Presencia masiva de transgenes y del herbicida glifosato en alimentos derivados de maíz en México

Pasa la nota:

Un estudio científico publicado por investigadores de la UNAM y de la UAM reporta la presencia de secuencias transgénicas y del herbicida glifosato en varios tipos de alimentos elaborados con maíz (harinas, tortillas, tostadas, cereales para desayuno y botanas) que se comercializan y consumen en México.

El estudio pone nuevamente de manifiesto que las autoridades, desde la Cofepris a la comisión de bioseguridad (Cibiogem) y la Sagarpa, están más interesadas en proteger los intereses de las trasnacionales que la salud de la población, la biodiversidad y el maíz nativo, el mayor patrimonio genético alimentario del país. Urge proteger el maíz en México.

También que el maíz industrial que se importa –que es principal materia prima de los productos industrializados– es transgénico y está lleno de agrotóxicos, pese a que México no lo necesita y puede producir su propio maíz no transgénico. También que la contaminación podría estar incluso, ilegalmente, en maíces blancos producidos en México.

La estrategia de las transnacionales de contaminar todo para decir que ya no hay nada que hacer y se debe autorizar la siembra transgénica, ha sido una estrategia repetida en muchos países, aquí con activa colaboración de las autoridades.

Pero el estudio muestra también el camino que necesitamos: son las y los campesinos e indígenas los que mantienen el maíz sano, la biodiversidad, la fuente de salud. Por ello, defender esa fuente de diversidad y salud es tarea de todos, por ejemplo estableciendo redes entre campo y ciudad que les permitan seguir con la milpa y a todas y todos poder comer alimentos sanos. La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), en la que los autores del estudio son miembros, ha tomado ya iniciativas en ese sentido. Para conocer más sobre éstas y ver el estudio en totalidad ver: https://www.uccs.mx/agricultura_alimentacion/alisa/