Skip to content

#RSE Las empresas tienen una memoria de sostenibilidad y pocos lo saben

Las ‘memorias de sostenibilidad’ (sustainability reports) constituyen una herramienta fundamental para la empresa comprometida con un enfoque socialmente responsable en tanto que suministran a la sociedad en general, y más concretamente a las partes interesadas o grupos de interés, una información clara y estandarizada de sus actividades empresariales desde la triple dimensión económica, social y medioambiental.

La elaboración de una memoria de sostenibilidad implica hacer mucho más visibles los esfuerzos de una empresa respecto a cuestiones sociales y medioambientales.

Comunicar la política de responsabilidad social de la compañía supone ventajas como potenciar las relaciones con proveedores financieros merced a una mayor transparencia –mejorando así el acceso al capital-, ofrecer un conocimiento más claro de la empresa a los clientes, abrir vías de innovación en productos y servicios al observarse las necesidades del consumidor desde un nuevo ángulo, motivar a los empleados a través de un compromiso ético, descubrir oportunidades de ahorro en costes energéticos, materias primas o responsabilidad medioambiental, y prevenir infracciones o futuros ajustes a la normativa laboral o ecológica.

¿En qué se guían las empresas para realizar su memoria de sustentabilidad?

La principal organización involucrada en el proceso de estandarización de las memorias es la citada Global Reporting Initiative (GRI). Es una institución independiente cuya misión es desarrollar y difundir guías para la elaboración de memorias de sostenibilidad.

¿Por qué GRI? La posición de liderazgo que actualmente ostenta Global Reporting Initiative se puede explicar por dos razones.

En primer lugar tenemos su origen y vinculación directa a una institución de importancia mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), así como su estrecha colaboración con el Global Compact.

A esto debemos añadir la libre elección por parte de multitud de empresas, desde grandes multinacionales a pequeñas organizaciones y asociaciones sin ánimo de lucro, de las guías del GRI como base para estructurar sus informes de sostenibilidad.

Cómo redactar una memoria de sostenibilidad para tu empresa

Además de para facilitar la obtención de datos e información de la actuación de una empresa, factor esencial para cualquier actividad organizacional, también se deben tener en cuenta las siguientes razones a favor de la elaboración de memorias de sostenibilidad:

  • Mejora de la imagen de la empresa y su reputación en el sector.
  • Identificación de riesgos empresariales tanto intramuros como en las cadenas de suministro de una organización.
  • Fortalecimiento de las relaciones con partes interesadas.
  • Diferenciación y posicionamiento ante inversionistas y compradores responsables.

¿Cómo diseñar una memoria de sostenibilidad?

Para contestar a esta pregunta, lo primero que hay que tener presente es que las memorias de sostenibilidad no son un fin, sino un medio. Las memorias de sostenibilidad se han de elaborar para ser leídas, y no para constituir un documento más en una empresa que se almacene.

“Las memorias de sostenibilidad no son un fin, sino un medio”

En este sentido, el primero de los pasos a dar para el diseño de una memoria de sostenibilidad es la realización de una matriz de materialidad de grupos de interés. Con este ejercicio de materialidad conoceremos quiénes serán los stakeholders clave, y cuáles son sus expectativas e inquietudes.

Además, aunque somos conscientes de que responsabilidad social no es desarrollo sostenible, toda memoria de sostenibilidad exige la investigación y análisis del contexto de sostenibilidad de cada empresa y sector. Todo ello, porque entre los retos de la responsabilidad social de cualquier empresa reside un último reto que engloba al resto que es el de contribuir al desarrollo sostenible.

El uso de la metodología Global Reporting Initiative G4 (GRI) y sus protocolos de indicadores son de gran ayuda para la realización de una memoria de sostenibilidad útil y de calidad. Podemos encontrar opiniones a favor y en contra de la estandarización de la información sobre sostenibilidad. De ahí que incluso, dentro de los que consideran que la confección y el diseño de una memoria de sostenibilidad es positiva y ventajosa, existen los que creen que no es necesario realizarla bajo unos estándares determinados, como los que otorga GRI.

Particularmente, entendemos el uso de la metodología GRI adecuado cuando se pretende obtener un reconocimiento externo para la memoria de sostenibilidad, o incluso cuando la comparabilidad de la memoria frente a otras organizaciones de un mismo grupo o sector se hace necesaria y debe estar justificada bajo alguna entidad de reconocido prestigio como es GRI.

Contar con el asesoramiento y la profesionalidad de un buen equipo de consultores es una forma sencilla de poner en valor nuestra empresa y obtener reconocimiento en el mercado, ofreciendo confianza sobre las prácticas en pro de la sostenibilidad.

Te recomendamos leer o descargar esta guía GRI para la elaboración de Memorias de Sostenibilidad: