Saltar al contenido

Son las semillas lo más valioso para la humanidad

Las semillas son fundamentales tanto para nosotros como para toda la vida del planeta puesto que son el germen de una nueva planta. Para los pueblos originarios una semilla representa un cúmulo de saberes ancestrales.

Beneficios de ajo

Resulta que si te preguntarás Cuál pudiera ser el material más valioso para la humanidad… el valor del oro está muy lejos de serlo. Son las semillas son fundamentales tanto para nosotros como para toda la vida del planeta puesto que son el germen de una nueva planta. Para los pueblos originarios una semilla representa un cúmulo de saberes ancestrales. 

Sólo imáginate un mundo sin semillas! Sería un mundo sin alimentos.. ! Ya estás comprendiendo porque es lo más valioso para la humanidad, verdad? Qué estamos haciendo para protegerlas?

Es hora de cuidar y almacenar semillas.En todo el mundo, para toda la humanidad las semillas son poderosas porque son verdaderamente “vida latente” y  fuentes de alimento en potencia.

Las semillas son esenciales para la supervivencia de la humanidad. 

Lo más valioso para la humanidad

Importancia de las semillas y cómo resultan ser lo más valioso para la humanidad

Cuando compramos frutas o verduras, se nos hace normal tirar las semillas… claro no pasa nada. A fin de cuentas en algún lado una de ellas germinará…. Pero seguramente, la próxima vez que veas una semilla, ya la valorarás más al verlas como un insumo básico.

Semillas en resguardo en un bunker

El único lugar del mundo en el que absolutamente todos los países se ponen de acuerdo se llama Svalbard Global Seed Vault. Es un enorme búnker excavado a 150 metros en una montaña helada de la isla noruega de Spitsbergen. Recibe muchos nombres, entre ellos el ‘Arca de las semillas’ o ‘La bóveda del fin del mundo’, y se trata de un enorme y remoto semillero en el que el planeta entero ha puesto sus esperanzas. En este lugar se resguarda lo más valioso para la humanidad: las semillas.

Svalbard Global Seed Vault recoge más de un millón de especies de semillas diferentes de países de todo el mundo.

Fundado en 2008 a iniciativa del gobierno noruego, cada vez son más los países que depositan allí su banco de grano cultivable. Comparten estancia semillas de Estados Unidos, de Etiopía o incluso la hermética Corea del Norte. Por el momento, un millón de variedades diferentes en sus respectivos paquetes. El objetivo de esta iniciativa internacional es preservar las semillas que nos sirven de alimento ante la pérdida de biodiversidad que ya estamos padeciendo, y una probable catástrofe planetaria.

Este búnker es también uno de los lugares más seguros del mundo. Su estructura resiste seísmos, actividad volcánica, radiación, tsunamis y todo tipo de catástrofes naturales. Las semillas se mantienen a una temperatura estable de -18 grados centígrados y, en caso de fallo eléctrico, el permafrost (esto es, la capa de hielo) que lo rodea haría las veces de refrigerante natural. Si se diera un conflicto bélico, se ha firmado un tratado internacional que califica este territorio como zona desmilitarizada.

Cómo puedes conservar semillas

  1. Selecciona las mejoras semillas. Guarda las semillas de los mejores frutos (el fruto del que extraigas las semillas debe estar maduro), así también busca que tus semillas sean de tamaño promedio, que estén completas y en buen estado.
  2. Limpia las semillas. Para poder guardar las semillas debes lavarlas con agua o limpiarlas cuidadosamente con un trapo húmedo y limpio.
  3. Seca las semillas.  Las semillas deben estar completamente secas para una correcta conservación; éstas no deben contener humedad dado que podrían germinar, pudrirse o propiciar hongos. Puedes ponerlas unos días sobre servilletas en un lugar ventilado para que la humedad se evapore. Si quieres usar la luz del sol, no expongas las semillas de manera directa ya que las altas temperaturas podrían estropearlas.
  4. Almacena tus semillas en frascos de vidrio, los cuales deben estar completamente secos y limpios. Es importante cerrarlos bien para que no entre humedad.
  5. Conserva tus frascos en un ambiente fresco; o sea, una temperatura que oscile entre los 2 °C y los 16 °C.
  6. Mantén tus frascos en un lugar oscuro o con poca luz. Las semillas deben conservarse en sitios alejados de la luz.
  7. Etiqueta tus frascos. Es muy importante poner etiquetas en los frascos que refieran toda la información de nuestras semillas como el nombre común, el nombre científico y la fecha de recolección.