Ante necesidad de internet de banda ancha, comunidades rurales ponen manos a la obra

efectos salud red 5G

Con la pandemia, la internet de banda ancha confiable se ha convertido en una nueva necesidad. Las cooperativas están interviniendo donde Big Telecom no lo hará.

Las empresas de cable no lo harán, por lo que las zonas rurales de EU están construyendo su propia red internet de banda ancha

 Vivir lejos de un área urbana, donde se dispersan pequeñas poblaciones, tiene sus desafíos. La pandemia ha agravado enormemente un desafío continuo, la falta de una Internet confiable y buena

Entonces, con nueva urgencia y un esfuerzo inicial, las cooperativas que alguna vez electrificaron a las comunidades rurales están tendiendo millas de cables de fibra óptica para llevar Internet de alta velocidad a las comunidades rurales.

Internet es vital para la vida de todos. Pero es algo que pasa desapercibido para muchas personas.

Pero los problemas lentos de Internet no son solo un problema para los juegos o para ver tu serie favorita.  Esto va más allá… ell acceso a Internet significa tener atención médica, conectarse con la familia, adminsitrar tus finanzas, comprar o vender servicios, ganarse la vida, estudiar…

Cooperativas eléctricas por acceso a red internet de banda ancha

Ya en la década de 1930, las comunidades rurales establecieron cooperativas eléctricas de Estados Unidos para crear una fuente de electricidad estable y hacerles la vida más fácil. Aproximadamente una década después, agregaron el servicio telefónico. Ahora, hay alrededor de 840 de estas cooperativas en todo el país, y muchas de ellas están tendiendo millas de cable de fibra óptica para que su comunidad esté en línea. Con paralelismos históricos con la necesidad de electricidad de la era de la Depresión, la banda ancha es ahora el nuevo servicio esencial.

Si la gente no lo sabía antes (COVID-19): la banda ancha es ahora una necesidad

Él dice que las cooperativas eléctricas ya sirven a áreas rurales, caminos sin salida y tierras de cultivo. Cubren 2/3 de la masa terrestre del país con más de dos millones de millas de líneas de distribución eléctrica. Es una solución natural para ellos también proporcionar banda ancha.

La Cooperativa Eléctrica de New Hampshire es una que acaba de entrar en este campo. Seth Wheeler, su director de comunicaciones, escribió una vez un libro sobre las cooperativas eléctricas de la era de la Depresión. En ese momento, las comunidades rurales no pudieron persuadir a los proveedores de electricidad existentes para que cubrieran sus vecindarios, o se les cobraron cantidades exorbitantes. Entonces, las comunidades rurales construyeron su propia red eléctrica.

Eran, literalmente, agricultores y personas de las carreteras secundarias que no podían obtener electricidad. Se reunieron y organizaron la cooperativa, solicitaron préstamos y contrataron gente. Y muy pronto tuvieron cientos de millas de línea internet de banda ancha y se están conectando miembros de izquierda y derecha. La demanda de su servicio fue grande

Casi 19 millones de estadounidenses no tienen acceso a internet de banda ancha en la actualidad, la población del área metropolitana de Nueva York, pero se encuentra dispersa en grandes distancias. Como consultor, Klindt dice que se ha reunido con juntas de cooperativas de todo el país. Él ve de primera mano que la demanda de banda ancha está ganando velocidad debido a la pandemia. Los niños en casa están tratando de iniciar sesión y completar el trabajo escolar, compitiendo con los padres por su limitada conexión a Internet. Los dueños de negocios están transfiriendo sus servicios a la web. Y la telemedicina está ganando velocidad.

En los últimos tres meses, en esas reuniones, puedo sentir la diferencia en las juntas directivas. Lo ven como una necesidad ahora y piensan que es algo que ya no pueden ignorar o posponer”, dice.

En los últimos cinco años, Conexon ha trabajado con 200 cooperativas eléctricas. Cincuenta están construyendo redes de fibra en la actualidad. Han logrado instalar 2,500 millas de fibra por mes, conectando casi 15,000 hogares y negocios a internet de banda ancha cada mes.

Muchas cooperativas eléctricas necesitaban dinero del gobierno federal para comenzar. En 1935, el presidente Roosevelt lanzó la Administración de Electrificación Rural, que pasó a financiar más de 400 cooperativas. Ahora, las cooperativas están licitando fondos federales de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (CARES) para establecer una red de fibra óptica y poner a sus comunidades en línea.

Mississippi está experimentando una explosión de nuevos proyectos de banda ancha que se suman a las cooperativas eléctricas existentes. Hace unos 18 meses, solo una o dos cooperativas estaban haciendo esto. Ahora, con la Ley CARES destinada a la banda ancha, más de 15 cooperativas están construyendo una red de fibra óptica en el estado. Siete son clientes de Conexon. La mayoría de los proyectos llevan años, pero Klindt dice que 75 equipos están trabajando en sus cuatro proyectos de Mississippi: construir redes de fibra óptica lo más rápido posible para cumplir con la fecha límite de fin de año.

Creo que los estadounidenses rurales merecen la misma velocidad, acceso y tecnología que las personas que viven en la ciudad. Necesitan realmente red internet de banda ancha

Etiquetas: