Las perspectivas de futuro de la moda sostenible hacia un 2030 ético

Leamos sobre el futuro de la moda sostenible o moda ética. Los clientes se están volviendo cada vez más exigentes en lo que respecta al lavado verde en la moda, pero la producción regenerativa es más que un término de marketing; es un enfoque holístico que tiene como objetivo devolver lo que se ha perdido durante la fabricación.

El futuro de la moda sostenible puede ser prometedor, si en el presente nos sensibilizamos

Sostenible. Ético. Consciente. Estas son palabras que se encuentran comúnmente en etiquetas de marcas de moda de todo el mundo. Pero estos términos generales se asumen con tanta frecuencia y son utilizados con tanto entusiasmo por las etiquetas que quieren gritar sobre los aspectos buenos de su producción (a menudo ignorando los malos), que casi han perdido su significado.

Después de todo, si un vestido se produce con algodón orgánico, donde el algodón se cultiva sin el uso de pesticidas o fertilizantes, pero se produce en masa, ¿Todavía se puede llamar sostenible? ¿Se ve prometedor el futuro de la moda sostenible?

Este lenguaje de marketing es deliberadamente confuso. Y las marcas de moda que valen su peso en la ecoproducción saben que el simple hecho de usar algodón orgánico no es suficiente; para realmente mover la aguja y reducir la huella de carbono de la industria (la moda es la segunda industria más contaminante después del petróleo), deben ser más específicos, más específicos y más explícitos en su enfoque.

La moda regenerativa es el siguiente paso en este camino hacia un futuro más verde. Va más allá de la agricultura ecológica; Los cultivos no solo se dejan sin rociar, sino que se cultivan de manera que devuelvan los nutrientes al suelo. También regula y recicla el uso del agua, utiliza tintes naturales, no tóxicos que no dañan la tierra y asegura que todos dentro de la cadena de suministro ajustada y localizada reciban un pago justo.

La marca estadounidense para exteriores Patagonia fue una de las primeras en cambiar a este modelo más ecológico, pero desde entonces otras marcas más pequeñas han seguido su ejemplo, desde la marca india Oshadi, que cultiva sus telas y produce su ropa dentro de las cercas de su granja, hasta la británica. marca unisex Story MFG, que tiñe sus prendas con hojas, corteza de árbol y yaca. Con su centro de producción instalado en medio de un bosque, los desechos vuelven a fertilizar el suelo debajo.