Saltar al contenido

En NYC los jóvenes hablaron en tono fuerte a líderes mundiales sobre el cambio climático

El llamado mundial a la “Marcha por el Clima”, tuvo ayer una poderosa convocatoria en la ciudad de Nueva York, con una enérgica reacción multitudinaria. Más de 250,000 jóvenes, estudiantes y organizaciones ecologistas inundaron las calles del Bajo Manhattan, para exigir a los líderes mundiales que tomen medidas de emergencia ante el calentamiento global. Desde diferentes expresiones, culturas y manifestaciones, la consigna fue la misma: no es un asunto de política, es la ciencia.

La estudiante ecuatoriana de psicología del City Collegue de Nueva York, Allison Gutama, de 19 años, estaba entre la eufórica multitud, que se concentró desde el mediodía en el Foley Square, para participar en la concentración que colmó el Distrito Financiero de la Gran Manzana y que tuvo sus réplicas en las principales ciudades del mundo.

En el evento masivo, que coincidió con el segundo aniversario de la devastación del huracán María en Puerto Rico, más allá de las centenares de consignas como “Salvemos al planeta”, “No podemos esperar, el calentamiento global está aquí” o “No hay un plan(eta) B”, algunos activistas encontraron una plataforma ideal para elevar la voz ante los dramas ambientales particulares de sus países.

La colombiana Ana Garzón, residente de Queens, de manera individual y sin el soporte de ninguna organización se sumó a este gran movimiento humano, para llamar la atención sobre las intenciones del gobierno de su país, a volver usar glicosato para erradicar los cultivos de coca.

Aunque la causa es buena, se trata del método químico más perjudicial para los ríos, la tierra y los animales. Aquí estoy, quizás sola, pero desde la capital del mundo, tratando de crear conciencia sobre los anuncios de las autoridades de mi país, lo cual es sumamente peligroso para la biodiversidad.- expresó la inmigrante colombiana.

También en la multitud se encontraba Nina Py, una estudiante que viajó especialmente desde Bolivia a Nueva York, para participar en todos los eventos protagonizados por los líderes juveniles, en vísperas de la Cumbre de la Acción Climática que se celebrará la próxima semana en la ONU.

El planeta no tiene voz, pero podemos oir a gritos que pide auxilio. Aquí estamos los futuros líderes que escuchamos con dolor, que se mueren animales por tragar plástico, mientras vemos a los líderes mundiales invirtiendo millones, en exploraciones sobre la vida en otros planetas, o en construir muros para separarnos.- dijo Allison.

Llorar por el Amazonas

Y mientras miles de jóvenes y organizaciones no gubernamentales (ONG) se plantaron firmes en las calles del Bajo Manhattan para exigir decisiones reales a los líderes de los países más poderosos, sobre el uso de alternativas energéticas, todavía los focos de incendio en las selvas de la Amazonia,  uno de los pulmones más importantes del mundo, están por apagarse.

Aquí estamos para recordar y llorar porque una extensión de nuestra selva amazónica similar a 4.2 millones de canchas de fútbol en nuestro país se quemó el mes pasado, por la acción inconsciente del hombre, por el capitalismo salvaje, porque somos unos depredadores.- dijo Josué Liberio, un activista ambiental brasileño.

Liberio, quien participará activamente en las acciones paralelas a la edición 74 de la Asamblea General de la ONU, que reunirá en la Gran Manzana a unos 200 líderes del mundo, se muestra dudoso de la capacidad de los gobiernos de las potencias mundiales a enfrentar estos desastres ecológicos.

Si no paramos esto, en el año 2100 la vida que conocemos en este planeta, empezará a desaparecer. Viviremos un desastre. No son predicciones de aventureros, ni de falsos profetas, es un cálculo de la ciencia. Yo no creo que ninguno de los líderes que se sentarán en las Naciones Unidas tengan la sensibilidad real de revertir esto. El capitalismo tiene como prioridad la explotación.- agregó

La Gran Marcha por el Clima

Este gran acto que motivó a las autoridades de la Ciudad a dar el día libre a más de 1.1 millones de estudiantes de los cinco condados para que pudieran participar, antecede a otra gran Marcha por el Clima que se realizará este sábado, y que partirá desde Columbus Circle alrededor de las 11:30 a.m., y la cual se espera que participen hasta  más de 100,000 activistas. 

En todo el mundo ha sido una demostración extraordinaria, desde Sidney hasta Bombay, desde Londres a Suramérica, pero desde Nueva York le estamos hablando más cerca a los líderes, que vienen aquí la próxima semana.-concluyó el salvadoreño Miguel Ferrer, un estudiante de secundaria de Brooklyn.