La Cultura Laboral es de Gran Valor, pero se está perdiendo en casa 2020

cultura de trabajo

La Cultura Laboral se refiere al ambiente que vuelve realidad la misión y visión de la empresa y que al vivirlos en el lugar de trabajo, los empleados así perciben como realidad el propósito de la organización.

Cómo afecta el trabajo en casa la Cultura Laboral 2020?

Trabajar desde casa tiene sus beneficios. Como hemos descubierto en los últimos meses, trabajar desde casa significa que no hay desplazamientos que consuman mucho tiempo, menos mañanas tempranas y, en teoría, al menos, una mejor flexibilidad laboral y personal.

Pero 6 meses después del cierre inicial, ¿Hemos llegado al punto en el que nos hemos vuelto demasiado dependientes del trabajo desde casa? ¿Es hora de salir de nuestras zonas de confort y comenzar a reconectarnos con nuestros equipos y comunidades laborales?

Poco a poco las empresas preparan el sano retorno al área de trabajo: De forma escalonada, reduciendo la asistencia de empleados en edificios. Esto a través de un sistema de rotaciones entre los equipos.

Las empresas desean la normalidad para que la Cultura Laboral no se debilite

Hoy ya las organizaciones se están adecuando con el rediseño de espacios que permita el distanciamiento físico y se están dotando de medidas de seguridad COVID19 para que pronto la mayoría regrese a su lugar de oficina, aunque la flexibilidad de trabajar desde casa continuará… Saben que es imporante reavivar la cohesión y creatividad del equipo.

Aún con la tecnología que permite las largas distancias… La Cultura Laboral si tiene fronteras

Las plataformas tecnológicas solo ofrecen “conversaciones unidireccionales”

Aunque las restricciones se han relajado, está claro que muchas personas continúan trabajando desde casa. Pero para muchas empresas, esto está causando múltiples problemas tanto en el corto plazo como en el futuro.

Las plataformas como Zoom y Teams son muy buenas para difundir información. Pero es una conversación unidireccional. En una gran reunión cuando todos hablan, ¡es un caos!

No se permite el desarrollo de ideas, el tiempo es limitado y el entusiasmo se pone en conflicto con el stress de estar rodeado de grandes distractores en casa

Sobre la importancia de volver a la normalidad por la Cultura Laboral

También es agotador. Incluso después de muchos meses, las videollamadas todavía no se sienten como una solución permanente para colaborar en persona, y probablemente nunca lo será. Parte de esto se debe a que es  más difícil captar señales no verbales  como las expresiones faciales, el tono y el tono de la voz y el lenguaje corporal, sin mencionar los frustrantes problemas de conectividad que crean retrasos o audio distorsionado.

Depender completamente de esta forma de comunicación también obstaculiza las oportunidades de crecimiento.

Si quiere que su empresa permanezca como está, y es muy de arriba hacia abajo donde el líder difunde información y no requiere un flujo ascendente de información o ideas, está bien. Eso es lo que te dan las herramientas. “Pero no crean entornos para la creatividad”

La creatividad es vital para que las empresas puedan diseñar nuevos productos o desarrollar sus servicios, atraer nuevos clientes y avanzar hacia un crecimiento sostenible. Pero eso solo sucede a través de la creatividad, y eso requiere una interacción humana real.

La mayoría de las ideas surgen a través de conversaciones informales, sobre la máquina de café y cuando estás en una oficina y escuchas conversaciones, de ahí proviene la energía creativa. “Eso no se obtiene trabajando de forma aislada y comunicándose a través de plataformas tecnológicas”

La cultura laboral y la creatividad son víctimas del trabajo en casa

El problema es que después de seis meses, muchas personas se han acostumbrado a trabajar en sus entornos domésticos; es cómodo, si no del todo conveniente.

“Nos hemos estancado. Somos criaturas de hábitos y nos hemos acostumbrado a estar en casa, para bien o para mal, y es muy difícil para la gente salir de su zona de confort ”.

Sobre la cultura empresarial.

“Esa es otra razón por la que he animado a mi personal a volver. La cultura corporativa es muy poderosa, pero es algo realmente difícil de construir y también muy fácil de perder.

“Es ese activo intangible que tienen las empresas y es creado por la dinámica entre grupos de personas. Trabajar desde casa no crea cultura corporativa, de hecho, así es como la pierdes. La gente se vuelve estrecha, se centra exclusivamente en el trabajo que tiene delante, en la pantalla, pero su función y responsabilidad es mucho más que eso “.

El aislamiento genera estrés y problemas de salud mental

Y hay un lado más oscuro de trabajar desde casa que está afectando una crisis de salud completamente diferente: nuestra salud mental.

Una investigación realizada por IPSE  (Asociación de Profesionales Independientes y Autónomos), con sede en el Reino Unido, encontró un aumento dramático en el número de trabajadores por cuenta propia que dicen tener una salud mental “mala” o “muy mala”, que ha aumentado del 6% al 26% desde el inicio de la pandemia. El número de personas que dicen tener una salud mental “buena” o “excelente” también ha disminuido significativamente, del 68% al 39%.

“Tu hogar es tu espacio seguro. La capacidad de desconectarse del trabajo es de vital importancia. Es importante para su vida familiar, para el estrés y para su  salud mental . Pero con demasiada frecuencia en los últimos meses, esto se ha descartado “.

Como seres humanos, podemos sentirnos cómodos en casa pero cuando el trabajo invade nuestro espacio seguro, o cuando nos sentimos aislados del trabajo en equipo y las decisiones del día a día, es fácil perder el sentimiento de cohesión o pertenencia.

“En última instancia, todos debemos recordar que los humanos somos animales, somos criaturas sociales.

“Trabajar desde casa te aleja de la gente, no hablas con ellos ni tienes conversaciones significativas. Terminas manteniendo a la gente a distancia. El hogar es una burbuja muy fácil y controlada, pero pierde mucho de lo que se trata la vida, incluida la creatividad “.

Retorno al trabajo sensato y equilibrado

Pensar que trabajar desde casa no tiene ninguna desventaja es ridículo. Y nuestros clientes están empezando a darse cuenta de eso. Hemos llegado a un punto en el que la gente debería comenzar a regresar al trabajo de una manera sensatamente equilibrada y bien administrada.

Las rotaciones de equipo, el tiempo compartido en la oficina y los horarios de inicio escalonados hacen posible que todos lleguen a la oficina de manera segura al menos dos días a la semana lo que permite a las organizaciones impulsar la colaboración, encender la creatividad y reconstruir la cultura de su empresa.

La oficina vuelve a convertirse en el punto focal de un negocio. Es donde creas la cohesión de tu equipo, tus ideas, tu dinámica, tu cultura; es donde todas esas increíbles cosas intangibles se unen y hacen que sucedan buenos negocios.

¿Cómo lograr que la Cultura Laboral no se pierda?

Actualmente existe un vacío entre quedarse en casa, en un ambiente controlado y cómodo. O está el acto de fe que se requiere para retroceder a un entorno que, después de muchos meses, se siente distante e inseguro.

Trabajar desde casa siempre iba a ser temporal, pero sin una fecha límite o una dirección clara sobre cuándo y cómo las personas deberían regresar al lugar de trabajo, El primer paso debe provenir de empresas más grandes. “Si las grandes empresas no lideran el camino, las más pequeñas no alentarán a su gente a volver al trabajo”.

Cuando esto sucede, no solo podemos satisfacer nuestra necesidad humana de interacción social, sino que nuestros lugares de trabajo también pueden comenzar a reconstruir sus economías y comunidades locales.

“Creo que todos tenemos una responsabilidad mayor aquí. ¿Qué pasa con todas esas pequeñas empresas que dependen del personal de las grandes empresas? ¿Las tiendas, cafés y pequeños restaurantes que dependen de los viajeros y los almuerzos del personal? Se podría decir como una gran empresa, ¿por qué me importa? No son mi responsabilidad. Pero creo que lo son. Porque cuando las empresas pequeñas quiebran, las siguientes en caer son las empresas más grandes.

Todas esas pequeñas empresas son el sustento de alguien. Al ayudarlos, se ayuda a sí mismo a largo plazo.

Que las grandes empresas den la espalda, creo que es moral y financieramente incorrecto.

En última instancia, las grandes empresas deben liderar el camino y comenzar a hacer que la gente vuelva al trabajo de una manera equilibrada y sensata. “Si alguien llega tarde porque esperaba un tren menos congestionado, no importa. Lo importante es ser sensato y trabajar con este cambio sísmico “

Comienza con un lugar de trabajo seguro y educando a las personas sobre las prácticas seguras, pero también requiere mucha de la flexibilidad que hemos visto en los últimos meses. En lugar de un pensamiento arcaico de nueve a cinco, las empresas deberían adoptar la flexibilidad y permitir que las personas tomen decisiones prácticas.

Al reenfocar la atención en la oficina como un centro de colaboración, comenzaremos a avanzar y adaptarnos a la próxima normalidad, donde podemos reconstruir nuestros equipos, empresas y nuestras comunidades interconectadas.

“Necesitamos hacer que esta economía vuelva a funcionar…

No importa en qué negocio esté, tenemos que volver al trabajo”.

Etiquetas: