Saltar al contenido

La selva amazónica es el pulmón verde del planeta. Al parecer está perdiendo resistencia…

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los pueblos indígenas, como los yaulapití, son hoy los últimos guardianes de la selva: el joven jefe Tapi describe los cambios en el clima y las amenazas que se ciernen sobre su cultura y toda la región. Este documental muestra a través de impresionantes imágenes la lucha de los yaulapití por preservar su cultura y la biodiversidad de la selva.

En la Amazonia siempre han vivido cientos de grupos étnicos. Los yaulapití, que viven a orillas del río Xingú en Brasil, en el área protegida más grande para pueblos indígenas, llevan la delantera en la protección de la selva tropical, amenazada en todos los frentes. Su tierra es una verdadera reserva natural que abarca el diez por ciento del territorio nacional brasileño, lo que corresponde aproximadamente al tamaño de Alemania y Francia juntas. Los conquistadores europeos no veían la selva como un lugar sagrado, sino como un territorio más del que apoderarse.

Hoy en día, Brasil es el líder mundial en la producción de soya y cría de ganado. La agricultura es el enemigo más peligroso de la selva amazónica, seguido de los incendios. En 2016 se declaró la alerta roja, debido a la peor sequía en 50 años. Si no se controla, la selva tropical podría convertirse en una estepa.

Para comprender mejor el impacto del cambio climático en la región, los científicos erigieron un centro de investigación en medio de la selva. Para sus estudios, se basan en el conocimiento de los pueblos indígenas que se han ocupado de esta cuestión durante milenios. Tapi, el joven jefe de los yaulapití, describe los cambios en el clima y las amenazas que se ciernen sobre su cultura y toda la región. Además de Tapi, en este documental también toman la palabra algunos de los científicos.

La Amazonia proporciona un clima ideal para el desarrollo de animales, plantas y humanos. La población indígena conoce la riqueza que alberga la selva. Para la ciencia, estos recursos son una mina de oro. El futuro del planeta depende de la preservación de esta valiosa región. La naturaleza de la selva amazónica tiene también un significado espiritual para los pueblos indígenas. Los yaulapití continúan con sus ritos tradicionales a pesar de todas las dificultades y amenazas. Un año después de la muerte del viejo jefe, inician una ceremonia