Ciudades Resilentes, Inteligentes y Sustentables

Ciudades Resilentes, Inteligentes y Sustentables

Las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando y hoy son un 50% superior al nivel de 1990. Además, el calentamiento global está provocando cambios permanentes en el sistema climático, cuyas consecuencias pueden ser irreversibles si no se toman medidas urgentes ahora. Desarrollar ciudades resilentes, no sólo es conveniene…. es urgente

Tomando en cuenta los ODS (Objetivos del Desarrollo Sostenible) y que hoy el llamado a la Acción Climática no se puede ni debe ignorar. Ciudades Resilentes, Inteligentes y Sustentables.

Sabemos que se necesita una acción climática de transformación urgente contra el cambio climático. Nos atrevemos a decir que las ciudades C40 deben tomar aproximadamente 14,000 nuevas acciones climáticas para 2020! Lo más pronto posible y de manera efectiva. El objetivo: ciudades resilentes,

Beneficios de la acción climática para la prosperidad de ciudades resilentes

Beneficios de la acción climática urbana

Desde los trabajos ecológicos y el crecimiento hacia una vida más activa y feliz y agua y aire más limpios – tienen un impacto inmediato y tangible en la vida de las personas.

El difícil reto de la Ciudad para responder a la acción climática

Pero la creación de un caso para la acción climática es uno de los mayores retos que enfrentan las ciudades para llevar a cabo acciones climáticas urbanas con mayores ambiciones.

La habilidad para demostrar estos beneficios es un primer paso crítico para desbloquear las acciones climáticas. Las ciudades necesitan evidencia y herramientas para crear un caso más fuerte, para permitir avances en las escalas y la realización de las acciones climáticas requeridas.

Las acciones climáticas inclusivas presentan oportunidades para forjar una sociedad más equitativa, feliz y próspera, así como tener un ambiente positivo en ella.

ciudades resilentes

Las acciones climáticas inclusivas abordan varias prioridades principales simultáneamente ya que producen múltiples beneficios para todos los segmentos de la población que resultan en soluciones climáticas de mayor transformación.

Cómo responder a la Acción Climática en ciudades resilentes

El siguiente Manual de Acción Climática presenta cinco caminos innovadores para reducir las emisiones y los impactos climáticos. Es el paso a paso para la ciudad, la empresa o el gobierno que desea innovar y ser sustentable. Es un Manual para formar ciudades resilentes.

Abarca un conjunto integral de soluciones basadas en la ciencia, el manual expone las acciones que los gobiernos y las empresas pueden implementar y escalar, hoy.

Respuesta a la Acción Climática 2020

A pesar de la abrumadora evidencia y del consenso global que llevó al Acuerdo de París de 2015, la acción de los gobiernos y las corporaciones sigue muy retrasada respecto de lo que hace falta para mantener al planeta debajo de los dos grados centígrados de calentamiento, y muy lejos de lo que se requiere para mantenerse debajo de la meta de 1,5 grados que muchos países en desarrollo creen necesario para su supervivencia.

Sin embargo, todavía podemos cerrar la brecha entre lo que se ha prometido a la fecha y lo que el consenso científico marca como necesario. Muchas de las acciones que pueden tomar los países y corporaciones no son ningún misterio. Hay países por todo el mundo que ya están apuntando en la dirección de un futuro bajo en carbono. Muchas de estas vías muestran una gran promesa, y si fueran llevadas a una mayor escala e implementadas en múltiples geografías a la vez, podríamos ver un cambio real en nuestra trayectoria de reducción de emisiones y nuestras perspectivas de largo plazo respecto de la tendencia de calentamiento. 

Políticas Públicas de las ciudades resilentes

Las iniciativas exitosas a nivel local, nacional y global han demostrado que los esfuerzos de políticas públicas —una combinación de incentivos estratégicos, mandatos y financiación— pueden acelerar nuestra transición hacia un camino más sostenible para las personas y la naturaleza. La tecnología y las herramientas para limitar el cambio climático ya existen: lo necesario ahora es la voluntad política para llevar estas soluciones a escala rápidamente.

Poner precio al carbón, en las ciudades resilentes,

Los economistas de todo el espectro político generalmente coinciden en que la forma más rápida y más barata de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es poner un precio al carbono.

Un impuesto al carbono bien diseñado podría ser una forma relativamente sencilla de administrar, e incentivaría nuevas tecnologías que acelerarían la transición a las energías limpias. Y si fuera cambiado por otro impuesto –por ejemplo, una reducción a los impuestos corporativos- podría inclusive ayudar a que crecieran las economías nacionales.

A principios de 2019, Canadá se sumó a los países que implementan un precio nacional del carbono, uniéndose a otros cuarenta países que tienen ya sea un impuesto al carbono o un modelo de tasa y comercio. Desde que Gran Bretaña implementó un impuesto al carbono en 2013, dicho país se ha alejado de la generación de energía con carbón y ha visto una pronunciada caída en sus emisiones vinculadas a la energía. 

Hay iniciativas de ley y propuestas de otros grandes emisores que se están discutiendo, incluyendo en los Estados Unidos, y que tienen el apoyo de las principales compañías del mundo.

El mandato de energía limpia y emisiones en ciudades resilentes

La industria de la energía eléctrica se encuentra en un estado de rápida transformación, y en la próxima década, veremos una reinvención de cómo generamos, almacenamos, transmitimos y usamos la energía eléctrica. Se necesitan nueva infraestructura, nuevos modelos de negocio y nuevos servicios de energía para que la economía global pueda obtener el beneficio completo de estas nuevas oportunidades.

Durante años, la energía renovable en la forma de energía solar y eólica se consideró una opción interesante para obtener energía eléctrica, pero inviable debido a costos y confiabilidad. Puesto que el sol no siempre brilla, el viento no siempre sopla y el carbón y el gas eran mucho más baratos y producían energía confiable, las renovables no tuvieron tracción en el mercado.

Pero los tiempos han cambiado, la tecnología ha avanzado y es un nuevo día. Los paneles solares ahora producen energía en forma mucho más eficiente.

Las turbinas de viento han crecido en tamaño y producen mucha más energía. La tecnología para las baterías ha avanzado hasta el punto de que las instalaciones de renovables que usan energía solar o eólica y tienen almacenamiento pueden ofrecer energía eléctrica al mercado a costos que rivalizan o inclusive vencen los de los combustibles fósiles, incluyendo al gas natural. Se están explorando nuevas fuentes de energías renovables, incluyendo la geotérmica, la que usa la acción de las olas y otras innovaciones.

Electrificación y modernización de redes en ciudades resilentes

Las fuentes de energías renovables conducen a menores emisiones, aumentan las opciones del consumidor y crean empleos. Para desplegar y optimizar el uso de estos recursos innovadores y satisfacer la creciente demanda de electricidad sin dañar aún más la salud pública o nuestro medio ambiente, la red eléctrica debe modernizarse.

Entre muchos otros beneficios, la modernización de la red aportará una mayor resiliencia, una mayor confiabilidad, una mayor seguridad, un beneficio económico para los consumidores y una mayor sostenibilidad al sumar fuentes de energía más limpias y más eficientes. La legislación integral sobre la infraestructura y el ciclo anual de apropiaciones presentan oportunidades importantes para invertir en actualizar la red eléctrica.

Modernizar la red eléctrica y efectuar la transición hacia vehículos eléctricos ayudará a facilitar el tránsito hacia fuentes de energía renovables y otras fuentes que no dependan del carbono y dará fuerza al progreso que ya se ha logrado en la reducción de emisiones del sector de energía eléctrica.

Financiamiento para la innovación 

El liderazgo global en innovación energética ha avanzado una serie de prioridades de energía limpia a lo largo de las últimas décadas. En Estados Unidos, las inversiones federales han ayudado a generar industrias domésticas nuevas y lucrativas, han creado millones de empleos bien remunerados, aumentado la seguridad energética, mejorado la influencia de la nación a nivel global y han reducido las emisiones. Si bien el rendimiento de la inversión ha sido impresionante, todavía hay un enorme potencial sin explotar en este sector.

Se necesita un financiamiento federal robusto y bien dirigido para realizar actividades vitales de investigación, desarrollo y demostración.

Los esfuerzos con apoyo federal continúan reduciendo los costos de tecnologías avanzadas para la generación y almacenamiento de energía eólica, solar; mejorar la eficiencia de edificios, plantas generadoras, vehículos ligeros y pesados, redes eléctricas y procesos e instalaciones de fabricación; para acelerar el desarrollo de combustibles bajos en carbono y tecnologías de energía nuclear baratas y resilientes, y para destrabar oportunidades para capturar y almacenar carbono, o para usarlo para fabricar productos valiosos.

Finanzas Innovadoras

La transformación de los sistemas que están impulsando la crisis climática requerirá una financiación sustancial, pero las consecuencias de la inacción también son costosas. Afortunadamente, han surgido muchos modelos financieros innovadores para facilitar los esfuerzos de mitigación y adaptación climática, e incluso crear nuevas oportunidades de mercado para la inversión en la naturaleza y en las comunidades que dependen de ella.

Bonos azules para la conservación

El cambio climático, combinado con otras amenazas como la contaminación o la sobrepesca, ha puesto a los océanos en un estado alarmante y, al mismo tiempo, ha puesto en peligro a las comunidades costeras.

Las tormentas cada vez más severas y la mayor acidez de los océanos llevan los arrecifes de coral a la extinción, y la pérdida de esos arrecifes y otros hábitats costeros, como los humedales, los manglares y los arrecifes de moluscos dejan a las comunidades costeras en situación más vulnerable ante los impactos de tormentas y del aumento del nivel del mar. Para muchas islas y naciones costeras, esto es cuestión de vida o muerte.

Los líderes de estas naciones quieren proteger los océanos, pero en demasiadas ocasiones tienen problemas para manejar la deuda de sus países y no pueden invertir en los esfuerzos de conservación que harían más sostenibles y resilientes a sus ambientes y sus economías.ciudades resilentes.

Los Bonos Azules para la Conservación son una oportunidad para que las naciones isleñas y costeras reinviertan en sus recursos naturales. Los mismos permiten refinanciar la deuda nacional de forma tal que se asegure el financiamiento para la conservación que a su vez también beneficia a sus economías.

Asegurar la infraestructura natural en ciudades resilentes

Se estima que  840 millones de personas en el mundo viven en zonas de riesgo de inundaciones costeras, y la salud de sus economías está directamente relacionada con la salud de los ecosistemas costeros. Los sistemas naturales, como los arrecifes de coral, las playas y los humedales, son muchas veces nuestra primera línea de defensa contra las tormentas. Un arrecife coralino sano puede reducir hasta el 97% de la energía de las olas antes de que llegue a la costa, además de proporcionar una fuente de actividades económicas a través de la pesca, el turismo y otras industrias. Sin embargo, los arrecifes de coral pueden ser dañados por las tormentas severas, especialmente los que ya están debilitados por la contaminación, la enfermedad, la sobrepesca y el blanqueamiento, lo que reduce enormemente la protección que ofrecen a las comunidades costeras.

En 2005, la costa caribeña de México fue azotada por dos huracanes, caudando daños por valor de $8.000 millones de dólares y llevando al cierre de varios hoteles y otros negocios en Cancún por  tiempo suficiente como para causar aún mayor impacto económico. Sin embargo, los hoteles y las playas en Puerto Morelos sufrieron menos daños que otras áreas en el estado de Quintana Roo. Análisis posteriores mostraron una importante conexión: Puerto Morelos estaba protegido por una sección intacta del sistema de arrecifes de coral de Mesoamérica.

Este conocimiento condujo al desarrollo del Fideicomiso de Manejo de la Zona Costera, a través de una colaboración del gobierno del estado de Quintana Roo, en México, TNC y otros socios de la comunidad científica. El fideicomiso recibe los impuestos recolectados por la industria del turismo, que pueden ser usados para financiar el mantenimiento y los esfuerzos de restauración de 60 kilómetros de arrecifes y playas en las áreas de Cancún y Puerto Morelos. Además de financiar el trabajo de conservación ya en curso, el fideicomiso también se usará para comprar una póliza de seguros que se activará cuando los fenómenos climáticos extremos golpeen la zona del arrecife, pues los arrecifes pueden ser dañados cuando los vientos superan los cien nudos. Los fondos liberados se pueden usar para las actividades de conservación que ayuden a recuperar el arrecife, y devolverle toda su capacidad protectora con mayor rapidez.

Este sistema de financiamiento innovador –el primero de su tipo- ayudará a proteger una industria turística valorada en $10.000 millones de dólares, a mejorar la resiliencia climática e impulsar la economía regional, a impulsar la conservación de un valioso patrimonio natural  y a crear un nuevo mercado escalable para la industria de los seguros, un modelo que podría ser aplicado a otras regiones y ecosistemas por todo el planeta. 

Soluciones Climáticas Naturales

Los bosques, las praderas y los humedales del mundo tienen la capacidad de almacenar y reducir las emisiones de carbono, si se mantienen saludables. De hecho, las soluciones climáticas naturales podrían aportar más de un tercio de las reducciones de emisiones necesarias para 2030, pero actualmente reciben menos del 3,6% de la financiación climática. Esta enorme oportunidad no solo puede ser rentable: incluso puede ser lucrativa.

Reducir la deforestación

Como motor importante del cambio climático, la deforestación sigue siendo un enorme problema global. En 2016 el mundo perdió más de 29,7 millones de hectáreas de cobertura forestal, un área casi del tamaño de Italia.

Los desafíos actuales para impedir la deforestación son tanto políticos como económicos. Evitar la deforestación requerirá ofrecer incentivos a gran escala y mecanismos regulatorios para abordar las principales fuentes de deforestación, como la ganadería en el Amazonas o la producción de aceite de palma en Indonesia.

En Indonesia, una moratoria de 2016 al drenaje de los bosques de turberas llevó a una caída del 60% de la deforestación en el lapso de un año, lo que implica una reducción de emisiones de 200 millones de toneladas de dióxido de carbono.

En Brasil, una mayor gobernanza forestal, monitoreo satelital y el cumplimiento de regulaciones vinculadas a la deforestación en la producción de soja y la ganadería, lograron reducir la tasa de deforestación en un 70% entre 2005 y 2013. La “desaceleración de la deforestación” de Brasil ayudó, por sí sola, a evitar la emisión de 3.200 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Mientras que los recientes cambios políticos han ralentizado los esfuerzos de protección frente a la deforestación en Brasil y otras geografías clave, la hoja de ruta mencionada sigue ofreciendo un impacto real en mitigación.

Sin embargo, enfocarse en una sola región no será suficiente. Cuando la pérdida de bosques se evita en una región, muchas veces se “trasplanta” a otra parte del mundo. Para prevenir la deforestación debemos asumir un enfoque integrado y global. Con todo, esos ejemplos regionales demuestran su eficacia como solución y podrían allanar el camino para un avance internacional para evitar la deforestación. 

Reforestación

La reforestación es la oportunidad de mitigación climática basada en la naturaleza más grande, y ofrece agua más limpia, aire más puro, control de inundaciones y suelos más fértiles, por no mencionar los productos de madera, no maderables y frutales que pueden obtenerse a través de prácticas de manejo sustentable.

Grandes porciones de los bosques templados y tropicales han sido derribados por la actividad humana. Muchos de esos terrenos están siendo usados comercialmente para producir alimentos, pero muchas otras tierras deforestadas están degradadas y son buenas candidatos para una reforestación rentable. Reforestar estas tierras degradadas podría capturar miles de millones de toneladas de dióxido de carbono sin afectar la producción de alimentos.

En algunos casos, la reforestación podría ser muy barata y tan simple como no quemar una tierra de pastura marginal y permitir que los bosques se regeneren naturalmente. En otros casos, la reforestación puede requerir la siembra activa de árboles y su cuidado a largo plazo conforme crecen, una forma relativamente cara de captura sobre el terreno. Pero podemos aprovechar incluso esta oportunidad de mayor costo creando los incentivos financieros para plantar árboles –miles de millones de ellos- y creando nuevos mercados para productos forestales y maderables sostenibles. 

Manejo forestal responsable 

Muchos de los bosques naturales del mundo proporcionan productos maderables críticos para la vida y el sustento de las personas. Detener toda la tala de los bosques lograría el máximo de captura de carbono, pero eso no es realista, y quizá ni siquiera sea necesario.

Mejorar las prácticas de manejo forestal permite que los bosques naturales almacenen más carbono mientras que mantienen la producción de madera a largo plazo. La extracción de madera ciertamente debe detenerse en algunos lugares muy sensibles, pero la producción perdida puede compensarse con nueva producción de madera en tierras reforestadas.

Extender los ciclos de extracción, por ejemplo, permite que los árboles crezcan más antes de que sean talados, lo cual aumenta el promedio de carbono acumulado por el bosque en su conjunto. Las prácticas extractivas de impacto reducido, como el uso de cables y tornospueden evitar los daños a los árboles en crecimiento. La vegetación circundante puede podarse para permitir que los árboles crezcan más y más rápido. Implementar estas técnicas puede permitir que los bosques de bajo manejo capturen más carbono. Estas mejores prácticas para el manejo de los bosques naturales pueden aplicarse de una u otra forma en 1.900 millones de hectáreas de bosques productores de madera en todo el mundo –un área equivalente al doble del tamaño de los Estados Unidos.

Recientemente se anunció un proyecto de manejo forestal en los campos carboneros de Kentucky, Tennessee y Virginia, que protege más de 100.000 hectáreas de bosques locales y permitirá mejoras en la salud de los bosques, al tiempo que se generarán ingresos a través de la venta de madera certificada por el Forest Stewardship Council, además de captura de carbono y actividades recreativas. El proyecto demuestra cómo el sector privado, el gobierno y las ONG pueden colaborar para proteger el hábitat de la biodiversidad, asegurar que haya agua limpia para la gente y la naturaleza y capturar carbono atmosférico para mitigar el cambio climático, todo ello mientras se fomentan importantes inversiones en las economías locales. 

Mejorar la salud de los suelos

Mejorar la salud de los suelos en los terrenos agropecuarios puede generar beneficios económicos y de conservación, además de mitigar la creciente amenaza del cambio climático. Un suelo saludable es la piedra angular de la vida en la tierra, ya que facilita la biodiversidad del ecosistema, una amplia producción alimentaria, la filtración y el almacenamiento de agua y el secuestro de carbono.

Los avances recientes en tecnología agrícola a lo largo del último siglo han permitido a los agricultores alimentar a una población que ha pasado de menos de 2.000 millones de personas a más de 7.000 millones hoy en día. Sin embargo, a lo largo del mismo periodo, el suelo manejado para propósitos agropecuarios se ha degradado y ha perdido hasta un 60% de su contenido original de carbono orgánico solamente en Estados Unidos. 

En 2015, un estudio de TNC sobre la salud de los suelos estadounidenses sugirió que adoptar prácticas de salud de suelos en todos los sembradíos de maíz, soja y trigo de los Estados Unidos podría generar cerca de $50.000 millones de dólares en impactos ambientales y sociales cada año. 

Una mejor gestión del suelo ofrece beneficios ambientales tangibles y oportunidades para los productores agropecuarios , incluyendo un potencial de ganancias importante. Mejorar la infiltración y la capacidad de almacenamiento del agua, por ejemplo, puede reducir significativamente las necesidades de irrigación, reducir la contaminación y mejorar la absorción de nutrientes de las plantas, lo cual puede reducir los costos de los insumos, reducir amenazas a las cosechas, como  las enfermedades y las pestes. Con el tiempo, estas prácticas reducen el riesgo de perder cosechas por estos factores y pueden traer un aumento material en las cosechas, tanto en calidad como en cantidad.

Por demasiado tiempo hemos ignorado el recursos tan importante que tenemos bajo nuestros pies. Es hora de tratar a los suelos como lo que son: el cimiento del mundo. 

Economía Azul por Océanos limpios

El océano ha absorbido el 90% del exceso de calor emitido desde 1970, pero no sin consecuencias. El aumento de la temperatura perjudica su capacidad para realizar servicios esenciales de regulación climática de los que depende el mundo. Pero si bien el colapso de los ecosistemas marinos nos afecta a todos, las comunidades costeras están especialmente en peligro. La restauración del océano es fundamental para apoyar tanto la resiliencia costera como los miles de millones de personas que dependen de ella.

Carbono azul

Los impactos del cambio climático se están acelerando en todo el mundo, pero quizá sea especialmente rápido para las islas y las zonas costeras. De hecho, estudios recientes sugieren que más de mil islas tropicales con poca elevación sobre el nivel del mar corren el riesgo de quedar inhabitables para mediados de siglo, conforme el aumento del nivel del mar traiga olas más fuertes, acuíferos inundados por agua salada y, eventualmente, su hundimiento completo.

Al observar el rol que la naturaleza puede jugar en la acción climática, el carbono forestal atrae muchas veces la mayor parte de una atención de por sí limitada. Sin embargo, los humedales costeros –las sabanas inundables, las praderas marinas y los manglares- capturan miles de millones de toneladas de carbono de nuestra atmósfera con una concentración de hasta cinco veces más que los bosques terrestres.

El carbono capturado y almacenado en estos humedales costeros es llamado “carbono azul”, y también debería ser una parte más importante en esta conversación.

Los humedales costeros también ofrecen otro beneficio que los distingue de otras soluciones de mitigación climática: protegen las costas al absorber la energía de las olas y ofrecer protección frente a las tormentas, muchas veces a costos menores que la infraestructura construida o “gris”, como los rompeolas o las esclusas. Investigaciones de TNC ilustran cómo la resiliencia costera basada en la naturaleza puede ahorrar a las comunidades cientos de millones de dólares cuando los golpea el clima severo, reduciendo el daño de las inundaciones hasta un 29%.

Desafortunadamente, los humedales se están perdiendo a un ritmo alarmante –más que ningún otro hábitat- debido a la actividad humana. Los expertos estiman que la cantidad de dióxido de carbono emitido anualmente por los humedales degradados es de en torno a los 450 millones de toneladas, lo cual es más que las emisiones de Australia en 2016. Proteger y restaurar los sistemas de carbono azul del mundo será clave.

Si los humedales costeros fueran restaurados a su tamaño de 1990, tendrían el potencial para aumentar la captura anual de carbono en 274 millones de toneladas anuales, compensando la quema de más de dos mil millones de barriles de petróleo. A esto hay que añadir las decenas de millones de toneladas de emisiones de carbono que podrían evitarse si no se perdieran más humedales y el impacto global de la conservación y restauración de los humedales costeros se hace innegable. 

El rol de la naturaleza en la construcción de la resiliencia

Mientras que gran parte de las soluciones basadas en la naturaleza expuestas hasta ahora han ofrecido principalmente beneficios de mitigación, sería muy corto de miras no discutir el rol que la naturaleza puede jugar en ayudar a las comunidades vulnerables a reducir los riesgos asociados con los impactos del cambio climático que ya está ocurriendo. 

En Estados Unidos, de 2005 a 2015, tan solo cinco huracanes importantes causaron más de 2.200 muertes y en torno a los $230.000 millones de dólares en daños. En promedio, las pérdidas por las inundaciones en dicho país han aumentado a paso constante hasta llegar a cerca de $10.000 millones de dólares anuales, haciendo que el Programa Nacional de Seguros ante Inundaciones tenga una deuda de $24.000 millones de dólares. 

Para contrarrestar estos riesgos y los costos crecientes, necesitamos mejores soluciones, más baratas y más inteligentes, y muchas de nuestras mejores soluciones son también más ecológicas. Necesitamos realmente de ciudades resilentes. Las naciones, las comunidades y las empresas están reexaminando los sistemas naturales y su potencial para satisfacer necesidades económicas, ambientales y de seguridad.

Las costas vivas utilizan una combinación de materiales estructurales y naturales como los humedales, los pantanos, las dunas de arena, los manglares o los arrecifes de coral, combinados con troncos de fibra de coco, arena y piedras. Estos pueden reducir la intensidad de las olas, prevenir la erosión y ofrecer una serie de beneficios económicos y ambientales. Un arrecife de coral sano, por ejemplo, puede reducir el 97% de la energía de las olas antes de que golpee la orilla, protegiendo a la gente y la propiedad. Además, pueden ofrecer a las comunidades beneficios adicionales, como oportunidades recreativas mejoradas, mayores ingresos por el turismo, mejores hábitats para la vida silvestre y una mejor calidad del agua. 

Específicamente, al mejorar la calidad del agua, hacer más confiables los flujos de agua cuenca abajo y contribuir a la seguridad alimentaria, la protección de las fuentes de agua puede llevar a las comunidades a ser menos vulnerables.

Sobre la construcción de ciudades resilentes

Más aún, un plan de protección de fuentes de agua basado en ciencia y concentrado en la adaptación puede identificar prioridades para la protección a futuro, para la restauración y para el manejo con base en los modelos climáticos. Estas áreas futuras de implementación pueden ser muy diferentes de aquellas sobre el terreno hoy en día.

La necesidad y la oportunidad de construir resiliencia a través del manejo del agua y de la tierra es cada vez más evidente para muchos gobiernos.

Desarrollo Inteligente

Una población mundial en crecimiento requerirá más recursos, pero el uso estratégico de la tierra puede garantizar que las áreas naturales permanezcan protegidas.

Las políticas, la planificación y los incentivos pueden conducir a los tomadores de decisiones e inversionistas a ubicar nuevos proyectos, incluida la infraestructura energética y la urbana, en los lugares correctos. El desarrollo inteligente es el desarrollo de ciudades resilentes.