Saltar al contenido

Conoce a los cinco líderes en la lucha contra las emisiones del transporte

El olor de los gases de escape es desagradable e insalubre, y se sabe que afectan la inteligencia y el bienestar general del ser humano. Aun así, millones de personas en todo el mundo se ven obligadas a inhalar vapores nocivos todos los días mientras van al trabajo, la escuela o simplemente salen de sus hogares.

La contaminación del aire conduce a la muerte prematura a causa de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer, y también puede producir infecciones respiratorias bajas. En 2016, la contaminación del aire en interiores y exteriores causó un estimado de 7 millones de muertes en todo el mundo según el informe Measuring Progress (Medición del progreso) de ONU Medio Ambiente, publicado recientemente.

Las emisiones del transporte representan una proporción significativa de la contaminación del aire en las ciudades, lo cual varía enormemente según la ubicación. Puede ser la mayor o menor fuente de contaminación del aire, pero de todas formas sus efectos son devastadores.

Esta es la razón por la cual los gobiernos locales y nacionales están tomando más medidas para mejorar la calidad del aire urbano mediante sistemas de transporte público más inteligentes, algunos de los cuales incluyen vehículos eléctricos o transporte con cero emisiones.

En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el mundo se comprometió “reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del aire, el agua y el suelo” (Objetivo 3.9). Para que la transformación se sienta a tal escala, se requerirá una combinación de cambio de comportamiento, persuasión, perseverancia y voluntad.

A continuación, compartimos cómo líderes de distintas partes del mundo están impulsando la transición hacia un sector de transporte terrestre más limpio y sostenible.

Sadiq Khan, alcalde de Londres

Khan impulsó la creación de una zona de emisiones ultra bajas en el centro de Londres, la cual entró en vigor el 8 de abril de 2019 y se expandirá a las carreteras circulares del norte y del sur a partir de octubre de 2021. También se aplicarán estrictos estándares de emisiones a autobuses, autocares y camiones en todo Londres desde octubre de 2020. Ambos esquemas conducirán a reducir las emisiones en Londres y a beneficiar para 2021 a 100.000 residentes de zonas donde actualmente no se cumplen los estándares legales de calidad del aire.

Estas medidas audaces proporcionarán más bienestar a los londinenses y ayudarán a prevenir miles de muertes prematuras y otras enfermedades graves. Las investigaciones demuestran que actualmente los efectos de la contaminación del aire afectan de manera desproporcionada a los londinenses más pobres.

“Abordar el aire letal de Londres y salvaguardar la salud de los londinenses requiere una acción audaz. La contaminación del aire es una crisis de salud nacional y me niego a retroceder, ya que miles de londinenses respiran aire tan sucio que es capaz de acortar nuestra esperanza de vida, daña nuestros pulmones y empeora las enfermedades crónicas”, dijo Khan.

Carolina Schmidt, Ministra de Medio Ambiente de Chile

Chile tiene la segunda flota de autobuses eléctricos más grande del mundo, después de China. En la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente, en marzo pasado, Schmidt destacó la importancia de tener una estrategia de movilidad eléctrica en la que todos los actores puedan trabajar para reducir la contaminación del aire. Schmidt destacó la ventaja económica de cambiar a vehículos eléctricos y su popularidad entre el público.

“Tenemos 200 autobuses eléctricos en Santiago. Son un enorme éxito entre las personas. La calidad es mucho mejor. La gente paga más por eso y hace más viajes”, dijo Schmidt.

Schmidt está ayudando a incentivar al sector privado para garantizar que en 2022 Chile tenga 10 veces más autos eléctricos. Es un escenario factible y sostenible para su país, que entre 2014 y 2018 duplicó la participación de las energías limpias.

Carlos Manuel Rodríguez, Ministro de Medio Ambiente y Energía de Costa Rica.

“Cuando tienes los ministerios de energía y medio ambiente en la misma casa, puedes hacer grandes avances”, dice Rodríguez al enfatizar que la organización institucional es un requisito clave para el cambio.

Costa Rica, un país de 5 millones de habitantes, utiliza una combinación de energía solar, biomasa, eólica y geotérmica para cubrir las necesidades energéticas del país durante más de 300 días continuos al año. A largo plazo, el país tiene un plan para descarbonizar su economía, con la movilidad eléctrica como una de sus columnas.

“Si alguien pregunta por qué nos estamos molestando en hacer esto cuando nuestra contribución a los gases de efecto invernadero es solo 0,4% del total mundial, nuestra respuesta es: porque tiene sentido económico y sentido para la salud. La descarbonización tiene ventajas económicas reales”, dijo Rodríguez en Nairobi durante la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente, el mes pasado.

Ola Evestuen, Ministro de Clima y Medio Ambiente de Noruega

Noruega, que tiene como objetivo descarbonizar su economía para 2030, tiene un mayor porcentaje de vehículos eléctricos que cualquier otro país del mundo: 70% de sus automóviles de pasajeros son eléctricos.

El lanzamiento de un amplio paquete de incentivos por parte del Ministerio de Finanzas ha sido vital para lograrlo. Los automóviles eléctricos están exentos de impuestos de circulación, obtienen pase gratuito en los ferris de Noruega y son los únicos que pueden utilizar los aparcamientos públicos en el centro de las ciudades. El desarrollo de infraestructura también ha sido muy importante: hay muchas estaciones de carga.

“Tenemos solo 5 millones de personas, pero somos el tercer mercado más grande del mundo para la movilidad eléctrica. Obviamente, queremos ser superados”, dijo el representante de OlaEvestuen en la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente.

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China

En abril de 2018, China lanzó un plan para promover los vehículos de pasajeros sostenibles en las flotas de las compañías fabricantes de automóviles. El esquema vincula el consumo de combustible promedio de las empresas con las ventas de “vehículos de nueva energía”, como se denomina a los automóviles eléctricos de pasajeros, los híbridos enchufables o los de celda de combustible. La medida establece un sistema de “administración paralela” para el consumo de combustible promedio de las compañías automotrices y las ventas de “vehículos de nueva energía”.

El esquema es una versión modificada del mandato del Vehículo de Cero Emisiones de California y especifica cuotas de 10% de vehículos sostenibles para las flotas corporativas en 2019 y de 12% para 2020.

El Plan de desarrollo de la industria de vehículos de nueva generación y ahorro de energía de China (2012-2020) ha establecido objetivos de eficiencia promedio de 6,9 litros de gasolina por cada 100 km para 2015, y de 5,0 litros por cada 100 km para 2020.