Saltar al contenido

Google entrega suma millonaria a WWF para la protección de especies amenazadas

Google WWFÁfrica y Asia están amenazadas por el tráfico ilegal de animales, una industria valuada entre 7 y 10 mil millones de dólares anuales que podría exterminar a especies como tigres, rinocerontes, gorilas entre otros. A pesar de los esfuerzos de las autoridades locales y grupos de protección a animales silvestres, las áreas que deben vigilar son tan amplias que los delincuentes logran cazar sin ser detectados inmediatamente.

Para contratacar la problemática existe una nueva opción: vehículos aéreos no tripulados. El World Wildlife Fund lanzó un proyecto a principios de este año en Nepal para escanear largas áreas para ubicar cazadores furtivos. Este será expandido a sitios en ambos continentes gracias al financiamiento de 5 millones de dólares de Google al proyecto. La donación forma parte de la primera edición del premio Global Giving Awards de Google que incluirá un sistema para marcar y software analítico que ayudará a monitorear a los animales y el traspaso ilegal en áreas grandes.

El problema se ha vuelto más severo recientemente debido a la alta demanda de China por artículos de marfil y otras partes de animales por sus supuestas cualidades curativas o como meros accesorios. La cacería tiene cada vez más un carácter militar y para detenerla la única opción viable es un monitoreo más agresivo.

El otro enemigo de la operación es la corrupción. Los militares en Uganda han sido asociados en varias ocasiones con el mercado ilegal y ocurre lo mismo en Nepal y Kenya.

Con eso en mente, los vehículos no tripulados están equipados con dispositivos que envían sus observaciones a las autoridades que entonces intervienen y detienen a los cazadores. Con el tiempo se espera que los vehículos funciones también para asustar a los cazadores.

Una gama de tecnología para proteger la vida silvestre

Proyecto:

World Wildlife Fund utilizará sus USD 5 millones del premio Impact Award para adaptar e implementar el uso de sensores especializados y tecnología de identificación de especies, junto con una rentable patrulla de guardianes guiados por software analítico, para mejorar la detección y los intentos para combatir la caza furtiva en sitios en Asia y África.

Impacto:

Se estima que las ganancias por el comercio ilegal de especies de la vida silvestre, que varían entre los USD 7 y 10 mil millones al año, están vaciando nuestros bosques, paisajes y océanos. Esta industria criminal está acabando con las especies en extinción, daña los ecosistemas y amenaza las fuentes de vida local y la seguridad regional. Esta subvención le permitirá a World Wildlife Fund poner a prueba tecnologías avanzadas, pero fáciles de replicar en cuatro paisajes clave de África y Asia. Junto con sus socios a nivel nacional e internacional, World Wildlife Fund ayudará a los guardianes de las fronteras de la naturaleza a estar un paso adelante de los cazadores furtivos mediante el uso de tecnología innovadora.