Saltar al contenido

Cómo tener un estilo de vida saludable. Sé Responsable.

El estilo de vida influye en la calidad de vida.

¿No te sientes bien? No estas solo. Todos tienen sus propias excusas sobre por qué no hacen ejercicio. “Estoy demasiado cansado … me siento bien, no necesito hacer ejercicio … no tengo tiempo para hacer ejercicio”. La lista es igual de larga cuando se trata de una alimentación más saludable. “Comer sano cuesta demasiado … la comida chatarra es para mis hijos … ser una carrera pesada en mi familia”. Estas excusas y más simplemente te preparan para el fracaso. Y cuando pones excusas, dejas que esas situaciones ganen. Es tu vida vivir. Tomar el control. Sé Responsable de tu salud, de tu bienestar y felicidad. 

¿Por qué no reinvertir ese tiempo que pasa inventando excusas? Te sentirás mejor y más seguro con tu nueva actitud. Cuando acepta la responsabilidad de su vida y deja de quejarse de su situación actual o de lo que sucedió en el pasado, vuelve a centrarse en dónde quiere estar hoy y cómo se ve en el futuro. 

Al ir creciendo nuestros deberes y responsabilidades van creciendo. En la escuela debemos estudiar, de repente tenemos un trabajo, que exige un horario, comportamiento y labores. En la casa, al casarnos, el tener una familia nos exigen más responsabilidades.  Pero primero : lo primero. Nuestra salud.

¿Qué tan responsable eres con tu salud? Sin salud… ¡no podemos disfrutar de la vida plenamente! viajar, correr, nadar, bailar, vivir sin medicamentos, ser felices por nuestra buena condición y ser capaces de heredar a nuestros hijos buenos hábitos para una vida plena.

La medicina del cuerpo

Es cierto, muchas enfermedades son congénitas ó de repente llegan por más que nos cuidamos (como la gripe) … Es hora de preocuparnos en serio por nuestro cuerpo, atenderlo y optimizarlo para poder disfrutar de lo más valioso que tenemos : la vida. Nunca es demasiado tarde, y siempre es buen momento para cambiar radicalmente tu estilo de vida a favor de tu vida. Y máximo con una enfermedad congénita: tu salud merece atención especial. Dale importancia a hacer lo mejor por tí, nadie más lo hará. Sólo tú sabes lo que tu cuerpo puede soportar.

Reflejamos  lo que somos,  Somos espejo de nuestra salud, somos lo que comemos. En nuestro aspecto expresamos el valor que le damos a la vida. He visto como amistades han decidido hacer este cambio: bajando considerablemente de peso, practicando el yoga, evitando al máximo la comida no saludable. Y … se ven mejor, y no sólo eso: viven mejor.

Otro punto por demás importante: Nunca ignores cualquier cosa extraña que pasa a tu cuerpo. Atiende esas alertas porque pueden salvar tu vida. Un dolor de cabeza constante, una repentina malformación , un sensible dolor, apatía, depresión, cualquier cosa anormal se debe de atender. Puedes evitar una tragedia.

Vivir sanamente te dará años de vida. Creo que es una propuesta muy interesante por parte de la salud. ¿Quién puede negar tal invitación?

Tú eres el único responsable de tu salud.  Adopta un comportamiento saludable a favor de una sana calidad de vida, por medio de hábitos que reflejarán la belleza de tu ser.  Es tu comportamiento el único factor importante para el desarrollo ó prevención de enfermedades serias.

Cualquiera de nosotros puede tener el conocimiento sobre comportamientos saludables, pero no todos aplican en acción estos comportamientos. (olvidan tomar las pastillas, comen en exceso comida procesada, tienen una vida sedentaria, falta de higiene y no le dan importancia a tener una vida digna) Nuestra salud y nuestra calidad de vida es responsabilidad de nosotros, no de nuestro médico.

Salud (del latín “salus, -utis”) Es el estado de COMPLETO  bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades. Te ves bien con salud.

No creas que un producto milagro te ayudará a compensar todo eso que de antemano sabes que está mal: mala alimentación, falta de ejercicio, falta de agua y negligencia. Un producto milagro sólo le está quitando tiempo a tu vida y dinero de tu cuenta. Te da alivio temporal; sólo tapan por un momento los síntomas, es todo. Cuando ves este cambio radical en una persona que antes era obesa, que estaba enferma ó deprimida y que tomó la decisión por dejar todo lo dañino para su salud y logró transformar su cuerpo para darle un aspecto más agradable y además de eso que logró SENTIRSE BIEN… Podrás ver que en su mirada refleja alegría, plenitud y salud.

Todos sabemos lo que tenemos que hacer para vivir con salud. Es cuestión de recordar y darle importancia a nuestra responsabilidad. Sé Responsable. Vive la vida como debe ser: BIEN. En equilibrio físico, emocional , mental y espiritual. Este es el status “normal” de un SER humano, algo que nos aleje de esto: No es normal.

Cómo tener un estilo de vida más saludable

1. Incrementa el ejercicio. No te acuestes si puedes sentarte. No te sientes si puedes pararte. No te pares si puedes caminar. Y no camines si puedes correr. Recuerde, el músculo magro quema más grasa. Te sientes mejor y duermes mejor para arrancar.

2. Elige alimentos saludables (super foods, gluten freen, orgánicos) . Todo el mundo sabe que cuando eliges las dos opciones menos saludables, te quedas atrapado en el ciclo descendente. Levántate un bocado a la vez.

3. Evita las productos procesados. Harina blanca, azúcar blanca, pan blanco, arroz blanco. Elija panes integrales, avena, frutas secas y edulcorantes menos procesados ​​como miel cruda y jarabe de agave.

4. Mantente colorido. ¿No es interesante que cuanto más brillante sea el color de muchas frutas y verduras, mejor para ti? La Madre Naturaleza definitivamente sabe lo que estaba haciendo.

5. Poder proteico. Mantenga opciones saludables de proteínas: pavo y pechuga de pollo sin piel, carne de res magra y mariscos, huevos duros, nueces y semillas. Pero tómalo con calma, a menos que elijas opciones bajas en grasa o sin grasa como el queso de cadena y el requesón.

6. Come conscientemente. Cuando mastica sin pensar en la computadora o mientras mira televisión, tiende a comer más y disfrutar menos. Ese helado desaparece en minutos y comienza el autodesprecio.

7. Bebe agua natural. Los refrescos azucarados, las bebidas alcohólicas e incluso los jugos de frutas supuestamente saludables están llenos de calorías. Las gaseosas dietéticas no tienen valor nutricional, entonces ¿por qué beberlas? Un vaso de agua antes de comer te da una sensación de saciedad para que comas menos.

8. Merienda mejor. Aprende a gustar las papas al horno, no las fritas. Disfrute de fruta fresca de la temporada en lugar de bocadillos azucarados. Compre palomitas de maíz bajas en grasa y sodio. Disfrute de las frutas secas, pero con moderación porque, si bien es rica en nutrientes y fibra, también es rica en calorías.

9. Come más despacio. Tómese el tiempo para masticar bien su comida y comerá menos. Recuerde, nuestros cuerpos tardan alrededor de 15 minutos en sentirse llenos. Te sentirás mejor, tu comida se digiere más completamente y no te sentirás tan hinchado.

10. Medita con atención. Tómese el tiempo todos los días para ponerse en contacto con su yo interior. Respira hondo y despacio. Su nueva tranquilidad tranquilizará y suavizará los momentos difíciles de cualquier día.