Saltar al contenido

Sólo el correcto lavado de manos elimina el COVID19

Ante el covid es necesario aprender y aplicar un correcto lavado de manos, la única práctica de salud y seguridad verificada

Cómo lavarse las manos

Cuidado al usar Lysol o antibacterial contra Covid19. No deben suplir al jabón. El coronavirus es ya una Pandemia. No hay vacuna ni tratamientos para sanar a los contagiados o evitar más contagios. El impulso colectivo es salir a realizar compras de pánico por mascarillas, desinfectantes Lysol, Gel antibacterial. Porque no se sabe los cuidados básicos para evitar la propagación del contagio. Pero mientras tenemos vacuna, hoy solo el correcto lavado de manos elimina el virus de nuestros cuerpos..

Lysol o Clorox no ayudan contra el Coronavirus. Hoy después de 3 meses de ver cómo el Corona Virus se multiplica. Han dado con un cuidado importante y básico para evitar su propagación: es el correcto lavado de manos lo mejor contra el covid19.

El poder del jabón. Ignaz Semmelweis, el médico que descubrió el poder de combatir las enfermedades del correcto lavado de manos en 1847… leer su historia al fina.

¿Por qué el jabón funciona tan bien en el Sars-CoV-2, el coronavirus y, de hecho, la mayoría de los virus?

De forma resumida, es porque el virus es una nanopartícula autoensamblada en la que el eslabón más débil es la bicapa lipídica (grasa).

El jabón disuelve la membrana grasa y el virus se desmorona como un castillo de naipes y muere, o más bien, deberíamos decir que se vuelve inactivo ya que los virus no están realmente vivos. Pero es importante realizar un correcto lavado de manos, con la rutina covid.

La cantidad de tiempo que pasa lavándose las manos marca la diferencia

El correcto lavado de manos se basa en que debes lavarte las manos durante al menos 20 segundos. Si tiene problemas para seguir la pista, intente tararear una parte de tu canción favorita como “Happy Birthday” dos veces antes de enjuagar.

Si no lo haces , puede ser peor ya que puede acelerar el proceso de lavado de manos puede provocar contaminación cruzada y una mayor enfermedad. Enseña a tus hijos el correcto lavado de manos.

Saber cuándo y cuánto tiempo lavarse las manos hace una diferencia en la frecuencia con la que usted y su familia se enferman, especialmente mientras el nuevo coronavirus está activo.

En un estudio en el lugar de trabajo, los empleados que fueron capacitados en prácticas de lavado de manos y saneamiento de manos utilizaron 20 por ciento menos días de enfermedad debido a una mejor higiene.

¿Cuándo deberías lavarte las manos? correcto lavado de manos

Para protegerse a sí mismo y a otros durante la pandemia de COVID-19, el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomienda tomar precauciones adicionales y reforzar el correcto lavado de manos en estas situaciones:

  • después de estar en un lugar público
  • después de tocar una superficie que pueda haber sido tocada frecuentemente por otros (pomos de las puertas, mesas, manijas, carritos de compras, etc.)
  • antes de tocarse la cara (ojos, nariz y boca en particular)

En general, los CDC recomiendan un correcto lavado de manos de manera rutinaria en las siguientes situaciones:

  • antes, durante y después de cocinar, especialmente al manipular pollo, carne de res, cerdo, huevos, pescado o mariscos
  • después de cambiar el pañal de un niño o ayudarlo con el entrenamiento para ir al baño
  • después de usar el baño
  • después de cuidar a su mascota, incluso alimentar, caminar y acariciar
  • después de estornudar, sonarse la nariz o toser
  • antes y después de administrar primeros auxilios, incluido el tratamiento de su propio corte o herida
  • antes y después de comer
  • después de manipular basura, reciclar y sacar la basura

También es aconsejable lavarse las manos y cambiarse de ropa después de llegar a casa por no estar en público, y lavarse las manos con frecuencia durante la jornada laboral.

Según los CDC, el escritorio de un empleado de oficina promedio está cubierto de más gérmenes que un asiento de inodoro en el baño.

También debes asegurarte de lavarte después de estrechar las manos en una función social o laboral, ya que el contacto mano a mano es una forma común de propagación de gérmenes.

Pasos adecuados para lavarse las manos

Aquí se explica cómo lavarse las manos de manera efectiva para ayudar a detener la propagación de virus y otros gérmenes:

  1. Comienza por abrir el agua y mojarte las manos. Muchas personas buscan el jabón como primer paso, pero humedecerse las manos primero produce una mejor espuma para la limpieza.
  2. Aplique jabón líquido, en barra o en polvo en las manos mojadas.
  3. Enjabona el jabón, asegurándote de extenderlo hasta tus muñecas, entre tus dedos, y en tus uñas y dedos.
  4. Frota tus manos juntas vigorosamente por al menos 20 segundos.
  5. Enjuague bien sus manos.
  6. Séquese bien las manos con una toalla de mano limpia y seca.

¿Qué tipo de jabón funciona mejor?

Cuando se trata de qué jabón es mejor usar, la respuesta puede sorprenderte. Los llamados jabones “antibacterianos” no necesariamente matan más gérmenes que los jabones normales.

De hecho, los jabones que contienen ingredientes antibacterianos podrían estar generando formas de bacterias más fuertes y resistentes.

Use cualquier líquido, polvo o jabón en barra que tenga disponible para lavarse las manos. Si se lava las manos con la frecuencia que debería, puede buscar un jabón que humedezca o marque como “suave” en la piel para evitar que se sequen las manos .

El jabón líquido puede ser más conveniente si lo mantiene en sus mostradores y fregaderos.

¿Porqué lavarse las manos es lo mejor contra el corona virus?

Para una explicación un poco más detallada, podemos empezar por saber que de los virus consisten en tres bloques de construcción clave: ácido ribonucleico (ARN), proteínas y lípidos.

Una célula infectada por virus produce muchos de estos bloques de construcción, que luego se autoensamblan espontáneamente para formar el virus. Críticamente, no hay enlaces covalentes fuertes que mantengan estas unidades juntas, lo que significa que no necesariamente necesita productos químicos fuertes para separar esas unidades. Cuando una célula infectada muere, todos estos nuevos virus escapan y luego infectan otras células. Algunos terminan también en las vías respiratorias de los pulmones.

Cuando te lavas las manos con agua y jabón, rodeas cualquier microorganismo de tu piel con moléculas de jabón. Las colas hidrofóbicas de las moléculas de jabón que flotan libremente intentan evadir el agua. En el proceso, se introducen en las envolturas lipídicas de ciertos microbios y virus, y las abren a la fuerza.

Lavarse con agua y jabón es un modo efectivo de destruir y desalojar a muchos microbios, entre ellos el nuevo coronavirus. Así secuestra tus células el coronavirus.

  • EL CORONAVIRUS tiene una membrana de moléculas oleosas de lípidos que está repleta de proteínas que ayudan al virus a infectar las células. Si te lo quieres imaginar es una forma redonda con picos (Glicoproteínas de espiga, que ayudan al virus a entrar a las células), ademas cuenta con una membrana grasosa.
  • LAS MOLÉCULAS DE JABÓN tienen una estructura híbrida con una cabeza que se adhiere al agua y una cola que la evade. (A simple vista si lo quieres imaginar se parece a un espermatozoide) Su Cabeza hidrofílica se adhiere al agua y su Cola hidrofóbica evita el agua, se adhiere al aceite y la grasa.
  • EL JABÓN ATRAPA LA MUGRE y los fragmentos del virus destruido en pequeñas burbujas llamadas micelas que se eliminan con el agua. Así se crean las micelas.
  • EL JABÓN DESTRUYE AL VIRUS cuando las colas hidrófobas de las moléculas del jabón se adhieren a los lípidos de la membrana y la abren.

Cuando te enjuagas las manos, todos los microorganismos que han sido dañados, atrapados y matados por las moléculas de jabón son arrastrados por el agua.

Entendido esto ya puedes comprender que…

Los desinfectantes para manos no son tan confiables como el jabón

Los desinfectantes con al menos el 60 por ciento de etanol actúan de manera similar, al derrotar a las bacterias y a los virus mediante la desestabilización de sus membranas lipídicas. Sin embargo, no pueden remover fácilmente los microorganismos de la piel. También hay virus que no dependen de membranas lipídicas para infectar las células, así como bacterias que protegen sus delicadas membranas con escudos resistentes de proteína y azúcares. Los ejemplos incluyen a las bacterias que pueden causar meningitis, neumonía, diarrea e infecciones de la piel, al virus de la hepatitis A, el de la polio, así como los rinovirus y los adenovirus (causantes frecuentes del resfriado común).

Estos microbios más resistentes generalmente son menos susceptibles a la masacre química del etanol y el jabón. Sin embargo, la limpieza vigorosa con agua y jabón puede expulsar a estos microbios de la piel, por lo que el lavado de manos es más efectivo que el desinfectante. El desinfectante a base de alcohol es un buen respaldo cuando el agua y el jabón no están disponibles.

¿Lysol te ayuda contra el Coronavirus?

¿Lysol mata el coronavirus (2019-nCoV)? Como se trata de un brote emergente, todavía no tenemos acceso al nuevo virus (2019-nCoV) para realizar las pruebas pertinentes. Los aerosoles y las toallitas desinfectantes para superficies de Lysol® han sido probados contra otras cepas de coronavirus como el Coronavirus Humano y el SARS-CoV, y se han encontrado que son efectivos eliminando estos virus sobre superficies no porosas. 

El 2019-nCoV es una cepa nueva, por lo que marcas como LYSOL o CLOROX todavía están trabajando con sus socios para garantizar la efectividad de nuestra gama de productos tan pronto como sea posible. Pero a hoy … nada es mejor más que el jabón!

El virus entra porque le abres la puerta

Durante el transcurso del día, todo tipo de virus y microorganismos se adhieren a nuestra piel provenientes de objetos y personas en el ambiente. Cuando sin darnos cuenta nos tocamos los ojos, la nariz o la boca —un hábito, según indica un estudio, que ocurre con una frecuencia tan alta hasta de cada 2,5 minutos— brindamos a los microbios potencialmente peligrosos un portal a nuestros órganos internos.

El lavado con agua y jabón es una de las prácticas claves de la salud pública que puede lentificar de manera significativa la tasa de contagio de una pandemia y limitar el número de infectados, lo que evita una sobrecarga desastrosa a los hospitales y las clínicas. Sin embargo, la técnica solo funciona si cada persona lava sus manos de manera frecuente y exhaustiva: genera una buena espuma, tállate las palmas y el dorso, frota tus dedos intercalándolos entre ellos, talla las puntas de los dedos contra las palmas y gira un puño jabonoso alrededor de tus pulgares.

El jabón es más que un protector personal; cuando se usa de la manera apropiada, se vuelve parte de una red de protección comunitaria. A nivel molecular, el jabón funciona al separar las cosas, pero a nivel de la sociedad, ayuda a mantenernos unidos. Recuerda esto la próxima vez que tengas el impulso de evitar hacer una parada en el lavabo: la vida de otras personas está en tus manos. LITERAL.

Nadie quiere tus gotitas de saliva, ni tu quieres las gotitas de otros en tu cara

Cuando tose, o especialmente cuando estornuda, pequeñas gotas de las vías respiratorias pueden volar hasta 10 metros. Se cree que los más grandes son los principales portadores de coronavirus y pueden alcanzar al menos dos metros.

Estas pequeñas gotas terminan en las superficies y a menudo se secan rápidamente. Pero los virus permanecen activos. La piel humana es una superficie ideal para un virus. Es “orgánico” y las proteínas y los ácidos grasos en las células muertas de la superficie interactúan con el virus.
Cuando toca, por ejemplo, una superficie de acero con una partícula de virus, se adherirá a su piel y, por lo tanto, se transferirá a sus manos. Si luego se toca la cara, especialmente los ojos, las fosas nasales o la boca, puede infectarse. Y resulta que la mayoría de las personas se tocan la cara una vez cada dos o cinco minutos.

Lavar el virus con agua sola podría funcionar. Pero el agua no es buena para competir con las interacciones fuertes y similares al pegamento entre la piel y el virus. El agua no es suficiente.

El agua jabonosa es totalmente diferente. El jabón contiene sustancias similares a las grasas conocidas como anfifílicos, algunas de las cuales son estructuralmente muy similares a los lípidos en la membrana del virus. Las moléculas de jabón “compiten” con los lípidos en la membrana del virus. Así es más o menos cómo el jabón también elimina la suciedad normal de la piel.

El jabón no solo afloja el “pegamento” entre el virus y la piel, sino también las interacciones similares a Velcro que mantienen juntas las proteínas, los lípidos y el ARN en el virus.

Los productos a base de alcohol, que incluyen casi todos los productos “desinfectantes”, contienen una solución de alcohol de alto porcentaje (típicamente etanol al 60-80%) y matan los virus de manera similar. Pero el jabón es mejor porque solo necesita una cantidad bastante pequeña de agua jabonosa, que, al frotar, cubre toda su mano fácilmente. Mientras que literalmente necesita remojar el virus en etanol por un breve momento, y las toallitas o frotar un gel en las manos no garantiza que empape cada rincón de la piel en sus manos de manera suficientemente efectiva

Por lo tanto, el jabón es el mejor, pero use desinfectante a base de alcohol cuando el jabón no sea práctico o práctico.

Además del jabón… Qué medidas nos ayudan a no contagiarnos?

Desinfecta todo!

Una bacteria puede durar hasta 24 hrs vivo en superficies de metal, vidrio o plástico… y todo lo que usas o tocas contiene estos materiales.

El celular, la computadora, las manijas de las puertas, el escritorio, las llaves … uf! Casi todo lo del diario así que … en estados críticos de epidemias y peor en pandemia: No toques todo y luego toques tu cara… mejor desinfecta todo lo que vayas a tocar o hayas tocado.

De forma frecuente desinfecta tu celular, computadora, teclado, mouse, todo lo que tocas o te presten o necesites tocar.

Tápate la boca!

Al toser, estornudar debes girar tu cara hacia el piso y taparte la boca con el antebrazo.

No saludes ni beses fuera de casa

En espacios públicos nada te garantiza que la otra persona no esté enferma o no sea portadora del virus. O quizá tú lo eres y aún no lo sabes.

A través de la saliva es cómo se contamina una persona a otra.. No des besos no saludes de mano! Evita también los abrazos.

Distanciamiento Social

Cuando el gobierno, las noticias y peor la OMS advierte de estado de epidemia.. evita viajar, evita los lugares públicos, evita los eventos masivos, evita los lugares cerrados y evita convivir con personas que provengan del extranjero.

El virus vivo sobrevive a través de la saliva y un portador es un dardo listo para atacar tu sistema inmune. No lo dejes entrar! Y mátalo ya sabes…

Lavándote las manos y desinfectando todo lo que vas a tocar o hayas tocado. Así de fácil se ataca al virus.Con un correcto lavado de manos.

Ignaz Semmelweis, el médico que descubrió el poder de combatir las enfermedades del lavado de manos en 1847

Una de las defensas de primera línea que las personas tienen contra la propagación del coronavirus puede sentirse decididamente de baja tecnología: lavarse las manos.

De hecho, fue el médico húngaro del siglo XIX Ignaz Semmelweis quien, después de estudios de observación, propuso por primera vez la idea de “higiene de manos” en entornos médicos.

El simple acto de lavarse las manos es una forma crítica de prevenir la propagación de gérmenes. Así es como Semmelweis, trabajando en una sala de obstetricia en Viena en el siglo XIX, hizo la conexión entre las manos sucias y la infección mortal.

Beneficios de limpieza, simbólicos y reales

La historia del lavado de manos se remonta a la antigüedad, cuando era en gran medida una práctica basada en la fe. El Antiguo Testamento, el Talmud y el Corán mencionan el lavado de manos en el contexto de la limpieza ritual.

El lavado de manos ritual parece haber tenido implicaciones para la salud pública. Durante la Peste Negra del siglo XIV, por ejemplo, los judíos de Europa tuvieron una tasa de mortalidad claramente más baja que otros. Los investigadores creen que el correcto lavado de manoss prescrito por su religión probablemente sirvió como protección durante la epidemia .

El correcto lavado de manos como prerrogativa para el cuidado de la salud no surgió realmente hasta mediados de 1800, cuando un joven médico húngaro llamado Ignaz Semmelweis realizó un importante estudio de observación en el Hospital General de Viena.

Después de desilusionarse con el estudio del derecho, Semmelweis se mudó al estudio de la medicina y se graduó con un título médico de la Universidad de Viena en 1844. Después de graduarse de esta prestigiosa institución, creía que podría seguir una práctica de elección. Solicitó puestos en patología y luego en medicina, pero recibió rechazos en ambos.

Semmelweis luego recurrió a la obstetricia, un área relativamente nueva para los médicos, anteriormente dominada por la partería, que era menos prestigiosa y donde era más fácil obtener un puesto. Comenzó a trabajar en la división de obstetricia del Hospital de Viena el 1 de julio de 1846.

La principal causa de mortalidad materna en Europa en ese momento era la fiebre puerperal , una infección, ahora conocida como causada por la bacteria estreptococo, que mató a las mujeres posparto.

Antes de 1823, aproximadamente 1 de cada 100 mujeres murieron en el parto en el Hospital de Viena. Pero después de que un cambio de política exigió que los estudiantes de medicina y obstetras realicen autopsias además de sus otras tareas, la tasa de mortalidad para las nuevas madres aumentó repentinamente al 7,5%. ¿Que esta pasando?

Finalmente, el Hospital de Viena abrió una segunda división de obstetricia, para ser atendida en su totalidad por parteras. La primera división, a la que se asignó Semmelweis, estaba compuesta únicamente por médicos y estudiantes de medicina. Rápidamente se hizo evidente que la tasa de mortalidad en la primera división era mucho más alta que la segunda.

Semmelweis se dispuso a investigar. Examinó todas las similitudes y diferencias de las dos divisiones. La única diferencia significativa fue que los médicos varones y los estudiantes de medicina dieron a luz en la primera división y las comadronas en la segunda.

Lavando gérmenes de los muertos

Recuerde que en este momento, la creencia general era que los malos olores, el miasma, transmitían enfermedades. Pasarían al menos dos décadas antes de que la teoría de los gérmenes, la idea de que los microbios causen enfermedades, ganara fuerza.

Semmelweis descifró el misterio de la fiebre puerperal después de la muerte de su amigo y colega, el patólogo Jakob Kolletschka. Kolletschka murió después de recibir una herida de bisturí mientras realizaba una autopsia a una mujer que había muerto de fiebre puerperal. Su autopsia reveló una infección masiva por fiebre puerperal.

Ninguna partera participó en autopsias o disecciones. Los estudiantes y los médicos regularmente pasaban entre autopsias y partos, y rara vez se lavaban las manos. Los guantes no se usaban comúnmente en hospitales o cirugías hasta finales del siglo XIX.

Al darse cuenta de que la solución de cloruro eliminaba los olores de los objetos, Semmelweis ordenó lavarse las manos en todo su departamento. A partir de mayo de 1847, cualquiera que ingresara a la Primera División tenía que lavarse las manos en un recipiente con solución de cloruro. La incidencia de fiebre puerperal y muerte posteriormente disminuyó precipitadamente a finales de año.

Desafortunadamente, como en el caso de su contemporáneo John Snow, quien descubrió que el cólera se transmitía por agua y no por miasma, el trabajo de Semmelweis no fue aceptado por todos . El jefe obstétrico, quizás sintiéndose eclipsado por el descubrimiento, se negó a volver a nombrar a Semmelweis a la clínica de obstetricia.

La negativa de Semmelweis a publicar su trabajo también puede haber contribuido a su caída. Con poco reconocimiento durante su vida, finalmente murió de las heridas sufridas en un manicomio vienés.

El campo médico ahora reconoce que el jabón y el agua corriente son la mejor manera de prevenir, controlar y reducir la infección . Pero la gente común y los trabajadores de la salud aún no siempre siguen las pautas de mejores prácticas .

El lavado de manos parece tener un aumento en el cumplimiento a raíz de los brotes de enfermedades. Tomemos el ejemplo del primer brote importante de SARS, que ocurrió en el Hospital Prince of Wales en Hong Kong en marzo de 2003. Las autoridades sanitarias informaron al público que lavarse las manos ayudaría a prevenir la propagación de la enfermedad, causada por un coronavirus. Después del brote de SARS, los estudiantes de medicina en el hospital tenían muchas más probabilidades de seguir las pautas de lavado de manos , según un estudio.

Sospecho que la pandemia actual de COVID-19 cambiará la forma en que el público piensa acerca de la higiene de manos en el futuro. De hecho, el asesor de coronavirus de la Casa Blanca y director del NIAID, Anthony Fauci, dijo que el ” correcto lavado de manos compulsivo absoluto ” para todos debe ser parte de cualquier eventual retorno a la vida previa a la pandemia.