ONU: Todos los países y todas las empresas deben elaborar un plan de emisiones 0 netas

¿Es posible emitir emisiones 0? Quizá no, pero cientos de empresas, inversores, ciudades, países y universidades ahora planean alcanzar emisiones netas cero para 2050, lo que significa que cualquiera de las emisiones de gases de efecto invernadero que queden para entonces se compensará con la eliminación de carbono. 

Algunos se están moviendo más rápido: Microsoft e Ikea, por ejemplo, planean ser carbono negativo (eliminarán más carbono del que producen sus operaciones) para 2030.

Cada organización y gobierno ahora necesita establecer un objetivo responsable sobre un compromiso real de emisiones 0

El objetivo central de las Naciones Unidas para 2021 es construir una coalición verdaderamente global para la neutralidad de carbono (emisiones 0)

Todos los países, ciudades, instituciones financieras y empresas deben adoptar planes para la transición a cero emisiones netas para 2050 y tomar medidas decisivas ahora para encaminarse por el camino correcto hacia el logro de esta visión, lo que significa reducir las emisiones globales en un 45% para 2030. en comparación con los niveles de 2010.

Lo que está en juego nunca ha sido tan grande. 

La humanidad está librando una guerra contra la naturaleza. Esto es suicida…

Este año, probablemente el año más caluroso registrado, también batió otros récords: huracanes récord en el Atlántico, incendios forestales récord en California, hielo marino bajo récord en el Ártico. A medida que las temperaturas globales continúan aumentando, el clima extremo y otros impactos del cambio climático empeorarán.

Sobre la urgencia de un compromiso responsable hacia emisiones 0

Cada décimo de grado de calentamiento es importante

Hoy, estamos en 1,2 grados de calentamiento y ya somos testigos de una volatilidad y extremos climáticos sin precedentes en todas las regiones y en todos los continentes. Nos dirigimos a un aumento de temperatura atronador de 3 a 5 grados centígrados este siglo. 

La ciencia es muy clara: para limitar el aumento de temperatura a 1,5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, el mundo debe reducir la producción de combustibles fósiles en aproximadamente un 6% cada año desde ahora hasta 2030. En cambio, el mundo va en la dirección opuesta: planificación un aumento anual del 2%.

Un número creciente de países se ha fijado metas de emisiones 0 neto

China, el mayor contaminante del mundo, dijo en septiembre que planeaba convertirse en carbono neutral para 2060. En octubre, dos semanas después de que Guterres pidiera a los Estados miembros de la ONU que se comprometieran con la neutralidad del carbono, Japón dijo que planeaba alcanzar la meta para 2050; Corea del Sur siguió dos días después. La Unión Europea asumió el mismo compromiso a principios de año. La administración de Biden planea hacer lo mismo en los EE. UU. Varios otros países ya tienen objetivos legalmente vinculantes para llegar a cero emisiones netas a mediados de siglo, incluidos el Reino Unido y Nueva Zelanda. Pero después de establecer las metas, necesitan ir más lejos.

Necesitamos que todos los gobiernos traduzcan estos compromisos en políticas, planes y objetivos con plazos específicos.

Esto proporcionará certeza y confianza para que las empresas y el sector financiero inviertan a cero. Es hora de poner precio al carbono. Eliminar gradualmente el financiamiento de combustibles fósiles y terminar con los subsidios a los combustibles fósiles. 

Dejar de construir nuevas centrales eléctricas de carbón y detener la financiación de la energía de carbón a nivel nacional y en el extranjero. Trasladar la carga fiscal de los ingresos al carbono y de los contribuyentes a los contaminadores. Integrar el objetivo de la neutralidad de carbono en todas las políticas y decisiones económicas y fiscales. Y hacer que las divulgaciones de riesgos financieros relacionados con el clima sean obligatorias. Operar con el compromiso de emitir emisiones 0.

Guterres Srio General ONU

Dado que los humanos causaron la emergencia climática, dice, los humanos también pueden ayudar a resolverla. Todos tenemos un papel que desempeñar. “Hacer las paces con la naturaleza es la tarea definitoria del siglo XXI”, dice. “Debe ser la máxima prioridad para todos, en todas partes”.