Conoce el proyecto que logró mejorar la Calidad del Aire a un 40% #MadridCentral

Pasa la nota:

Con esta iniciativa, el Gobierno de Ahora Madrid, del que forma parte EQUO, ha dado un paso importante hacia una gestión más sostenible en Madrid.

Va englobada en el Plan A,una herramienta de ámbito local dirigida a reducir la contaminación atmosférica, contribuir a la prevención del cambio climático y definir estrategias de adaptación. El objetivo principal es garantizar la calidad del aire que respiran los madrileños y fortalecer la ciudad frente a futuros impactos climáticos.

Respecto al apartado ‘Madrid Central’, la creación de esta Área está enfocada a disminuir los efectos negativos de la movilidad en automóvil en el centro de la ciudad, incentivando el uso del transporte colectivo y de los modos no motorizados en detrimento del uso del vehículo privado. Así mismo se actuará sobre otras potenciales fuentes de contaminación, con el objetivo principal de establecer una zona de la ciudad libre de emisiones.

Criterios para definir los elementos del nuevo sistema de delimitación de un Área Central de perímetro continuo y de acceso restringido con el objeto de eliminar el tráfico de paso y minimizar el de agitación:

Red Viaria enfocada al fomento de los modos sostenibles. Establecer la movilidad no motorizada (peatón y bicicleta) como los modos de transporte prioritarios. Potenciar una red de transporte público en superficie adecuada a las especiales características del Área, garantizando la accesibilidad y la intermodalidad.

Estacionamiento.  Establecer un sistema de estacionamiento que contribuya a la reducción del tráfico de coches en destino, que incluya subterráneo y superficie.

Criterios de acceso.  Se establecerán pautas de regulación diferenciadas para las siguientes categorías, teniendo en cuenta las variables de tecnología del vehículo, el horario y las condiciones de uso del espacio público.

La Asociación Civil Ecologistas en Acción ha evaluado la influencia de Madrid Central sobre los niveles de contaminación por NO2 a través de los valores registrados por la única estación existente en el interior de esta área, la ubicada en la Plaza del Carmen. Para eludir el efecto de la meteorología variable se comparan los datos de la estación de Plaza del Carmen con los valores medios de la red, de modo que si la meteorología es adversa para la dispersión de contaminantes ambos valores tenderán a ser más altos, mientras que si la meteorología es favorable ambos tenderán a ser más bajos, pero la relación entre dichos valores no debería verse afectada por las condiciones meteorológicas cambiantes.

Las condiciones meteorológicas del mes de enero de 2019 han sido en general adversas para la calidad del aire en Madrid, que ha sufrido sucesivos episodios de picos de contaminación, como viene ocurriendo desde diciembre pasado. Sin embargo, el registro de Plaza del Carmen en enero de 2019 ha sido mejor que el del valor medio de la red, al contrario que los años anteriores.

Así, en los meses de enero entre los años 2010-2018 los valores registrados en Plaza del Carmen siempre fueron superiores a los correspondientes al valor medio de la red, siendo por término medio 5 µg/m³ más altos en Plaza del Carmen (un 10 % más de contaminación en Plaza del Carmen respecto al valor medio de la red). Por el contrario, en enero de 2019 el registro alcanzado en Plaza del Carmen fue ligeramente inferior al correspondiente al valor medio de la RED (54,5 µg/m³ en Plaza del Carmen frente a 55,2 µg/m³ el valor medio de la red).

Por otro lado, si comparamos los valores medios mensuales de contaminación por dióxido de nitrógeno en todos los meses entre 2010 y enero de 2019, resulta que de los 109 meses de los que hay registros (plaza del Carmen estuvo inoperativa algunos meses por mantenimiento y otros motivos) solo en cuatro ocasiones el valor registrado en Plaza del Carmen fue inferior al valor medio de la red. Esto ocurrió en junio de 2011, diciembre de 2017, diciembre de 2018 y enero de 2019.

Salvo el dato de junio de 2011, los otros tres registros están claramente vinculados a las dos recientes actuaciones de limitación del tráfico llevadas a cabo en el entorno de Plaza del Carmen: la Operación Gran Vía de diciembre de 2017 y Madrid Central, en diciembre de 2018 y enero de 2019.

Las condiciones meteorológicas del mes de enero de 2019 han sido en general adversas para la calidad del aire en Madrid, que ha sufrido sucesivos episodios de picos de contaminación, como viene ocurriendo desde diciembre pasado.

Apuntalando más estos resultados, está la evolución de la posición de la estación de Plaza del Carmen en el ranking de la contaminación por NO2 entre las 24 estaciones que componen la red de medición de Madrid. La estación ha pasado de ser una de las que ofrecían los peores registros, además con una tendencia al alza en los últimos años (ocupando el tercer o cuarto puesto en los últimos cuatro años), a estar situada en el puesto 15 al inicio del año 2019 (valor mensual de enero).

Por lo tanto, los datos obtenidos tras los dos primeros meses de funcionamiento de Madrid Central indican que la actuación está teniendo una incidencia significativa en la mejora de la calidad del aire en la zona de influencia de la actuación, contribuyendo a mitigar el efecto adverso de las malas condiciones meteorológicas que está sufriendo Madrid en estos meses.

Es de esperar que en los próximos meses, conforme esta medida se vaya consolidando y vayan completándose las siguientes fases, su eficacia para mejorar la calidad del aire de Madrid aumente. Aunque lógicamente deberá complementarse con la aplicación decidida del resto de las medidas contempladas en el Plan A.

Madrid Central: Zona de Bajas Emisiones

Madrid Central tiene como objetivo principal reducir los niveles de contaminación, fomentar el uso del transporte público y reducir el número de coches para poder ir ofreciendo más espacio a los peatones. Se trata de una medida que va en la línea de otros ayuntamientos en el intento de reducir la contaminación producida por los coches e ir reduciendo progresivamente su uso. O al menos forzando la renovación del parque automovilístico.

Los residentes empadronados sí podrán circular libremente con sus vehículos, sin embargo los trabajadores de estos establecimientos no. Esto ha provocado múltiples quejas en varios sectores y solicitan que se modifique la normativa. Entre las excepciones también está el caso de las asociaciones, que dispondrán de diez permisos al mes.

Habrá que esperar a la aplicación de la propuesta para conocer realmente el alcance de esta, tanto en su vertiente medioambiental como en los posibles efectos económicos que pueda tener sobre el tejido comercial.

Madrid Central