Saltar al contenido

Los gigantes de la comida rápida pueden poner un alto a la destrucción de la Amazonia

De acuerdo con los más recientes datos publicados este 3 de septiembre por el Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil, INPE por sus siglas en portugués (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais) [1], cerca de 2,5 millones de hectáreas de tierra, incluida una nueva y significativa deforestación, se quemaron en la Amazonía brasileña durante agosto. El número de incendios en la Amazonía brasileña aumentó en un 111% desde el comienzo de la presidencia de Bolsonaro.

Las empresas de comida rápida son usuarios importantes de los productos que impulsan la deforestación en Brasil: carne de res y soja (utilizada en la alimentación animal)[3]. También contribuyen con una nueva demanda al comercializar agresivamente productos cárnicos en mercados emergentes y en todo el mundo [4]. McDonald’s, Burger King, KFC y otras compañías de comida rápida tienen políticas de deforestación cero, pero no cumplen con estos compromisos.

En otros sectores, VF Corporation, propietaria de Timberland y The North Face, anunció que suspenderá las compras de cuero de Brasil hasta que “los materiales utilizados en nuestros productos no contribuyan al daño ambiental en el país” [5]. Las firmas de inversión Nordea Asset Management,  Storebrand ASA y el fondo de pensiones KLP anunciaron actividades para monitorear o limitar las inversiones en Brasil [6].

Esto es una crisis. No podemos proteger el clima sin la Amazonía. Las empresas no pueden darse el lujo de permanecer en silencio. Burger King, McDonald’s y KFC deben tomar una posición contra el aumento de la destrucción de los bosques bajo el mandato de Bolsonaro, por el bien de los pueblos indígenas de Brasil y de todos en el planeta.-dijo Minami.

Si deseamos salvar la Amazonia (y el planeta entero) … Podemos y debemos comer menos carne y productos lácteos como una forma de aliviar la presión a largo plazo sobre el Amazonas y otros ecosistemas amenazados.