Skip to content

Conservación de la Capa de Ozono

Causas del agotamiento de la capa de ozono. Estudios científicos creíbles han demostrado que la causa del agotamiento de la capa de ozono es la actividad humana, específicamente, los productos químicos hechos por el hombre que contienen cloro o bromo. Estos productos químicos son ampliamente conocidos como ODS, un acrónimo de sustancias que agotan el ozono.

La capa de ozono es una franja frágil de gas que protege la Tierra de los efectos nocivos de los rayos solares, contribuyendo así a preservar la vida en el planeta y a la Conservación de la Capa de Ozono. Sin embargo, la utilización durante años de ciertos productos químicos la dañaron, poniendo en peligro nuestra propia existencia y la del resto de seres vivos del planeta.

Un esfuerzo internacional conjunto ha permitido la eliminación y reducción del uso de sustancias que agotaban la capa de ozono, ayudando no solo a protegerla para la generación actual y las venideras, sino también a mejorar los resultados de las iniciativas dirigidas a afrontar al cambio climático. Esos esfuerzos han protegido asímismo la salud humana y los ecosistemas reduciendo la radiación ultravioleta del sol que llega a la Tierra.

Conservación de la capa de ozono

Los gobiernos mundiales acordaron a fines de la década de 1980 proteger la capa de ozono de la Tierra eliminando gradualmente las sustancias que agotan el ozono emitidas por las actividades humanas, de conformidad con el Protocolo de Montreal. En Europa, el Protocolo se implementa a través de una legislación a nivel de la UE que no solo cumple con sus objetivos sino que también contiene medidas más estrictas y ambiciosas.

La acción mundial adoptada en virtud del Protocolo de Montreal ha detenido el agotamiento de la capa de ozono y ha permitido que comience a recuperarse, pero queda mucho por hacer para garantizar una recuperación constante.

La Capa de Ozono

La capa de ozono es una capa natural de gas en la atmósfera superior que protege a los humanos y otros seres vivos de la dañina radiación ultravioleta (UV) del sol.

Aunque el ozono está presente en pequeñas concentraciones en toda la atmósfera, la mayoría (alrededor del 90%) existe en la estratosfera, una capa de 10 a 50 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. La capa de ozono filtra la mayor parte de la dañina radiación UV del sol y, por lo tanto, es crucial para la vida en la Tierra.

Agotamiento del ozono

Los científicos descubrieron en la década de 1970 que la capa de ozono se estaba agotando.

Las concentraciones atmosféricas de ozono varían naturalmente según la temperatura, el clima, la latitud y la altitud, mientras que las sustancias expulsadas por eventos naturales como las erupciones volcánicas también pueden afectar los niveles de ozono.

Sin embargo, estos fenómenos naturales no pudieron explicar los niveles de agotamiento observados y la evidencia científica reveló que ciertas sustancias químicas artificiales fueron la causa. Estas sustancias que agotan el ozono se introdujeron principalmente en la década de 1970 en una amplia gama de aplicaciones industriales y de consumo, principalmente refrigeradores, aires acondicionados y extintores de incendios.

Agujero de ozono

El agotamiento del ozono es mayor en el Polo Sur. Ocurre principalmente a fines del invierno y principios de la primavera (agosto-noviembre) y el agotamiento máximo generalmente ocurre a principios de octubre, cuando el ozono a menudo se destruye por completo en grandes áreas.

Este agotamiento severo crea el llamado “agujero de ozono” que se puede ver en las imágenes de ozono antártico, realizadas mediante observaciones satelitales. En la mayoría de los años, el área máxima del agujero es más grande que el continente antártico. Aunque las pérdidas de ozono son menos radicales en el hemisferio norte, también se observa un adelgazamiento significativo de la capa de ozono en el Ártico e incluso en Europa continental.

La mayoría de las sustancias que agotan el ozono emitidas por las actividades humanas permanecen en la estratosfera durante décadas, lo que significa que la recuperación de la capa de ozono es un proceso muy lento y largo.

La tabla a continuación muestra el desarrollo del tamaño (máximo anual) del agujero de ozono sobre la Antártida. El agujero creció en los años posteriores a la ratificación del Protocolo de Montreal, debido al retraso causado por el hecho de que las sustancias que agotan el ozono permanecen en la estratosfera durante mucho tiempo. El tamaño máximo del agujero de ozono ahora está disminuyendo.

Maximum ozone hole area

Efectos del agotamiento del ozono para los humanos y el medio ambiente.

El agotamiento de la capa de ozono provoca un aumento de los niveles de radiación UV en la superficie de la Tierra, lo que es perjudicial para la salud humana.

Los efectos negativos incluyen aumentos en ciertos tipos de cánceres de piel, cataratas oculares y trastornos de inmunodeficiencia. La radiación UV también afecta los ecosistemas terrestres y acuáticos, alterando el crecimiento, las cadenas alimentarias y los ciclos bioquímicos. La vida acuática justo debajo de la superficie del agua, la base de la cadena alimentaria, se ve especialmente afectada por los altos niveles de UV. Los rayos UV también afectan el crecimiento de las plantas, reduciendo la productividad agrícola.

Acción para proteger la capa de ozono.

El protocolo de Montreal. En 1987, para abordar la destrucción de la capa de ozono, la comunidad internacional estableció el Protocolo de Montreal sobre sustancias que agotan el ozono. Fue el primer tratado internacional firmado por todos los países del mundo y se considera la mayor historia de éxito ambiental en la historia de las Naciones Unidas.

El objetivo del Protocolo de Montreal es reducir la producción y el consumo de sustancias que agotan el ozono, con el fin de reducir su presencia en la atmósfera y así proteger la capa de ozono de la Tierra.

El siguiente cuadro muestra la disminución del consumo de sustancias que agotan el ozono cubiertas por el Protocolo de Montreal, tanto a nivel mundial como por el EEE-33 (los 28 Estados miembros de la UE más Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Turquía).

Regulación de la UE

La legislación de la UE sobre sustancias que agotan el ozono se encuentra entre las más estrictas y avanzadas del mundo. A través de una serie de regulaciones, la UE no solo ha implementado el Protocolo de Montreal, sino que a menudo ha eliminado las sustancias peligrosas más rápido de lo requerido.

El actual “Reglamento de ozono” de la UE (Reglamento (CE) 1005/2009) contiene una serie de medidas para garantizar un mayor nivel de ambición. Si bien el Protocolo de Montreal regula la producción de estas sustancias y su comercio a granel, el Reglamento sobre el ozono prohíbe su uso en la mayoría de los casos (ciertos usos aún están permitidos en la UE). Además, regula no solo las sustancias a granel, sino también las contenidas en productos y equipos.

El Reglamento de la UE sobre el ozono también establece requisitos de licencia para todas las exportaciones e importaciones de sustancias que agotan el ozono y regula y monitorea no solo las sustancias cubiertas por el Protocolo de Montreal (más de 90 productos químicos), sino también algunas que no están cubiertas (cinco productos químicos adicionales llamados ‘nuevos sustancias’).

Impacto de la acción global y desafíos pendientes

El consumo global de sustancias que agotan el ozono se ha reducido en un 98% desde que los países comenzaron a tomar medidas en virtud del Protocolo de Montreal. Como resultado, la concentración atmosférica de los tipos más agresivos de sustancias que agotan el ozono está disminuyendo y la capa de ozono muestra los primeros signos de recuperación.

Sin embargo, no se espera que la capa de ozono se recupere completamente antes de la segunda mitad de este siglo. Esto se debe a que una vez liberadas, las sustancias que agotan el ozono permanecen en la atmósfera durante muchos años y continúan causando daños.

Queda mucho por hacer para garantizar la recuperación continua de la capa de ozono y reducir el impacto de las sustancias que agotan el ozono en el clima de la Tierra.

Área máxima de agujeros de ozono sobre la Antártida, pasado (2000) y presente (2018).

Las imágenes a continuación proporcionan vistas en falso color del ozono total sobre la Antártida, en septiembre de 2000 y septiembre de 2018. Los colores púrpura y azul indican la menor presencia de ozono, mientras que el amarillo y el rojo indican una mayor presencia de ozono.

Maximum ozone hole area over the southern hemisphere, historically (9 September 2000) and currently (20 September 2018)

Las acciones requeridas a nivel mundial para continuar la recuperación de la capa de ozono son:

  • Asegurar que las restricciones existentes sobre las sustancias que agotan el ozono se implementen adecuadamente y que el uso global de las sustancias que agotan el ozono continúe reduciéndose.
  • Asegurar que los bancos de sustancias que agotan la capa de ozono (tanto en el almacenamiento como en los equipos existentes) se manejen de manera respetuosa con el medio ambiente y se reemplacen con alternativas amigables con el clima.
  • Asegurar que los usos permitidos de sustancias que agotan el ozono no se desvíen a usos ilegales.
  • Reducción del uso de sustancias que agotan el ozono en aplicaciones que no se consideran consumo bajo el Protocolo de Montreal.
  • Asegurar que no surjan nuevos productos químicos o tecnologías que puedan presentar nuevas amenazas a la capa de ozono (por ejemplo, sustancias de vida muy corta).

Relación entre las sustancias que agotan el ozono y el cambio climático.

La mayoría de las sustancias que agotan el ozono producidas por el hombre también son potentes gases de efecto invernadero. Algunos de ellos tienen un efecto de calentamiento global hasta 14,000 veces más fuerte que el dióxido de carbono (CO2), el principal gas de efecto invernadero.

Por lo tanto, la eliminación global de sustancias que agotan el ozono, como los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y los clorofluorocarbonos (CFC) también ha hecho una contribución positiva significativa a la lucha contra el cambio climático.

Por otro lado, la eliminación global ha llevado a un gran aumento en el uso de otros tipos de gases, para reemplazar las sustancias que agotan el ozono en diversas aplicaciones. Estos gases fluorados (“gases F”) no dañan la capa de ozono, pero tienen un importante efecto de calentamiento global. Por lo tanto, en 2016, las Partes en el Protocolo de Montreal acordaron agregar el tipo más común de gas F, hidrofluorocarbonos (HFC), a la lista de sustancias controladas.