Iberdrola felicita a Patricia Espinosa por el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2016.

Pasa la nota:

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y Patricia Espinosa, secretaria de la convención marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, celebraron ayer un encuentro en Oviedo. Fue unas horas antes de que Espinosa recibiera, en nombre de la Convención, el premio “Princesa de Asturias” de Cooperación Internacional. Iberdrola enmarcó el encuentro en su “compromiso” con la reducción de emisiones de CO2.

Iberdrola reafirma su compromiso de Iberdrola con la lucha contra el cambio climático

Iberdrola fue designada el 8 de septiembre de este año como la mejor empresa del sector de las utilities dentro del prestigioso Índice Dow Jones de Sostenibilidad

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán se reunió con la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, Patricia Espinosa, quien es la encargada de recoger hoy el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2016, otorgado a la propia Convención por más de dos décadas de trabajo con el fin de reducir la influencia humana en el aumento de la temperatura en la Tierra.

La reunión, previa a la ceremonia de entrega, viene a escenificar el firme compromiso de Iberdrola con la lucha contra el cambio climático y su apoyo al Acuerdo de París, alcanzado en la Cumbre del Clima que sirvió de marco para que la compañía anunciara sus ambiciosas metas en materia medioambiental: reducir su intensidad de emisiones en un 50% con respecto a las de 2007 para el año 2030 y a ser neutra en carbono en 2050.

Iberdrola fue designada el 8 de septiembre de este año como la mejor empresa del sector de las utilities dentro del prestigioso Índice Dow Jones de Sostenibilidad (DJSI), el principal referente global para medir la aportación de las empresas al desarrollo sostenible.

La compañía, que ha conseguido una puntuación global de 91 puntos en la edición 2016, continúa fortaleciendo su posición de liderazgo en su sector, en esta nueva revisión anual del ranking, gracias a una acertada estrategia uno de cuyos pilares básicos es la sostenibilidad.

Así, el DJSI ha reconocido a Iberdrola por sus políticas enfocadas, entre otros objetivos, a luchar contra el cambio climático; invertir en energías renovables; desarrollar el capital humano; cuidar de la biodiversidad; implicarse con los grupos de interés; gestionar la cadena de suministros; atraer y retener el talento, e implantar ciertos códigos de conducta.

Además, la empresa ha conseguido estar de nuevo entre las nueve eléctricas más sostenibles del mundo por su enfoque estratégico basado en el crecimiento internacional y el desarrollo de las energías renovables. Iberdrola cuenta con más 25.000 megavatios (MW) de capacidad mediante fuentes renovables de generación eléctrica y es el líder eólico mundial, con más de 14.700 MW de potencia instalada.

Por otro lado, Iberdrola es la única compañía eléctrica europea que ha sido incluida en las 17 ediciones del DJSI, clara muestra de su firme compromiso con la sosteniblidad y su estrategia, que sabe dar respuesta a los principales retos económicos, ambientales y sociales de la política energética nacional e internacional.

Contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Iberdrola ha incorporado los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), definidos por Naciones Unidas para el horizonte 2015-2030, a su estrategia empresarial y a su política de sostenibilidad, y es un referente por su contribución directa a los objetivos globales, destacando sus aportaciones en el campo de la energía y el cambio climático.

En este sentido, la empresa está comprometida con garantizar el acceso a una energía segura, sostenible y moderna para todos. Para ello, enfoca sus esfuerzos al suministro de energía segura, sostenible y no contaminante, lo que le ha convertido en un líder mundial en energía eólica. Además, cuenta con el programa Electricidad para Todos, a través del cual ya se ha dado acceso a suministro eléctrico a más de un millón y medio de personas en países en desarrollo y que tiene como objetivo alcanzar los cuatro millones en el año 2020.

Por otro lado, Iberdrola siempre ha mostrado su compromiso con la reducción de emisiones para combatir el cambio climático y avanzar hacia la descarbonización de la economía. La empresa se ha fijado como nuevo objetivo medioambiental lograr en 2030 una reducción del 50% de su intensidad de emisiones de CO2 sobre los niveles de 2007 y ser neutra en carbono en 2050.

Por las características de su mix de generación, su perfil de inversiones y los compromisos asumidos, Iberdrola está en posición de ser un referente en la contribución del sector eléctrico a la descarbonización de la economía mundial y en la consecución del objetivo de no superar un incremento de 2oC en la temperatura global a final de siglo con respecto a los niveles preindustriales.

El Manifiesto contra el cambio climático de Iberdrola, presentado en la Cumbre del Clima de París de 2015, sienta las bases de la compañía para frenar el calentamiento global. Además de su ambicioso objetivo de reducción de emisiones, la empresa plantea la necesidad de impulsar las tecnologías renovables sostenibles y eficientes.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *