En el 2016, los habitantes del Valle de México nos vimos afectados por episodios de contaminación atmosférica que no habíamos sufrido en décadas.

Las altas temperaturas, asociadas a condiciones meteorológicas de alta insolación típicas de nuestro valle están relacionadas con la mala calidad del aire.

De acuerdo con los estudios técnicos y científicos, el inmenso parque vehicular -aproximadamente de 5.4 millones de unidades- es la principal causa de la contaminación del aire que respiramos.

Durante la pasada temporada de ozono -entre marzo y junio- se pronosticaron para la ZMVM escenarios de muy poca dispersión de contaminantes asociados a una alta radiación solar, intensa estabilidad atmosférica y poca humedad en el ambiente,

¿Qué se hizo para responder a la emergencia de 2016?

1) Modificamos el Plan de Contingencias Ambientales Atmosféricas a fin de aumentar su efectividad. Se redujo el valor de activación de 180 a 150 puntos IMECAS para activar la Fase 1 y 200 puntos para la Fase 2, y se eliminó la fase de precontingencia ambiental.

2) Aplicamos el Hoy No Circula sin excepciones por holograma en vehículos a gasolina y diésel y con restricción de horario y uso de corredores en transporte de carga.

3) Actualizamos el Programa de Verificación Vehicular obligatoria con una norma emergente (NOM167) para garantizar la operación efectiva de los convertidores catalíticos y exigimos la utilización de tecnologías de punta homologadas en los verificentros.

El 1 de julio del 2016, la NOM167 de verificación vehicular entró en vigor en cinco entidades que conforman la CAMe a fin de:

  1. Actualizar los procedimientos de verificación vehicular a la tecnología mecatrónica, conocida como Sistema de Diagnóstico a Bordo (OBD, por sus siglas en inglés).
  2. Reducir los límites de emisión de los vehículos con más de 10 años de edad en un 75% a vehículos a gasolina; al transporte público y de carga a diesel en un 40%.
  3. Otorgar facultad a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) para vigilar el cumplimiento de la norma por parte de los verificentros, así como la instalación de sensores remotos en las vialidades para detectar vehículos ostensiblemente contaminantes.

Las autoridades locales y federales que, bajo la coordinación de la CAMe, tomaron acciones inmediatas para proteger la salud de la población.

¿Cómo llegamos a la temporada de ozono en 2017?

Hoy estamos mejor preparados para enfrentar la temporada de ozono en el Valle de México, en comparación al año anterior.

En el 2016, de manera emergente el programa Hoy No Circula incluyó a todos los hologramas. Sin embargo, este año vuelve a operar de manera habitual y quedan exentos de las restricciones los hologramas 0 y 00.

Este cambio es posible gracias a importantes cambios en la normatividad y operación de programas de verificación vehicular, que lograron que hoy solo los los vehículos en óptimo estado pueden circular a diario.

La NOM167 logró que en 2017 cerca de 1.9 millones de vehículos que antes contaban con holograma 0 pasaran a hologramas 1 y 2. Así, todos los días, cerca del 20 por ciento del parque vehicular que más contamina deja de circular

En el programa de contingencias ambientales de 2017, los hologramas 0 y 00 quedan exentos de las restricciones salvo que se alcanzaran niveles altos de concentraciones y la Comisión determinara que la salud de la población está en riesgo.

El Programa para Contingencias Ambientales Atmosféricas (PCAA) para la ZMVM activa la Fase I cuando el Sistema de Monitoreo Atmosférico indica riesgo de que, al siguiente día, la concentración promedio de ozono supere los 150 puntos en el índice Imeca y no existan condiciones climáticas para la dispersión de los contaminantes.

En esta temporada de ozono, por segundo año consecutivo inició la operación de sensores remotos para detectar el ingreso de vehículos altamente contaminantes en la ZMVM, de acuerdo con los parámetros que establece la NOM167 de Verificación Vehicular.

Las políticas que reducen la concentración de contaminantes y sistemas de información para la toma de decisiones en caso de contingencias nos preparan para enfrentar la temporada de ozono.
El combate a la contaminación del aire es un reto que requiere de la colaboración de todos. Permaneciendo informados y adoptando acciones de manera individual, es posible contribuir a mejorar la calidad del aire que respiramos.

Te recomendamos leer ¿Qué es un imeca?  https://www.seresponsable.com/2009/05/26/que-es-un-imeca/