Saltar al contenido

Es un hecho: EU sale del Acuerdo de Paris

Donald Trump ya había anunciado sus intenciones de retirarse en junio del 2017 y, en agosto de ese mismo año; sin embargo, no había sido posible su salida ya que en el acuerdo se prevé que no se puede comenzar el proceso formal de abandono hasta tres años después de la entrada en vigor.

Ahora que termina el 2019, El Gobierno de Estados Unidos ha iniciado ya proceso formal para retirarse del Acuerdo de París (¿Qué es el acuerdo de París?), el mayor pacto vinculante frente a la crisis climática y que establece un plan de acción mundial para limitar el calentamiento global.

Una vez presentada formalmente la petición, tiene que pasar otro año para que la salida del acuerdo sea efectiva, por lo que Estados Unidos se desvinculará del pacto el 4 de noviembre de 2020.

Una vez completado el proceso de retirada, EE.UU. se unirá a Nicaragua y Siria, los únicos dos países no firmantes de los compromisos adoptados en París por casi 200 naciones.

“El presidente Trump tomó la decisión de retirarse del Acuerdo de París debido a la carga económica injusta impuesta a los trabajadores, las empresas y los contribuyentes estadounidenses por las promesas de Estados Unidos hechas en virtud del acuerdo”, defendió Pompeo.

Por su parte, Trump dijo que la decisión es “por el bienestar de los estadounidenses” y se mostró dispuesto a negociar un nuevo entendimiento “que sea justo”.

John Kerry, que era el secretario de EE.UU. cuando se pactó el Acuerdo de París en 2015, señaló hoy en un artículo de opinión en el diario The Washington Post que la retirada formal del pacto significa “un día negro para Estados Unidos”. 

El presidente Trump dio el paso que prometió en 2017 para retirar oficialmente a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que todos los demás países de la Tierra han firmado. Esto no es Estados Unidos primero; una vez más, es Estados Unidos aislado

John Kerry

El anuncio del abandono del acuerdo, que fue ratificado por la Administración del entonces presidente Barack Obama (2009-2017), provocó duras críticas por parte de líderes mundiales y organizaciones climáticas, que consideraron que Washington perdería su posición de liderazgo en la lucha por el cambio climático.