Saltar al contenido

Importante invertir en Responsabilidad Social, para el bien de la organización y sus grupos de interés

Se llama Responsabilidad Social a la obligación/compromiso que los miembros de una determinada comunidad, sociedad, ya sea individualmente cada uno, o bien como parte de un grupo social, tendrán entre sí, así como también para con la sociedad o comunidad en su conjunto.

Promover la Responsabilidad Social Individual es un primer paso inteligente, porque la Responsabilidad Social Empresarial tendrá mayor sentido. La Responsabilidad Social Individual es la conducta ética del ciudadano para consigo mismo y con su entorno, y va mucho más allá del cumplimiento de obligaciones.

La inversión socialmente responsable es la incorporación de criterios éticos, sociales y ambientales al proceso de toma de decisiones de inversión, de modo complementario a los tradicionales criterios financieros de liquidez, rentabilidad y riesgo.

Responsabilidad social: ¿gasto o inversión?

Las tres variables de la Inversión en Responsabilidad Social:
  1. Rendimiento esperado: Tener claridad en la compensación obtenida por la inversión, su rentabilidad o impacto social positivo a largo plazo
  2. Riesgo aceptado: De no cumplirse la premisa anterior, cual es el beneficio mínimo que espero lograr y
  3. Horizonte de futuro: Planificación a corto, mediano y largo plazo de los beneficios durante el periodo de la inversión y una vez terminada la misma.

La Inversión de Impacto es una tendencia que ha ido creciendo en el mundo en los últimos años y viene un poco de la filosofía de que los problemas sociales y ambientales generalmente se atacaban de una manera filantrópica o existencialista, pero hoy en día se cree queel mejor modo de hacer frente a los problemasde esta naturaleza es con una visión de negocio o implementando un modelo de negocio que además de contribuir a que genere ganancias

La forma como opera este tipo de inversión es que una empresa privada se une a un proyecto social que al ser manejado como un negocio se vuelve autosustentable y genera ganancias las cuales se retornan a la compañía inversionista y ésta a su vez podría reinvertir parte del dinero para continuar apoyando dicho proyecto social