Cómo mejorar su informe RSE 2020 después de la Pandemia

Los eventos que alteraron el mundo de los últimos meses con COVID-19 y sus impactos sociales y económicos podrían hacer que sea tentador desmarcar la importancia de los informes de sostenibilidad. Pero comunicar el informe RSE 2020 Hoy debe ser puntual.

 Muchas empresas se han enfrentado a graves desafíos: verse obligadas a despedir o suspender a un gran número de empleados, adaptarse a operaciones de trabajo remotas, enfrentar cadenas de suministro tensas e incluso repensar toda su estrategia 2020 ante una perspectiva económica incierta.

Sin embargo, demostrar resistencia en este 2020 y sus otros problemas ambientales, sociales y de gobierno será fundamental para asegurar a los inversores, empleados y otras partes interesadas que su empresa sigue siendo a prueba de futuro. Informar de manera cuidadosa y apropiada durante un momento de crisis es primordial. Durante este momento de gran interrupción, deberá modificar su enfoque para tener éxito.

Cómo desarrollar un informe RSE especial, después de la pandemia

Refuerza los datos en el informe RSE 2020

La narración basada en datos no es nada nuevo, aunque la incertidumbre en torno a COVID-19 ha hecho que respaldar las afirmaciones con hechos concretos sea más importante que nunca. En sus informes, demuestre liderazgo adoptando la transparencia y la coherencia, respaldados por datos , por supuesto, para mostrar cómo se ha desempeñado con aplomo durante esta crisis. Esto significa mostrar cómo sus acciones están apoyando a los empleados, clientes y las comunidades en las que opera .

Cuando cuente la historia sobre cómo COVID-19 ha impactado su negocio, no tenga miedo de mostrar las imperfecciones. Ninguna empresa va a escapar de esta crisis sin inmutarse, y los inversores y otras personas que lean su informe apreciarán mucho cómo logró mantenerse firme durante todo el proceso. Estas historias pueden servir como puntos de prueba de cómo sus inversiones en sostenibilidad le están ayudando a superar esta tormenta. Respaldar sus historias de sostenibilidad con datos sólidos agrega profundidad y abordará mejor los intereses de la cabeza y el corazón de sus lectores.

Sé simple.. sé responsable en tu informe RSE 2020

Menos es más. Si alguna vez hubo un momento para reevaluar su enfoque para informar, es ahora. A medida que su organización busca racionalizar y simplificar las operaciones en todos los ámbitos, debe pensar en cómo podría lograr sus objetivos de comunicación de sostenibilidad de una manera más eficiente. En lugar de un informe PDF tradicional cargado de historias de interés humano, considere un enfoque nuevo y adopte lo digital. Al crear un sistema dinámico de comunicación de informes en línea, puede actualizar convenientemente el 

back-end más de una vez al año y las partes interesadas lo examinan fácilmente.

Reenfoca tu audiencia

Seamos realistas: sus inversores son los únicos que realmente leen su informe de sostenibilidad. Si bien puede verse tentado a continuar atendiendo a todos sus públicos potenciales, ahora es un buen momento para centrarse en los inversores. Esto ayudará enormemente con sus esfuerzos para simplificar el contenido, ya que solo necesita enfocarse en las historias basadas en datos relevantes para los inversores.

Dale entrada al valor compartido

Una de las mejores maneras de infundir confianza en los inversores es mostrar cómo su empresa está preparada para aprovechar sus competencias básicas al servicio del bien público mundial durante la próxima crisis. Esta es una excelente manera de posicionarse como un ciudadano global: una calidad que los inversores aprecian. Tal como lo hemos visto con COVID-19, muchas compañías han respondido al llamado de pivotar o reorganizar sus negocios para producir productos y servicios necesarios para enfrentar la pandemia. En sus informes, es más importante que nunca demostrar cómo su empresa adopta el valor compartido en la búsqueda de un futuro más resiliente con usted y sus partes interesadas en mente.

Y, por supuesto, no podemos olvidar el recordatorio que la naturaleza nos dio durante el distanciamiento social global generalizado: que los humanos tienen impactos significativos en el medio ambiente. 

Durante el cierre de la economía, las emisiones de efecto invernadero están disminuyendo y la calidad del aire y el agua están mejorando. Sin embargo, como menciona la ONU , estos impactos positivos serán de corta duración si no creamos una economía más sostenible. Mostrar cómo su empresa forma parte de esta transición positiva es una forma segura de deleitar a los inversores.

Hay que pensar hacia adelante

Las interrupciones del negocio son inevitables, y sus inversores quieren saber cómo planea enfrentar la próxima crisis, ya sea otra pandemia o desastre climático. Su informe debe mostrar cómo su estrategia a largo plazo se enfoca en maximizar la resiliencia a los desafíos a corto y largo plazo. Esto incluye detalles sobre cómo respondió a COVID-19, los pasos en falso que hizo y las lecciones aprendidas, y qué procesos ha implementado para enfrentar desafíos similares en el futuro.

El futuro de los informes a partir del informe RSE 2020

Si bien aún es demasiado pronto para determinar cuán significativamente COVID-19 alterará la forma en que vivimos, trabajamos y hacemos negocios, es fundamental consolidar el lugar de su empresa dentro de este nuevo orden.

En todo caso, hemos aprendido a desafiar muchas de nuestras nociones preconcebidas sobre la mejor manera de hacer negocios. La verdadera prueba será si somos capaces de un cambio positivo dramático, incluso cuando no es estimulado por una pandemia global. Debemos resistir la tentación de volver a «los negocios como siempre». En todo caso, permita que esta experiencia sea una oportunidad para mejorar la forma en que informa. informe RSE 2020.

hoy en día tenemos acceso a una gran cantidad de información, por lo que es cada vez más sencillo saber qué es lo que pasa en ?cada rincón del planeta. Así como podemos conocer a un lord o ?a una lady en redes sociales, es igual de simple enterarnos de qué hacen ?y no hacen las empresas para impactar positivamente en su entorno.

La comunicación hoy en día se ha convertido en un eje fundamental no sólo para la estrategia del negocio, sino también para la de responsabilidad social (RS), ya que es igual de importante posicionar qué están haciendo para beneficiar a las comunidades o para reducir el impacto ambiental de sus operaciones, por ejemplo. Pero, realmente nos detenemos a pensar qué hay detrás de esos números. ¿Son correctas las acciones que están llevando a cabo? ¿Es mejor la cantidad o el impacto?

Para contestar estos cuestionamientos debemos partir de la base: ¿Por qué lo estamos haciendo? Esta pregunta puede tener una amplia variedad de respuestas, y si bien podemos pensar que todo lo positivo?suma, como empresa debemos encontrar realmente cuál debe ser el enfoque, el legado que queremos que la compañía deje en su entorno.

La responsabilidad social hoy en día es más que una causa social, es más que filantropía, es más que separar y reciclar: es un compromiso de la empresa hacia sus grupos de interés por hacer las cosas bien desde el inicio. Entonces, como empresa, ¿qué tengo que hacer para tener una estrategia que genere un impacto real? La respuesta es sencilla: escuchar a mis grupos de interés; pero, aunque la solución es fácil, la aplicación no siempre lo es.

5 pasos clave para generar una Estrategia de Responsabilidad Social que genere impacto positivo

Para generar una estrategia de RS que genere un impacto positivo en el entorno hay que seguir cinco pasos base: escuchar, planear, implementar, medir y comunicar.

  • Saber Escuchar: Define aquellos temas de enfoque prioritarios para la compañía mediante un diálogo con los actores clave de la empresa (por ejemplo: colaboradores, clientes, proveedores, comunidad, gobierno, entre otros). Esto permite conocer cuáles son las necesidades y prioridades del entorno y los impactos de la operación de la empresa.
  • Hay que Planear: una vez que se han seleccionado los temas de enfoque prioritarios hay que diseñar la estrategia de RS y programas a implementar. Esta etapa es crucial ya que más que sumarse a las tendencias hay que enfocarse en diseñar algo que realmente aporte a disminuir una problemática específica e ir más allá de acciones filantrópicas. Y lo más importante: establecer metas a corto, mediano y largo plazos; recordemos que la RS más que números, es el impacto que podamos generar.
  • Empezar a implementar: antes de salir a una implementación masiva es recomendable pilotear. Toma una muestra del universo de beneficiarios meta e implementa, esto te permitirá conocer en tiempo real las oportunidades de mejora de tus programas y reforzarlos para así asegurar resultados con un impacto positivo.
  • Nunca dejar de medir: lo que no se mide no se controla, frase muy usada pero que aun así sigue sin implementarse al cien por ciento. Una vez que ya estableciste tus metas en la planeación, mide en tiempo real, esto te permitirá saber qué tan eficiente está siendo tu programa y en dónde necesitas mejorar. No sólo midas cantidad, también mide calidad e impacto.
  • Día a día: Comunicar: esto lo puedes hacer desde la primera etapa, da a conocer qué estás haciendo, para qué, qué has logrado, qué falta por hacer y, lo más importante, genera un diálogo abierto con tus grupos de interés, esto te permitirá retroalimentar y fortalecer tu estrategia.