Saltar al contenido

Cómo ahorrar energía con hábitos y productos para la eficiencia energética

21 agosto 2019

De acuerdo con cifras de la Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) y la Sener (Secretaría de Energía), la mayor parte de la energía consumida en los hogares es por la iluminación y el refrigerador, por lo que es importante contar con dispositivos eficientes en términos de energía, como focos ahorradores y refrigeradores con etiqueta amarilla.

Otro tip es identificar los “vampiros energéticos”, es decir, todos los aparatos electrónicos que, aunque no uses nunca se apagan y siguen gastando energía. Todos los equipos de control remoto, pantalla digital, que funcionan con baterías recargables o que tienen fuentes de poder externas son consumidores de energía de tiempo completo. Desconectarlos representará un ahorro de energía y dinero significativo, asegura la Profeco. Es altamante recomendable comprar ecotecnologías para el hogar que te beneficiarán en el bolsillo al consumir menos luz y agua. Y no sólo en el hogar, es importante considerar y valorar el ahorro energético en la industria

Algunos aparatos que se recomienda desconectar cuando no están en uso son: los televisores, reproductores de audio, horno de microondas, relojes despertadores, módem o el cargador de celular.

Ahorro energético en la industria

Importancia del ahorro de energía en la industria. Las ventajas del ahorro energético en la industria por tanto son la siguientes: Consumo eficiente de la energía. Reducción de impacto ambiental. Aprovechamiento de recursos naturales.

Un informe que analiza estos aspectos, y que ha sido publicado este lunes por el Foro Económico Mundial, afirma que los sistemas energéticos “son menos abordables (para los consumidores) y no son más sostenibles para el medio ambiente que cinco años atrás”.

De acuerdo a sus avances en esta materia, 54 países de economías avanzadas son calificados, en un índice en el que España ocupa la posición 27, por delante de Estados Unidos (28). El ránking lo lidera Suecia, seguido de Suiza y del resto de países nórdicos, mientras que las dos primeras grandes economías europeas que aparecen son el Reino Unido, en el séptimo puesto, y Francia en el octavo. Esta evaluación critica a las economías más importantes del planeta por su poca disposición para abordar los retos más importantes de la transición energética. Urge ya un compromiso real por la eficiencia energética. La transición energética se estanca en el mundo, según el Foro Económico Mundial.

En este sentido, el Foro Económico Mundial recuerda que los países que se ubican en las mejores posiciones del índice apenas representan el 2,6 % de las emisiones anuales globales.

Actualmente, menos de 1.000 millones de personas viven sin electricidad, lo que indica que el acceso ha aumentado año a año, pero esto se ha logrado en algunos casos a costa de imponer precios que no son asequibles para las capas más pobres en ciertos países.

Carbón

En relación al medio ambiente, el informe señala que el estancamiento en la transición energética tiene entre sus principales razones que el carbón sigue siendo utilizado masivamente para la producción de energía en Asia.

Las energías fósiles representan un 81 % del abastecimiento total de energía primaria, una proporción que se ha mantenido casi inalterada en las últimas tres décadas, según el informe.

Por primera vez en tres años, el consumo de carbón aumento en 2018, se agrega.

Ello explica que las proyecciones de emisiones de dióxido de carbono indiquen que éstas aumentaron en más de un 2 % en 2018, lo que de confirmarse habrá sido el nivel más alto desde 2014.

Latinoamérica y el Caribe es la región del mundo que consigue mejor puntuación en sostenibilidad medioambiental en el contexto de la transición energética gracias a su capacidad de generación hidroeléctrica.

“La integración regional de los mercados eléctricos, así como de infraestructura, electrificación y mobilidad (…) pueden contribuir a mayores mejoras”, recomienda el informe.