Saltar al contenido

Mario Molina ofrece cátedra sobre cambio climático en Monterrey

Hace falta información, crear una cultura y conciencia sobre el cambio climático en gobiernos, sociedades y empresas, pero, debido a que las consecuencias de ese cambio están cada vez más presentes, la solución es imponer esas acciones e implementarlas lo antes posible, destacó el científico mexicano, Mario Molina.

En la conmemoración del décimo aniversario de la Cátedra Andrés Marcelo Sada del Tecnológico de Monterrey, hoy en el Auditorio Luis Elizondo, Molina, Premio Nobel de Química 1995, destacó que es un hecho científico que las emisiones de dióxido de carbono han aumentado provocando un incremento en la temperatura del planeta, y que debe haber un compromiso integral por desarrollar un plan de prevención para evitar que las consecuencias sean extremas.

“El cambio climático es muy complicado de medir y la comunidad científica sólo puede plantear probabilidades”, dijo en conferencia.

“Aunque no podemos asegurar que el cambio climático reciente está incrementando, lo que es cierto es que los eventos como inundaciones, sequías y derretimiento de glaciares ocurren con mayor intensidad”.

También, reveló que actualmente cinco de cada seis eventos es consecuencia de cambio climático, afectado por el crecimiento de población, emisiones de dióxido de carbono y desbalance en el equilibrio térmico.

Aunque no se puede culpar del todo a la acción humana sobre los cambios, mencionó que sí es responsabilidad conjunta de gobiernos, medios de información, científicos y sociedades establecer un compromiso porque la temperatura global no aumente más de lo que debe, y que no se ha cumplido.

Como propuestas para limitar el incremento en emisiones de dióxido de carbono, Molina planteó la inversión sustentable en energías eólica, solar y nuclear, establecer un precio y sanciones a emisiones de carbono, la cooperación mundial, la inversión en desarrollo e investigación científica, y criticó a algunas facciones políticas como la republicana en Estados Unidos por no asumir la realidad de que la acción humana afecta el clima, o los monopolios de energéticos en México.