 afecta al cuerpo humano… afecta muy side te de persona en persona!

Muchos médicos se centran en tratar las reacciones inflamatorias que desencadena y su capacidad para causar coágulos sanguíneos, incluso cuando luchan para ayudar a los pacientes a respirar. Estamos conociendo cómo el cuerpo lucha contra el COVID19 La pregunta es ¿Cómo derrotarlo? Porque ataca de forma muy variada, de una persona a otra.

Hoy en día, existe un reconocimiento generalizado de que el nuevo coronavirus es mucho más impredecible que un simple virus respiratorio. A menudo ataca los pulmones, pero también puede atacar desde el cerebro hasta los dedos de los pies. La demanda por ventiladores ha colapsado el sistema de salud, pero tampoco hay camas ni una logística apta para el nuevo coronavirus.

Cómo SARS-CoV-2 afecta al cuerpo humano

Ataca el corazón , debilita sus músculos e interrumpe su ritmo crítico. Golpea los riñones tan mal que algunos hospitales se han quedado sin equipos de diálisis. Se arrastra a lo largo del sistema nervioso, destruyendo el gusto y el olfato y ocasionalmente llegando al cerebro. Crea coágulos de sangre que pueden matar con eficiencia repentina e inflama los vasos sanguíneos en todo el cuerpo.

Principales síntomas del COVID-19:

  • Pulmones: obstruye e inflama los alvéolos (bolsas de aire), lo que dificulta la respiración; embolia pulmonar por coágulos de sangre separables y microclots.
  • Sistema inmunitario: impacto generalizado, incluida una respuesta inmunitaria hiperactiva que ataca el tejido sano. Así que es importante mantener un sistema inmunológico fuerte.
  • Sistema gastrointestinal: vómitos y diarrea en algunas personas.
  • Piel: “dedos de los pies codiciosos”, o dedos, una erupción púrpura por el ataque a los vasos sanguíneos.
  • Riñones: daño a las estructuras que filtran los desechos de la sangre; los pacientes a menudo requieren diálisis.
  • Corazón: debilita el músculo cardíaco; causa arritmias peligrosas y ataques cardíacos debido a pequeños coágulos.
  • Cerebro: accidentes cerebrovasculares por coágulos sanguíneos, problemas neurológicos.
  • Ojos: Ojos rojos.
  • Nariz: pérdida de olfato y sabor (anosmia)
  • Sangre: coagulación inesperada de la sangre; ataca el revestimiento de los vasos sanguíneos.

 SARS-CoV-2 tiene al sistema de salud de cabeza

El SARS-CoV-2, la semilla mala de la familia de los coronavirus, es la séptima. Se las ha arreglado para combinar la infecciosidad de sus primos causantes de frío con algo de la letalidad del SARS y el MERS. Se puede propagar antes de que las personas muestren síntomas de enfermedad, lo que dificulta su control, especialmente sin pruebas generalizadas y precisas. Por el momento, el distanciamiento social es la única contramedida efectiva.

Tratar de definir un patógeno en medio de una epidemia en constante expansión está plagado de dificultades. Los expertos dicen que pasarán años hasta que se entienda cómo la enfermedad daña los órganos y cómo los medicamentos, la genética, las dietas, los estilos de vida y el distanciamiento afectan su curso.

Este es un virus que literalmente no existía en humanos hace seis meses. Tuvimos que aprender rápidamente cómo este virus impacta el cuerpo humano e identificar formas de tratarlo literalmente en una escala de tiempo de semanas. Con muchas otras enfermedades, hemos tenido décadas

Geoffrey Barnes, profesor asistente de la Universidad de Michigan que trabaja en medicina cardiovascular

No sólo es un problema de pulmones

En los primeros días del brote, la mayoría de los esfuerzos se centraron en los pulmones. El SARS-CoV-2 infecta tanto el tracto respiratorio superior como el inferior, eventualmente penetrando profundamente en los pulmones, llenando pequeños sacos de aire con células y líquido que obstruyen el flujo de oxígeno.

Pero muchos científicos han llegado a creer que gran parte de la devastación de la enfermedad proviene de dos causas entrelazadas.

  • El primero es el daño que causa el virus en los vasos sanguíneos, lo que genera coágulos que pueden variar de microscópicos a considerables. Los pacientes han sufrido accidentes cerebrovasculares y embolia pulmonar a medida que los coágulos se desprenden y viajan al cerebro y los pulmones. Un estudio en The Lancet, una revista médica británica, mostró que esto puede deberse a que el virus se dirige directamente a las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos.
  • La segunda es una respuesta exagerada del propio sistema inmunitario del cuerpo, una tormenta de “citoquinas” asesinas que atacan las células del cuerpo junto con el virus, ya que trata de defender al cuerpo de un invasor.

 Derrotar a covid-19 requerirá más que terapia antiviral

Lo que hace este virus es que comienza como una infección viral y se convierte en una alteración más global del sistema inmunitario y los vasos sanguíneos, y lo que mata es exactamente eso…

El Covid-19 comienza como un virus respiratorio y mata como un virus cardiovascular

Al igual que otros coronavirus, el SARS-Cov-2 se infiltra en el cuerpo al unirse a un receptor, ACE2, que se encuentra en algunas células. Pero la composición de los picos que sobresalen de este virus es algo diferente, lo que permite que el virus se una más fuertemente. Como resultado, se requieren menos partículas de virus para infectar al huésped. Esto también puede ayudar a explicar por qué el covid2019 es mucho más infeccioso que el SARS. Casi la mitad de las personas hospitalizadas por covid-19 tienen sangre o proteínas en la orina, lo que indica un daño temprano en los riñones

Síntomas del COVID19 en el cuerpo

Ante la inquietud de entender cómo SARS-CoV-2 afecta a nuestro sistema, sepamos que una vez dentro de una célula, el virus se replica, causando caos. Los receptores ACE2, que ayudan a regular la presión sanguínea, son abundantes en los pulmones, los riñones y los intestinos; en muchos pacientes, el patógeno golpea fuertemente los órganos. Esa también puede ser la razón por la cual la presión arterial alta se ha convertido en una de las afecciones preexistentes más comunes en personas que se enferman gravemente con covid-19.

¿Porqué los síntomas del covid19 son muy diferentes de una persona a otra? Los receptores difieren de una persona a otra, lo que lleva a especular que la genética puede explicar parte de la variabilidad en los síntomas y cuán enfermas se enferman algunas personas.

La inflamación estimula la coagulación a medida que los glóbulos blancos luchan contra la infección. Interactúan con las plaquetas y las activan de una manera que aumenta la probabilidad de coagulación

Casos Asintomáticos, el talón de aquiles para la pandemia

El resultado de los análisis de sangre que muestran si un individuo ha estado expuesto al coronavirus está comenzando a ver la luz.

Los hallazgos preliminares sugieren que muchos se han infectado sin saberlo. Incluso aquellos que terminan experimentando los síntomas comunes de la covid-19 no empiezan a toser o desarrollar fiebre en el momento en que están infectados.

Este artículo repasa lo que se conoce y se desconoce de los casos asintomáticos de covid-19.

¿Qué tan común es que las personas se contagien y combatan el coronavirus sin saberlo?

En general, sufrir una infección sin tener síntomas es común. Quizás el ejemplo más famoso es el de Mary Mallon quien propagó la fiebre tifoidea a otras personas sin sufrir ningún síntoma a comienzos del siglo XX.

Se ha descubierto que el cuerpo humano combate muchas infecciones sin que la persona lo sepa. Por ejemplo, cuando vigilamos cuidadosamente a niños en busca del parásito criptosporidio, uno de los mayores causantes de la diarrea, casi la mitad de los infectados no tenía ningún síntoma.

En el caso de la gripe, se estima que entre el 5% y el 25% de infecciones ocurren sin síntoma alguno.

Por lo general, los síntomas no son más que un <strong>efecto colateral en la defensa contra una infección</strong>. Al sistema inmune le toma poco tiempo desarrollar esa defensa, por ello a algunos casos se los considera más presintomáticos que asintomáticos.

¿Puede alguien propagar el coronavirus sin toser o estornudar?

Todo el mundo está en alerta ante las gotas que se esparcen con la tos o estornudo de un paciente de coronavirus. Existe una gran razón por la que las autoridades sanitarias han recomendado que todos deben usar mascarillas.</p>

Pero el virus también se propaga a través de las exhalaciones normales que pueden contener gotas con el virus. Una respiración normal puede lanzar el virus unos cuantos metros de distancia.

La transmisión también puede venir de superficies como el asidero del carrito de la compra o el picaporte de una puerta que haya sido contaminado por una persona infectada por coronavirus.

¿Qué se sabe sobre cuán contagioso puede ser un paciente asintomático?

Sin importar el contexto, si has estado expuesto a alguien con covid-19, debes autoaislarte durante 14 días. Incluso si te sientes bien, estás en riesgo de transmitir la infección a otros.

Recientemente se han descubierto grandes niveles de concentración del patógeno en las secreciones respiratorias durante el período “presintomático”. Este período puede durar más de una semana antes de comenzar con la fiebre y la tos distintiva de la covid-19.

Esta habilidad que tiene el virus de transmitirse sin desarrollar síntomas en sus portadores es fundamental para que se haya convertido en pandemia.

¿Puede una persona que ha pasado la infección sin síntomas tener anticuerpos contra el coronavirus?

La mayoría de personas desarrollan anticuerpos tras recuperarse de la covid-19, incluso aquellos que no presentan síntomas. Los tests serológicos detectan anticuerpos en el organismo.

Esos anticuerpos ofrecen protección ante una nueva infección, de acuerdo a lo que los científicos conocen sobre otros coronavirus. Pero en el caso de la covid-19, esto sigue siendo una incógnita y todavía no es completamente seguro. Análisis serológicos recientes en la ciudad de Nueva York indican que aproximadamente uno de cada cinco residentes se han infectado con coronavirus.

Sus sistemas inmunes combatieron el coronavirus, supieran o no que estaban contagiados. Aparentemente, muchos de ellos no lo supieron, de forma asintomática es cómo SARS-CoV-2 afecta también a muchos.

¿Qué tan propagada está la infección asintomática del nuevo coronavirus?

Nadie lo sabe con seguridad y, por el momento, cualquier evidencia es anecdótica. Puede explicarse con un pequeño ejemplo, para entender cómo SARS-CoV-2 afecta a una persona:

Muchos residentes de un hogar de mayores en Washington se infectaron. 23 dieron positivo. 10 de ellos ya estaban enfermos. 10 más desarrollaron síntomas. Pero tres personas infectadas no desarrollaron enfermedad alguna.

Cuando unos doctores hicieron pruebas a 397 personas alojadas en un refugio para los sin techo en Boston, 36% dieron positivo por covid-19. Ninguno de ellos se quejó de sufrir síntomas.

En el caso de los ciudadanos japoneses que fueron evacuados desde Wuhan, en China, a los que luego se les hizo la prueba, un 30% de los infectados eran asintomáticos.

Un estudio previo italiano, que aún no ha sido avalado, encontró que un 43% de positivos por coronavirus no mostraron ningún síntoma.

Pero hay algo preocupante: los investigadores no hallaron diferencias entre cuán potencialmente contagiosos son aquellos que sufren síntomas y los que no.

Las pruebas de anticuerpos que se están realizando en distintas partes del país añadieron otras evidencias. Por ejemplo, que un gran número -entre un 10% y un 40% de contagiados- no experimentaron síntomas.

Los casos asintomáticos de coronavirus parecen ser comunes y continuarán complicando los esfuerzos para controlar la pandemia. Mientras vemos cómo SARS-CoV-2 afecta a veces sin síntomas y otras de forma muy grave… nos queda ser responsables y cuidarnos hoy más que nunca.