Saltar al contenido

The Number Fever es la peor y más costosa campaña de Pepsi

19 junio 2020

El gran error de Pepsi que costó miles de USD fue The Number Fever que se llevó a cabo en Filipinas en donde por error humano mencionaron el número ganador

¿Has escuchado la historia del gran error de Pepsi que costó miles de dólares? Era el año 1992 cuando el jefe del departamento de marketing de Pepsi se levanta con una gran idea, estamos hablando de la Campaña The Number Fever.

Se la traslada al resto de jefes en Pepsi-Cola Philippine Inc. y todos dan el visto bueno. Lanzarán The Number Fever en Filipinas un concurso irrechazable para una sociedad azotada por la pobreza. La posibilidad de hacer millonario a la persona que encuentre el número 349 en una botella. Sin embargo, el día del premio algo no va bien. El jefe del departamento recibe una llamada: “Jefe, hay un error, hemos lanzado 800 mil botellas con el 349”. Lo que ocurrió después se denominó la guerra de la cola, es el El gran error de Pepsi que costó miles de dólares.

La historia ocurrió a comienzos de los 90, una época donde Coca-Cola le llevaba una gran ventaja a Pepsi en Filipinas (la distancia por aquel entonces era del 75% del mercado de Coca-Cola por el 17% de Pepsi). Así que con la idea de darle la vuelta al mercado el señor X, el jefe de marketing, ideó un plan infalible bajo el nombre de The Number Fever. Pepsi recurrió a una firma mexicana de mercadotecnia llamada D.G. Consulting. En colaboración, ambas empresas diseñaron una esta costosísima campaña.

Todo esto nos conduce a la historia de hoy, esa ocasión en que Pepsi lanzó una promoción cuyo resultado terminó con 800 mil consumidores exigiendo un pago de US$40,000 cada uno. Si aún no logras dimensionar la gravedad del problema, tal vez te quede más claro si te decimos que la compañía tendría que desembolsar alrededor de US$ 32,000 millones, una cifra que, ajustada a la inflación, hoy equivaldría a la friolera de US$ 50,000 millones (más o menos la fortuna de Carlos Slim)

Dinámica The Number Fever Pepsi

La mecánica de esta promoción era muy parecida a otras que ha desplegado Pepsi: consistía en coleccionar las tapas de los envases de una variedad de productos, como Mirinda, 7-Up, Mountain Dew y la propia Pepsi. En el reverso de dichas tapas se imprimieron series de tres dígitos, supuestamente aleatorios. Mientras la promoción estuvo vigente, cada día Pepsi elegía una de estas series y anunciaba los números en televisión nacional, otorgando a cada ganador un premio que oscilaba entre 100 y 1 millon de pesos filipinos, equivalentes a unos 7 y 71,000 dólares en la actualidad, respectivamente.

Mediante un algoritmo que garantizaba la impresión de una cantidad específica de series ganadoras, se aseguraban de no entregar premios de más. La cantidad destinada a los premios de esta campaña era de US$ 2 millones, y con esta cantidad se ajustó el algoritmo. Para hacer alarde de la promoción, las series ganadoras fueron resguardadas en una bóveda bancaria y enviadas a un estudio de televisión (precisamente al Canal 2 de Noticias en Manila), aunque otros estudios se fueron uniendo a la promoción a medida que creció.

A principios de 1992, la promoción entró en vigor y, en cuestión de unos pocos días, las ventas de los productos de Pepsi se habían disparado en un 40% en el país. En su punto más álgido, esta promoción ayudó a Pepsi a apoderarse de un 9% extra del mercado filipino de refrescos. Durante el tiempo de vigencia de la promoción, alrededor de 31 millones de filipinos adquirieron un producto promocional de Pepsi. En esa época, la cifra equivalía a casi la mitad de la población en el país.

Pepsi se aseguró de controlar el número de ganadores del gran premio (los US$ 40,000) proporcionando a D.G. Consulting, quienes estaban a cargo de la promoción, una lista de “números prohibidos” que las embotelladoras no debían imprimir en las tapas pues estaban reservados exclusivamente para el premio mayor. Durante los primeros meses la campaña fue viento en popa, y para mayo se contabilizaban 17 ganadores del premio mayor, mientras que otros miles habían recibido recompensas monetarias menos significativas.

Un costoso error

Pero todo se salió de control el 25 de mayo, cuando Canal 2 anunció que el premio mayor sería otorgado a todos aquellos consumidores que tuviera una tapa con el número 349 impreso en ella. Se trataba de un error garrafal pues la cifra formaba parte de los números prohibidos, y se había impreso en un total de 800 mil tapas. Jamás se dio a conocer al responsable de tremendo problema.

 Se llegaron a contabilizar 486,170 tapas impresas con el número premiado, lo que significaba que Pepsi tendría que pagar alrededor de US$ 20,000 millones. Solo para fines comparativos, has de saber que ese año el PIB de Filipinas fue de US$ 52,000 millones.

Como no podían pagar semejante cantidad de dinero por tantas tapas ganadoras, Pepsi ordenó a todos sus empleados en el país que simplemente rechazaran a los consumidores diciéndoles que el número 349 había sido anunciado por equivocación. Imagínate que te prometan US$ 40 mil dólares, y después te digan que siempre no. La indignación fue masiva y muchas plantas de Pepsi en Filipinas fueron víctimas de vandalismo y saqueo. Para controlar la situación, Pepsi propuso entregar 500 pesos (unos US$ 32) a todo aquel que tuviera una tapa marcada con el “349” como “muestra de buena voluntad”.

No se sabe cómo llegaron a este número, pero es digno de mención que esto le costó a Pepsi unos US$ 9 millones, y alrededor de US$ 17 millones si tuvo que pagar las 800 mil tapas premiadas.