Saltar al contenido

ONU alerta de una bancarrota de agua de aquí al 2050

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El agua es un bien necesario dentro de nuestra vida, se utiliza para cocinar, lavar y producir muchas cosas. La cantidad de agua necesaria para producir alimentos y todos los bienes que se consumen, se conoce como huella del agua, esta huella está cada vez siendo mas relevante para los gobiernos y empresas , haciéndolos tomar cartas en el asunto para abordar una mejora en la gestión de los recursos.

La urbanización y la actividad económica, sumadas al cambio climático, están haciendo que la competencia y cuidado por el recurso sean más fuertes, cada día se necesita de mas agua, lo que está produciendo la escases de esta. Un informe del Instituto del Agua, Medio Ambiente y Salud de la Universidad de las Naciones Unidas publicado recientemente nos advierte que el mundo se enfrenta a una “bancarrota de agua” lo que generó alarme en los países para ver la forma de gestionar de mejor forma los recursos hídricos de estos.

Chile está entre los países con una huella hídrica media, el gasto por habitante es de 1.115 metros cúbicos anuales. Por otra parte dos investigadores de la universidad holandesa de Twente, Arjen Hoeskstra y Mesfin Mekonnen, informaron en febrero de este año que la producción de alimentos consume el 92% del agua fresca disponible en el mundo, con lo calcularon la huella hídrica media de cada país a partir de información recopilada entre 1996 y 2005.

Además el comercio exterior tiene una importancia en el tema, aproximadamente una quinta parte de toda la huella hídrica mundial se debió a importaciones y exportaciones, dato no menor para una economía tan abierta al mundo como la chilena. Lo que hace la huella del agua, es cuantificar el consumo de este recurso por cada ser humano en todos sus aspectos. Este concepto fue puesto en practica por el propio Arjen Hoekstra, incluyendo tanto el agua consumida directamente, como la empleada en lo que comemos o los productos industriales que compramos.

Este término nos sirve para medir el impacto de la sociedad sobre los recursos hídricos del planeta y entregar así información para gestionar mejor los recursos hídricos. La ONU recomienda analizar el uso del agua desde una perspectiva global para que cada estado pueda elaborar así sus planes hídricos nacionales.

La carne, los cereales y la leche son los productos que más agua necesitan para ser producidos. En promedio se requieren 16.000 litros para generar un kilo de carne de vaca y 3.000 para un kilo de arroz. La producción de carne es la responsable de un tercio de toda la huella hídrica de la agricultura en el mundo, ya que es más intensiva en el uso de alimentos procesados. En cambio un tomate, necesita unos 125 litros de agua desde que se siembra hasta que llega a la mesa; una manzana 70 y una copa de vino, 120 litros.

Te recomendamos leer más sobre el cuidado del agua: aquí

Fuente: Capital