Saltar al contenido

La pérdida de naturaleza sigue… ¿Cómo tener un planeta verde?

deshielo del artico

Al día de hoy son preocupantes las cifras por pérdida de naturaleza. Y es que para mantener el ritmo que demanda la humanidad, ya hemos rebasado los recursos naturales disponibles para el conusmo humano, ahora estamos dejando sin hogar ni protección muchos ecosistemas y biodiversidad.

Es hora de que las empresas presionen por la naturaleza y aprovechen este momento único de disrupción global para realizar cambios. Con los gobiernos enfrentando severas restricciones presupuestarias y aunque el covid nos enseñó como cuidar el medio ambiente (usar mucho menos el auto, no consumir tanto fuera de casa, comer local, no visitar las playas por dos meses, cerrar industrias) …. es vital que las empresas den un paso adelante de manera más proactiva para hacer frente a la pérdida de naturaleza.

Para encabezar la transformación, los líderes empresariales deben identificar las transiciones más relevantes para sus operaciones y la combinación de facilitadores, incluida la nueva inversión de capital y las tecnologías inteligentes de la Cuarta Revolución Industrial , necesarias para lograr el éxito.

¿Quiénes deben comprometerse para hacer un alto a la pérdida de naturaleza?

Si bien las empresas pueden aportar liderazgo, innovación y capital, este cambio solo puede sostenerse con políticas complementarias y medidas regulatorias. Una política audaz y un liderazgo político decisivo enviarán una señal de que la situación habitual ya no es viable.

La transformación positiva de la naturaleza requiere $ 2.7 billones USD en inversiones público-privadas para 2030 para catalizar el cambio a la escala necesaria. Eso es mucho dinero, pero compárelo con el paquete de estímulo COVID-19 de 2,2 billones de dólares de los Estados Unidos, o los hasta $3,3 billones USD que se espera que pierda la industria del turismo mundial.

Un programa de estímulo global que se centre en proteger y restaurar la naturaleza, impulsar la productividad de los recursos y ampliar las cadenas de valor nuevas y regenerativas podría generar empleo, crecimiento económico, salud pública y equidad social.

Recuperar la pérdida de naturaleza debe ser un plan de transición hacia un futuro positivo para la naturaleza

Esta es una coyuntura crítica para la humanidad. Nuestra respuesta determinará la salud de nuestros negocios, nuestras sociedades y nuestros sistemas planetarios durante décadas. Las prioridades ecológicas, sociales y económicas no deben ser intereses en competencia. COVID-19, una enfermedad zoonótica que se propagó por la sociedad humana y provocó una crisis en la economía mundial, es un ejemplo crítico de nuestra interconexión.

Ahora, necesitamos una visión audaz para un futuro más sostenible, inclusivo y seguro, con las empresas desempeñando un papel de liderazgo en la transición.