El ártico está amenazado por las petroleras, la pesca industrial y la guerra. Todos podemos salvarlo!

Pasa la nota:

GreenPeace Hace un llamado a la humanidad para que juntos Salvemos el Ártico

Dona unos minutos de tu tiempo para leer la siguiente nota y entrar al sitio Save The Artic para apoyar esta causa con tu firma.

Facebook/artic.rising

 

Apoya con tu firma y ayuda a alcanzar el objetivo de un millón de firmas:

El hielo ártico del que todos dependemos está desapareciendo rápidamente. En los últimos 30 años hemos perdido tres cuartos de la capa flotante de hielo en la zona ártica. Hoy se está derritiendo por el uso de combustibles fósiles y, en un futuro cercano,la región podría quedarse sin hielo por pimera vez en la historia del planeta. Esto no sólo sería devastador para los pobladores, los osos polares, los narvales y las morsas, sino también para todos nosotros. El hielo del ártico refleja los rayos solares proyectándolos al espacio, manteniendo el planeta frío y estabilizando los sistemas climáticos de los cuales dependemos para producir nuestro alimento. Proteger los hielos polares significa protegernos a todos nosotros

 Necesitamos que se prohíba la extracción de petróleo en aguas árticas.

Shell, BP, Exxon y Gazprom, entre otras empresas, quieren poner al Ártico bajo el riesgo de un derrame petrolero que sería devastador para el área. Las mismas corporaciones que causaron el derretimiento del Ártico ahora quieren beneficiarse de la desaparición de los hielos polares. Quieren abrir una nueva frontera petrolera para obtener alrededor de 90 billones de barriles de crudo. Eso es mucho dinero para ellas, pero al mundo sólo le significaría 3 años de combustible. Los mismos expertos de la industria petrolera reconocen que lidiar con un derrame de petróleo en aguas heladas es “casi imposible”. Para perforar en el Ártico, las compañías petroleras deben arrastrar los icebergs lejos de sus equipos y utilizar mangueras gigantes para derretir el hielo flotante con agua tibia. Podría ocurrir una catástrofe. Sólo es cuestión de tiempo. Ya vimos el extremo daño causado por los desastres de Exxon Valdez y Deepwater Horizon. No podemos permitir que esto ocurra en el Ártico.

Fuente: