Saltar al contenido

La filantropía empresarial no debe ser un curita corporativo, sino un legado social positivo #RSE #ESR

La filantropía empresarial no es Responsabilidad Social. Las empresas deben pensar más allá de las organizaciones benéficas al realizar sus donaciones.

Las corporaciones pueden ayudar a mantener y expandir las empresas sociales de tres formas clave:

Cómo la filantropía empresarial puede impactar realmente y de forma positiva y dudadera

Apoyar a las empresas sociales en sus cadenas de valor

Más allá del financiamiento de la filantropía empresarial, las corporaciones aportan un valor único a las empresas sociales al incorporar productos de salud y nutrición en sus canales de venta o al vincular a las empresas con nuevos mercados. 

Las corporaciones pueden apoyar a las pequeñas empresas y empresas sociales que ya se encuentran en sus cadenas de valor manteniendo relaciones comerciales, otorgando crédito y buscando nuevas oportunidades de colaboración que puedan haber sido creadas por la crisis.

Caso Práctico:

Tan pronto como golpeó la crisis, Ikea Social Entrepreneurship comenzó a trabajar con empresas sociales en su red y en la cadena de suministro de la empresa matriz Inter Ikea Group para ayudarlas a sobrevivir. A pesar de enfrentar un impacto en las ventas en sí, la compañía reconoció que para las empresas sociales con márgenes más pequeños, la disminución de las ventas podría obligarlas a cerrar. Entonces, además de brindar ayuda de emergencia a través del Emprendimiento Social de Ikea, Ikea también se comprometió a mantener sus compras a las empresas sociales en su cadena de suministro durante la crisis.

El apoyo a las empresas sociales puede resultar mutuamente beneficioso. Al ayudar a mantener a flote los negocios sociales, las corporaciones también mantienen una cadena de valor más estable y diversificada.

Transferencia de conocimiento y tecnología para los negocios

Como empresas mismas, las corporaciones multinacionales tienen una gran cantidad de conocimientos que ofrecer y pueden encontrar formas de compartir esta experiencia con las empresas sociales en sus redes. Este tipo de acompañamiento, en particular la planificación de escenarios, la gestión del flujo de caja y los modelos comerciales digitales, es invaluable para las empresas sociales que enfrentan desafíos sin precedentes y mercados inciertos.

Caso Práctico:

Unilever, por ejemplo, apoya a las empresas sociales a través de su red Transform , una asociación con Ernst & Young; la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido; y socios corporativos como MasterCard. Transform proporciona experiencia en resiliencia empresarial utilizando su plataforma de colaboración digital “Survive and Thrive” para ayudar a las empresas sociales no solo a resistir la crisis de COVID-19 a través del soporte de continuidad comercial, sino también a prepararse para el futuro con modelos comerciales más sólidos. A largo plazo, Unilever está construyendo una cadena de valor más diversa y resistente con beneficios locales duraderos.

El apoyo a empresas sociales pequeñas y de alto potencial no está exento de riesgos. Se necesita valor para apostar por modelos comerciales no probados para atender a clientes difíciles de alcanzar en mercados nuevos o inestables. Donar a un esfuerzo de ayuda a corto plazo es ciertamente más sencillo y puede producir resultados más predecibles. Sin embargo, la empresa social no se trata de soluciones a corto plazo; se trata de invertir a largo plazo para construir sistemas más resistentes.

Las empresas sociales que innovan para resolver nuestros mayores desafíos son una parte vital de cómo respondemos a las crisis y cómo nos recuperamos. Para las corporaciones que reconocen que el potencial para reconstruir mejor, y hacia una sociedad más resiliente e inclusiva, supera los riesgos descritos anteriormente, las empresas sociales representan socios ideales y aliados en cualquier respuesta COVID-19.

Etiquetas: