Todo lo que necesita saber sobre la conferencia de la ONU en Quito HABITAT III

Pasa la nota:

La capital ecuatoriana está acogiendo hasta el jueves a las principales autoridades mundiales para conversar sobre cómo mejorar nuestras ciudades.

Casi 50,000 alcaldes, ministros, legisladores, y urbanistas se congregarán en la ciudad que tien uno de los más grandes y mejor conservados centros históricos de América Latina.

Las autoridades se reunirán en Quito, Ecuador, durante la tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre la vivienda y el desarrollo urbano sostenible, mejor conocida como Habitat III. La cumbre de cuatro días, que comienza el lunes, se celebra una vez cada 20 años y es una oportunidad para desarrollar un plan sostenible para un mundo que se urbaniza rápidamente.

Hay algo que debe quedar claro: el encuentro no resolverá mágicamente todos los problemas relacionados con la urbanización. Pero la esperanza es que ayude a las ciudades —y al mundo— a adaptarse mejor al auge urbano. El núcleo de la conferencia es la Nueva Agenda Urbana, una declaración de intenciones para hacer las ciudades más habitables. La conferencia ayudará a los líderes a saber cómo planear el futuro.

Al igual que los ya obsoletos Objetivos de Desarrollo del Milenio y los Objetivos de Desarrollo Sostenible que los sustituyeron, el Nuevo Programa Urbano no es jurídicamente vinculante. Pero a diferencia de los demás, no se trata simplemente de una lista de objetivos que deben alcanzarse y “superarse”, dice Alaina Harkness de la Institución Brookings, quien moderará un panel sobre financiación en el evento. En lugar de ello, fueron escritos como directrices y prioridades que las ciudades necesitan comenzar a abordar en las próximas dos décadas.

[bctt tweet=”50,000 alcaldes reunidos para discutir el futuro de las ciudades HABITAT III” username=”SeResponsable”]

La historia de Habitat

Hábitat surgió de la constatación de que las ciudades del siglo XX estaban creciendo rápida y desordenadamente. La ONU reunió a los líderes mundiales en Vancouver en 1976 para discutir el auge de la urbanización, especialmente en las naciones en vías de desarrollo. Lo que llegó a conocerse como la primera conferencia de Hábitat también atrajo a personalidades como Margaret Mead, al proselitista del domo geodésico Buckminster Fuller, a la Madre Teresa y a Paolo Soleri, quien diseñó, con carácter experimental, una “ciudad” en el desierto de Arizona que tenía el propósito de albergar una compacta sociedad utópica.

Habitat I originó la Comisión de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos, que durante las siguientes dos décadas tuvo un historial mixto en relación con la urbanización. La preocupación por el crecimiento de las ciudades no era un tema fundamental para muchos gobiernos en aquel entonces, pues dos terceras partes de la población mundial seguían siendo rurales. Simplemente no existía la voluntad política, sin hablar de finanzas, para abordar las disparidades de riqueza, acceso limitado a la educación, y multiplicación de los vecindarios pobres.

Cuando se convocó la Conferencia Hábitat II en Estambul en 1996, la ONU anunció los ambiciosos objetivos de proporcionar vivienda adecuada para todos y desarrollar pueblos y ciudades sostenibles en un mundo en proceso de urbanización. Más de 170 países firmaron un ” Programa de Habitat” estableciendo compromisos y recomendaciones para hacer frente a la superpoblación, la pobreza, la falta de vivienda, la falta de planificación urbana, la vulnerabilidad ante los desastres, y la destrucción del medio ambiente.

En 2002 la ONU convirtió su Comisión de Asentamientos Humanos en el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos u ONU-Habitat, que hoy se asocia con gobiernos, organismos no gubernamentales y otros para promover sus objetivos. La reunión de ONU-Habitat en Quito es posiblemente más importante ahora que nunca, pues se espera que 2,500 millones de personas más vivan en las ciudades para el año 2050 y se necesita hacer frente a todos los desafíos a la vivienda, la igualdad económica, la infraestructura y el medio ambiente que entraña ese crecimiento meteórico.

Los dardos de muchos apuntan al parque automotriz de la capital mexicana.
Desde medioambiente a transporte sostenible, una gran cantidad de temas serán debatidos en Habitat III. Getty Images

¿Cuál es la Nueva Agenda Urbana?

El núcleo de la conferencia es la Nueva Agenda Urbana, un documento de 23 páginas que sienta las bases para las políticas e iniciativas que definirán las ciudades en los próximos 20 años. Enumera 175 compromisos y principios que reflejan una visión ambiciosa en la cual las ciudades impulsan el desarrollo sostenible en todo el mundo y donde “todas las personas pueden disfrutar de la igualdad de derechos y oportunidades”.

Por ejemplo, el programa requiere consumo sostenible para abordar el cambio climático. Como parte del concepto de que las ciudades funcionen mejor para las personas, el programa promueve sistemas de transporte público más seguros y eficientes. También hay un compromiso para ponerle fin a la extrema pobreza y la discriminación contra grupos desfavorecidos como mujeres, niños y refugiados. Hace énfasis en la cooperación internacional para garantizar la seguridad de los migrantes, y en la creación de políticas que garanticen normas de vivienda y condiciones de vida adecuadas para todos.

“Hay temas que surgen claramente una y otra vez”, dice Harkness. “Y se relacionan con hacer que los lugares sean sostenibles para la gente”.

Al término de la cumbre, se espera que los jefes de gobierno de los 193 estados miembros firmen y aprueben oficialmente el orden del día tras días de debate sobre cómo se va a poner en práctica. Y si nos guiamos por los cuatro meses de redacción y revisión de la versión final del programa, las negociaciones sobre la aplicación podrían ser polémicas (el progreso se ha estancado varias veces pues los diplomáticos no se pusieron de acuerdo sobre el texto del documento y el papel de ONU-Habitat).

¿Qué cuestiones abordará Habitat III?

Muchas. Aquí está una pequeña lista:

Vivienda: aproximadamente una cuarta parte de los habitantes de las ciudades de la tierra viven en vecindarios pobres o asentamientos informales. Los participantes en Quito discutirán la vivienda asequible, la integración de la vivienda en más políticas urbanas y abordarán los problemas de salud que resultan del hacinamiento. Probablemente habrá otras conversaciones sobre cómo luchar contra la especulación del suelo, la segregación residencial y la expansión urbana. Probablemente también habrá dudas sobre la enorme cantidad de viviendas necesarias para albergar la población futura del mundo: se estima que para el año 2025, necesitaremos al menos mil millones de nuevos hogares urbanos, a un costo de entre 9 y 11 billones de dólares.

Migración : se calcula que hay más de mil millones de personas migrantes en el planeta. La mayoría, ya sean obligadas por la guerra, la persecución, o la falta de empleo, se mudan a zonas urbanas. Los participantes en Habitat III discutirán cómo aprovechar todo lo que las ciudades pueden ofrecer, en lugar de poner a esas personas a vivir en enclaves separados con pocas oportunidades o derechos legales. Las acciones futuras podrían incluir leyes que garanticen sus derechos y su seguridad, y mejor acceso a la educación, la salud y el empleo.

Infraestructura : alrededor de un 60% del área que se espera se vuelva urbana para el año 2030 actualmente está poco desarrollada. Mientras tanto, se espera que esta urbanización requiera unos 57 billones de dólares en inversión global. Habitat III fomentará conversaciones sobre el colosal esfuerzo necesario para proporcionar una sólida infraestructura segura para las actuales y futuras comunidades: agua potable, mejores prácticas de gestión de desechos y resistencia a terremotos y tormentas severas, especialmente en los países de bajos ingresos.

Cambio climático: las 40 ciudades más grandes de la tierra son responsables de una tercera parte de las emisiones de CO2 por el uso de combustibles fósiles del planeta. Al mismo tiempo, el auge de la población de las zonas urbanas las hace vulnerables a enormes daños a la vida y a la propiedad por el aumento del nivel del mar, las olas de calor, las precipitaciones extremas y otros peligros del cambio climático. Los asistentes a Habitat III discutirán cómo luchar contra el calentamiento global mediante la construcción de ciudades compactas y eficientes, para que las personas no tengan que conducir a todas partes. Probablemente también hablarán sobre cómo alimentar las ciudades con energía renovable, mejorar los espacios verdes para almacenar carbono y reducir el calor urbano tierra adentro, y ampliar la infraestructura peatonal y para bicicletas.

Inclusión: las grandes ciudades también son algunas de las más desiguales en términos de riqueza, derechos fundamentales, y poder político. Habitat III abordará la necesidad de que las ciudades se vuelvan más inclusivas involucrando a los habitantes de vecindarios pobres, los grupos minoritarios, las mujeres, los jóvenes y los ancianos. Habrá un enfoque en cómo hacer las áreas urbanas más amigables para las personas con discapacidad, especialmente mediante principios de diseño económicos y la construcción de sistemas de apoyo para los trabajadores indocumentados.

¿Qué se debe esperar de la conferencia?

Esta conferencia es el primer paso para aplicar la Nueva Agenda Urbana. Durante estos cuatro días, ministros, alcaldes y organismos no estatales se enlazarán y buscarán oportunidades de asociaciones mutuas. A través de varias sesiones plenarias, mesas redondas, y sesiones especiales también celebrarán debates sobre cuestiones como la manera de financiar una visión tan ambiciosa, cómo medir el éxito, y quién, en última instancia, supervisará su ejecución. Aunque los términos del programa ya se han acordado, se espera que los participantes aporten críticas y perspectivas diferentes.

Habrá una gran polémica en torno a la dinámica entre los dirigentes nacionales y locales. Si bien la Nueva Agenda Urbana destaca la importancia de la participación de las autoridades nacionales, poco hace para trazar el papel específico de las autoridades de las ciudades. Está explícitamente dirigido a fortalecer la “capacidad de los gobiernos subnacionales y locales”, pero sólo “en línea con la legislación y las políticas nacionales”.

En vísperas de la conferencia, los alcaldes de todo el mundo se reunirán para anunciar la Segunda Asamblea Mundial de Autoridades Locales y Regionales. Ésa es la declaración que subraya la necesidad de darles a los funcionarios locales más voz en las conversaciones de alto nivel tradicionalmente reservadas para las autoridades nacionales.

Una cosa es decir las ciudades deben hacer todas estas cosas, dice Harkness, pero otra es definir quién aplicará estas directrices y bajo qué condiciones. Los organizadores esperan conversaciones sobre si las políticas urbanas deben ser establecidas por los gobiernos nacionales o por las ciudades individuales, un concepto que seguramente provocará puntos de vista opuestos de países democráticos y autoritarios. Eso, a su vez, influirá en decidir si las políticas urbanas nacionales deberían utilizarse como una medida de éxito.

Como Michele Acuto, profesor de teoría urbana en el University College de Londres, planteó en Nature, las ciudades necesitan ser la prioridad. Las ciudades de todo el mundo ya han tomado la iniciativa en la solución de problemas como el cambio climático —un hecho reconocido en las recientes conversaciones de París sobre el cambio climático— y los derechos humanos. “Pero la promesa de las ciudades se ve obstaculizada por la precaria colaboración con los gobiernos nacionales”, escribió, “el acceso limitado a los procesos de gobernanza global como los Objetivos de Desarrollo Sostenible y Habitat III, escasos fondos para la colaboración y deficiente recopilación e intercambio de datos”.

¿Cuáles son algunas de las cosas curiosas que sucederán en ese mismo lugar?

El Habitat de 1976 en Vancouver incluyó expediciones contra la caza de ballenas, conciertos en beneficio del medio ambiente y pabellones de papel mache hechos de un diseño modular conocido como ” Hexaphypar”. ¿Qué cosas divertidas podría llevar el Habitat de este año a Quito? Parece un poco más rara que la de Vancouver; he aquí una muestra de la programación:

• La Aldea Habitat III, que mostrará innovaciones en materia de sostenibilidad y planificación urbana. Las exhibiciones incluyen un edificio de cuatro pisos repleto de tecnología verde, jardines comunitarios, autobuses y taxis eléctricos, una falsa playa sembrada de basura para resaltar la contaminación de los ríos, cargadores de teléfono alimentados por bicicletas y una estación para fabricar máscaras que filtran la contaminación ambiental.

• Eventos laterales intrigantes que pueden o no realizarse (están listados como “programados provisionalmente”) tales como “Cómo proporcionar direcciones postales únicas (y, por lo tanto, identidades) a los habitantes de los vecindarios pobres”, “El uso de Minecraft para la participación comunitaria en el espacio público” y “Teleféricos urbanos: ¿El futuro de la movilidad urbana está sobre nuestras cabezas?”.

• Una reunión para establecer objetivos firmes para mejorar los espacios públicos: los líderes esperan que para el año 2030 las ciudades “proporcionen acceso universal a espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles, especialmente para mujeres y niños, ancianos y personas con discapacidad”.

• Debates sobre sistemas alimentarios sostenibles como parte integrante de las ciudades urbanas, refiriéndose a la agricultura, la silvicultura y la nutrición.

¿Qué logrará Habitat III?

El éxito de Habitat III dependerá en parte de qué políticas y estrategias surjan de la conferencia. En qué se enfocará el próximo Habitat en 2036, y, en última instancia, cómo será nuestro futuro urbano, dependerán de si los países y las ciudades tienen los recursos y la fuerza de voluntad para cumplir sus compromisos. Harkness subraya, por ejemplo, la necesidad de considerar no sólo las obligaciones financieras, sino también la tecnología disponible, diciendo que los gobiernos necesitan “ser más inteligentes con los datos”.

La conferencia también tiene sus detractores. En una entrevista con Reuters esta semana en Londres, una destacada experta sudafricana en resiliencia gubernamental advirtió que los lineamientos establecidos por el programa son demasiado vagos e “idealistas” para que las ciudades los implementen. “No me indican, como funcionaria del gobierno local, cómo debo hacer las cosas de forma diferente”, dijo Debra Roberts, oficial de resiliencia de la ciudad de Durban. Agregó que el éxito estriba en comprender los problemas específicos de cada ciudad y, por lo tanto, las soluciones únicas que necesitan. Una política global no sería efectiva.

Harkness coincide, pero tiene esperanzas de que cuando los líderes miren al pasado, al menos puedan decir que han introducido mejoras. “Y en cada ciudad”, dice, “van a ser diferentes”.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *