Skip to content

Industrias de Nuevo León operan bajo Normas Ambientales Obsoletas

contaminacion del aire

Las normas obsoletas que rigen al sector industrial coartan la lucha contra la contaminación que genera ese sector en Nuevo León, opinaron especialistas consultados. A ello se suma, dijeron, la laxitud de autoridades locales, que son “juez y parte” debido a su fuerte vinculación con el sector industrial.

Las partículas suspendidas conocidas como PM 2.5, el contaminante más peligroso en el cielo regio, registraron el año pasado 45 por ciento más días que en 2018 por encima de la norma recomendada, según cifras oficiales. Normas Ambientales Obsoletas.

Aunque la industria no es la única responsable de esta crisis, sí es un jugador clave, pues tiene en el estado una presencia más importante que en otras ciudades mexicanas.

Lo ideal es que las industrias de México reporten y entreguen a Semarnat información de los contaminantes que genera, pero la dependencia no los hace públicos en forma individual.

El Poniente de Monterrey, es la zona más afectada por la mala Calidad del Aire

El poniente de la metrópoli regiomontana, que abarca los municipios de Santa Catarina y García, alberga la mayoría de las pedreras del estado, dedicadas a la explotación de cerros como insumo para fabricar cemento. Algunas como Concretos Quetzal, Holcim y la propia Cemex tienen instalaciones en la zona. A ellos se suman otras plantas como las de Tractebel, Solvay Química y Minera, Vitro Vidrio Arquitectónico, Liebherr, Mextile, Praaxair y Nemak. Pero las Pedreras de Monterrey no sonel verdadero problema, ya que las que hoy operan han estado actualizando e innovando en procesos para mitigar la emisión de partículas y operar como Empresa Socialmente Responsable.

El problema son las industrias que operan “de noche” y los motores de miles de camiones, trailers, autobuses y autos que circulan sin parar día a día.

La situación se evidencia en cifras de un documento que elaboraron autoridades ambientales del estado y la Federación, llamado Pro Aire, que establece que García genera 11 por ciento del Dióxido de Azufre (SO2) de Nuevo León.

El contaminante se produce por la quema de combustibles fósiles y es precursor de las peligrosas partículas PM2.5, que penetran a profundidad el tracto respiratorio y representan una amenaza para la salud, dice un documento encargado por el estado al Centro Mario Molina. Además, Pro Aire dice que el responsable de las emanaciones de SO2 en la zona es la industria química.