Skip to content

¿Qué país queremos para nuestros hijos? Hoy … no mañana!

En México hay tantos tipos de familia como etnias, niveles sociales, rumbos geográfi cos y horizontes históricos. La riqueza de un país se mide no sólo por sus bienes económicos, sino sobre todo por la vitalidad de su cultura y los valores de su gente para armonizar el bienestar individual y el desarrollo de la comunidad.

Es el núcleo familiar donde familia se transmiten valores, allí aprendemos a conducirnos y a formar nuestro criterio … Esta formación se completa con lo que aprendemos en la escuela, en los grupos de amigos, en el trabajo y el vecindario, a través de la lectura y de los medios de difusión. Pero es, sin duda, en la familia donde se ofrecen las bases y se procuran los elementos para entender, contrastar, aceptar o rechazar lo que otras instituciones y grupos nos ofrecen. Pero hoy en el 2020, la infancia, la juventud y la familia no convive como hace 20 años… entre la tecnología, las plataformas de entretenimiento (facebook, instagram stories, tik tok) estamos perdiendo tiempo en cosas vanales. Y quienes se están empoderando son los grupos criminales que hoy de forma dehumanizada, cruel y monstuosa salen a las calles diariamente a cazar a los más distraídos, a los más abandonados, a los más indefensos: nuestros niños de hoy. Niños que confían en extraños, niños que no recibieron a tiempo una charla de valores, tiempo de calidad familiar y que están familiarizados con la violencia, la sangre fría, la crueldad animal y la humillación gráfica gracias al contenido gráfico de las redes sociales y el internet. Esto debe cambiar, Debemos poner un alto y un freno a los criminales, que vean un México unido, una sociedad humana que defenderá y protegerá a todos los niños como propios. ¿Qué país queremos para nuestros hijos? Hoy … no mañana! es HOY cuando ya debemos despertar y creer que los niños son presa fácil, son el objetivo de la mafia de tráfico de orgános, abuso infantil y muchos crímenes que terminan de la manera más ruín la vida de nuestros pequeños. Pero también muchas veces, es una persona dentro del círculo familiar o de confianza de los menores, quienes atentan contra ellos.

Desarrollar en los niños un alto sentido de auto estima y defensa propia es urgente. Ellos deben reconocer una situación de alerta.

Con la formación y la responsabilidad social individual que cada uno de nosotros proporciona a los hijos, damos el primer paso, el más importante, para sentirnos orgullosos de empezar a formar la sociedad que soñamos y podemos construir juntos.

Alerta Familiar: Solo toma un instante arrebatarte a tu hijo, ¡Cuidemos a nuestros niños y los que no son nuestros! En cinco años aumentaron casi 100% los feminicidios infantiles

En el país continuamente hay alertas sobre niñas y adolescentes desaparecidas que posteriormente aparecen violadas y asesinadas, solo porque el feminicida vio la “oportunidad”, al ser las menores de edad un blanco frágil al encontrarse solas.

Una de las funciones de la educación es enseñarnos a ver la realidad, a nombrarla con palabras verdaderas y a usar la libertad para hacer elecciones que nos permitan vivir de la mejor manera posible. Los valores orientan nuestras acciones, forman las actitudes, moldean los sentimientos para ir determinando lo que somos, cómo vivimos, cómo tratamos a las demás personas, cómo permitimos que nos traten

La aspiración ideal… que se ha perdido y debemos recuperar

Aspiramos a formar una sociedad donde cada uno tenga lo necesario para vivir con dignidad, reciba los nutrientes que requiere para crecer y los estímulos que su desarrollo exige; un ambiente de respeto y confi anza en el que nos sintamos seguros, donde los derechos de todos, y los de cada uno, sean prioridad; donde cada quien sea responsable y esté orgulloso de hacer bien su trabajo; un espacio humano en el que el bienestar de cada persona sea un bien preciado y donde existan redes activas de solidaridad y corresponsabilidad; una sociedad honesta, democrática y justa, abierta a la crítica para mejorarse. Cada uno de nosotros, desde su propio hogar, puede contribuir a formar personas íntegras que hablen con la verdad, actúen con honradez y se conduzcan con rectitud. Los seres humanos nos educamos, primeramente, en familia

Los valores, las normas de conducta, los métodos educativos, no son decisiones que se tomen sobre la marcha, aunque a veces así ocurre. Cuando ese es el caso, las medidas carecen de la fuerza que dan la convicción y la constancia. Necesitamos tiempo y compromiso para definir y jerarquizar nuestros valores, para establecer la relación entre ellos y las conductas que esperamos de nuestros hijos; para generar normas claras que encaucen la conducta familiar.

Valor Familiar

Solo toma un instante arrebatarte a tu hijo, ¡cuidemos a nuestros niños!

Construir un ambiente de concordia y tranquilidad exige de padres e hijos, niños y adultos, un trabajo paciente. Cultivar el afecto, demostrar respeto, escucharnos unos a otros con verdadero interés, son los mejores medios para armonizar la vida cotidiana. Los niños (todos) merecen crecer en un ambiente digno, seguro, justo y feliz. Con personas que los respeten, eduquen y fomenten su potencial para ser personas de bien.

Hoy las redes sociales y los influencers los confunden y los ciegan de la realidad. Ellos creen que afuera es normal faltar el respeto, la cero tolerancia a los adultos, ofender es fácil y humillar es gracioso. Los niños y los jóvenes de hoy creen que es normal escuchar sobre feminicios, cárteles, liberación y opresiones… No saben mucho de usar su tiempo y gracia para disfrutar al máximo su etapa.

Educar a nuestros niños exige una reflexión constante sobre nuestros actos, responsabilidades y sus consecuencias. Tenemos que reeducarnos, mantenernos alerta y abiertos a la autocrítica, asumiendo el desafío de cambiar y crecer junto con ellos

Hay que estar atentos para reconocer cómo cambian nuestros hijos y sus necesidades. Esto permite hacer oportunamente los ajustes requeridos para adecuarnos a las nuevas circunstancias, cuidando de no renunciar a nuestros valores. Conviene recalcar que el proceso de crecimiento y desarrollo de los hijos es un reto para la sensibilidad y la inteligencia de los padres. Al entrar a la adolescencia, la persona comienza una etapa de cambios profundos y complejos, estrena facultades y pone a prueba su capacidad, cambia su percepción del mundo y avanza en el camino de descubrirse a sí mismo. Es común que en esa etapa se cuestionen roles, valores y creencias que antes aceptaban, también requerirá más libertad para establecer relaciones y compromisos nuevos.

Sin embargo, los jóvenes siguen necesitando —y esto es insoslayable— límites firmes, estímulo y reconocimiento. Su pensamiento ha evolucionado y son capaces de resolver problemas cada vez más complejos, analizar y evaluar con rigor y creciente espíritu crítico. Sin embargo también requieren padres capaces de escucharlos y dialogar cuando ellos lo necesiten, para afinar, confirmar o contrastar sus puntos de vista. Aquí es en donde ellos pueden involucrarse e interesarse por formar el país en el que desean vivir. Conforme crecen se interesan en participar en el establecimiento de las normas y en las decisiones que afectan a la familia, en aportar sus opiniones y en compartir las reflexiones sobre las alternativas que la vida les va ofreciendo.

La realidad es que hoy en día, la comunidad en general está deshumanizada. Hay deshumanización. Necesitamos adoptar una actitud socialmente justa y responsable.

La reconstrucción de México, tanto en sus instituciones políticas como en su sociedad, pasa necesariamente por el Humanismo. No hay manera de enfrentar los retos actuales con una sociedad completamente fragmentada como se observa ahora; fragmentada en sus individuos, pero también como colectividad. Finalmente, la actividad política es un trabajo inherente al ser humano cuyo fin es contribuir a tomar las mejores decisiones que mejoren la vida comunitaria.

Cuántas regiones del país están necesitadas de esa reconstrucción. Y las consecuencias de la deshumanización social que viven están diariamente a la vista de todos: violencia, corrupción, desintegración y ruptura social. Pocas son las que realmente se salvan. El común denominador en todos estos casos casi siempre es el mismo: modelos de gobierno deshumanizantes que entorpecen el desarrollo de los miembros de la comunidad.

Hemos abandonado las manifestaciones culturales como promotoras del desarrollo humano. No hay manera de que un pueblo prospere sin recurrir a sus raíces, a su cultura y al amor de sus integrantes por la tierra que los vio nacer y que los ha visto desarrollarse. y ¿Porqué ya no hay tanto interés cultural? Por las stories de los influencers, por las marcas que pagan a los influencers para que los niños y los jovenes sigan hipnotizados o idiotizados en la pantalla aprendiendo cómo ser menos proacivos, más flojos, más burlones, más materialistas y menos sociales.

¿Cómo cuidar a nuestros niños en México?

Como padre, madre, familiar o cuidador, te recomendamos evitar las siguientes situaciones:

  • Utilizar tu celular en la calle, que puede ser un distractor y provocar un descuido.
  • Mandarlos solos a lugares lejanos como tiendas, parques, etcétera.
  • Dejarlos en el automóvil. Las ventanillas arriba y los seguros puestos, no son una medida de seguridad y por el contrario, son un factor de riesgo ante condiciones climáticas extremas, por ejemplo. 
  • Que abran la puerta de tu hogar al sonar el timbre. Cuando alguien acude a tu puerta, una persona adulta es quien debe atender.

Conoce las siguientes medidas de autoprotección, que fortalecen la seguridad de niñas y niños en todo momento:

  • Enséñales a no proporcionar información personal vía telefónica, redes sociales o cualquier otro medio.
  • Recuérdales constantemente que no hablen con extraños y que tampoco acepten dulces o regalos de personas en autos, bicicletas o motocicletas. Tu también mantente alerta cuando en la calle, una persona desconocida te pida información y si se trata de un vehículo, evita acercarte.
  • En el parque, delimita la zona de juegos y no los pierdas de vista. Vestirlos de colores llamativos permitirá ubicarlos fácilmente en cualquier caso.
  • Si observas que hay personas sospechosas tomándoles videos o fotos, o que los miran insistentemente, reporta de forma inmediata a la autoridad.
  • En caso de que se aparten o extravíen en un lugar público o muy concurrido, instrúyelos a no abandonar el sitio con una persona desconocida aunque prometa ayudarles, así como a buscar una figura de autoridad, como un policía, para pedir apoyo.
  • Al caminar por la calle, hazlo por la banqueta y procura que las niñas o niños caminen por el lado de la pared, siempre al frente tuyo.
  • Si alguien intenta llevárselos, diles que griten fuerte y pidan apoyo: “este hombre (o mujer) está tratando de llevarme, ayúdenme, no es mi papá (o mamá)”.

Nuestra atención es su mejor protección

Accidentalmente Luisito Comunica documenta acoso a una mujer en público

En el material titulado “Algo desagradable fue captado en mi video” El Youtuber Luisito Comunica hace un llamado para realizar pequeñas acciones para realizar un cambio ante las agresiones de índole sexual y laboral que hoy en día han ido en aumento contra la mujer.

Chicas si ustedes llegan a sentirse acosadas, si llegan a sentir miedo de cualquier tipo, en verdad no teman en gritar, no teman en alzar la voz, porque seguramente alguien a su alrededor va a querer ayudarlas. Creo que el tema de la violencia contra las mujeres, no es preocupación de las mujeres únicamente, es preocupación de todos. Todos podemos hacer algo, que sea lo más mínimo por evitar cosas tan feas sigan pasando

Luisito Comunica

Luisito explicó que esto es sólo la “punta del iceberg” y que en esta ocasión se pudo documentar a un tipo grabando con su celular abajo de la falda de una mujer, y que gracias a eso se hizo posible señalarlo, pero en el futuro podrían salir casos más fuertes de mujeres desaparecidas con fines de explotación o de violencia, y para ello pidió a la sociedad unirse para realizar de una vez por todas un gran cambio.

Podemos tomar pequeñas acciones que podrían hacer un gran cambio, si escuchamos una queja de alguna mujer por acoso laboral prestemos atención a esto porque también esa clase de acoso pasa muchísimo. Y si ven a alguna chica vistiendo con falda corta por la calle, no le chiflen. No le hagan saber que qué guapa y todo eso. Ellas no lo quieren saber y el hecho de que tú se los digas no va a levantar su autoestima, al revés, se van a sentir atacadas por vestirse libremente y como ellas lo desean. Son pequeñas actitudes las que pueden hacer grandes cambios

LuisitoComunica

Al inicio de su video, el comunicador explicó que se sorprendió por lo que habían descubierto en el material, ya que no se había dado cuenta de esto, porque él planeaba que fuera casual, sin embargo, quedó plasmado lo que a diario sufre una mujer por su manera de vestir. Dio también la explicación de lo que estaba pasando mientras el sujeto en cuestión violentaba con un celular y una mochila la intimidad de una chica.

Vi que algunas personas estaban comentando, dándole el giro de ‘a ver chicas deben cuidarse el cómo se visten cuando salgan a la calle’, quiero decir ‘no’, para nada ese es el tema, ustedes, todos podemos vestirnos como queramos. El hecho de que existan este tipo de pervertidos, de personas, no es su culpa, no es culpa de cómo se visten, no es su culpa del lugar donde se encontraban…

LC

Luisito Comunica confesó que este tipo de situaciones le causa conflicto, ya que haber captado algo tan negativo en un video que quiso que fuera positivo y relejado cambió todo el escenario, pero que sin dudarlo tomó la decisión de subirlo para que la gente se dé cuenta de que esto pasa todos los días a todas horas y que ya hay que hacer algo al respecto.