Saltar al contenido

El 2020 puede ser el año cero para la humanidad. El planeta se extingue

Se acerca el año cero, cuando ya no hay tiempo para rreaccionar, cuando el planeta ha colapsado y las especies en extinción

Ola de calor mortal

La mala calidad del aire, el derretimiento de la capa de hielo del Ártico y la expansión de los desiertos son algunas de las causas que, según la ONU, causarán la muerte de la humanidad. El año 2050 sería el año cero marcado por la ONU.

Así o más claro. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que, al paso que vamos, tan solo quedan 31 años de vida en la Tierra. Es decir, si seguimos como hasta ahora, en 2050 el planeta será inhabitable.

Nos quedan 30 años en el planeta. Se acerca el año cero

En el estudio, titulado “Perspectivas del medio ambiente mundial” (GEO, por sus siglas en inglés), la ONU consultó a 250 especialistas de diferentes áreas y se llegó a la conclusión que la temperatura del planeta irá aumentando de 3 a 50 grados, haciéndola finalmente inhabitable.

El informe al que me refiero fue presentado recientemente en Nairobi  (Kenia), durante la IV Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Se trata de un extenso estudio que duró 6 años y está conformado por casi 800 páginas en las que se detalla que, al paso que vamos, se avecinan graves consecuencias.  

Aunque en el informe no hablan de una destrucción total inmediata de la humanidad, sí vislumbran que el ser humano desarrollará resistencia a los antibióticos, por lo que habrá muchas muertes.

Para mitigar la catástrofe, llaman nuevamente a los gobiernos a reducir los gases contaminantes de manera urgente y reducir drásticamente el consumo de plástico. Para salvar el planeta tenemos que disminuir nuestra huella ecológica en un 40%.

De no tomar medidas urgentes, estamos por destruir nuestro único hogar.

Los efectos del cambio climático sobre la biodiversidad serán abruptos y ocurrirán en solo 10 años. Es la conclusión de un estudio que se publica este miércoles en la revista Nature a partir de un análisis masivo de 30.652 especies terrestres y marinas. La aparición de este umbral es lo que más ha sorprendido a Alex Pigot, investigador del Centro de Biodiversidad y Medio Ambiente de University College de Londres y principal autor del trabajo, que imaginaba una evolución más gradual y tardía.